sábado, 6 de febrero de 2010

DE RETIRO

Luis necesitaba un retiro, pasear por el campo, rezar y respirar libertad.
Mi príncipe azul estaba palideciendo, o mejor estaba tomando ese color amoratado del que siente un nudo apretando su garganta. Prometo que no soy la culpable, yo intento flojar el nudo lo que puedo, pero a mi Peter Pan ya le es bastante difícil vivir en el mundo de los mayores como para que le impongan comulgar con ruedas de molino. Siempre ha sido un rebelde, no porque proteste contra nadie sino porque es especial, para mi excepcional.
Hace años, a raíz de una típica discusión matrimonial en que ambos decíamos "siempre se hace lo que tu dices", preguntamos a los mayores que, para mi satisfacción, afirmaron: "en casa se hace lo que dice papá", y es verdad, se hace lo que dice Luis siempre que a mi me parezca razonable -lo confieso-. Me gusta hacer realidad sus ideas originales porque tiene una intuición especial. Espero que vuelva niquelado y con fuerza para comerse el mundo porque yo también necesito respirar, y al fin y al cabo somos vasos comunicantes.

Enlazo una entrada que escribió Luis y refleja su carácter:

15 comentarios:

  1. Seguro que vuelve niquelado.
    Verás como si.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Mª Jesús, lo paso fenomenal leyendo tus experiencias.

    Me ha encantado la entrada de Luis. Deberías escribir más. Espero que vuelvas recuperado y con nuevas fuerzas de tu retiro. Un abrazo para los dos!

    ResponderEliminar
  3. Espero que descanse, y que le dure "el buen color". Buena práctica esto de retirarse de vez en cuando...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. No había leído la entrada de Luis.
    Sin palabras...

    ;)
    Edurne.

    ResponderEliminar
  5. y es que a veces se necesita el aire fresco para oxigenar el alma
    un besazo

    ResponderEliminar
  6. Espero que el retiro le siente bien y vuelva con las fuerzas renovadas.

    Todos necesitamos un cambio de aires de vez en cuando.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  7. Circunstancias de la vida han hecho que hoy haya podido saludar a Luis en su lugar de retiro: estoy yo predicando un curso de retiro paralelo y me ha venido a saludar. Qué alegría vernos cara a cara, después de varios años de conocernos telemáticamente. Le he visto un buen color y esta tarde, María Jesús, lo tendrás de vuelta. Desde luego la foto de vuestros diez hijos y la reflexión de Luis no tienen desperdicio.

    ResponderEliminar
  8. La entrada de Luis es maravillosa.

    ResponderEliminar
  9. El próximo "Respiro" os lo tenéis que tomar juntos, ¿no crees?

    Un abrazo a los dos

    ResponderEliminar
  10. ¿Y tu descanso...? creo que como me has comentado tan sabiamente, tu descanso es el servicio propio. ¿verdad?

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  11. Queridos amigos:

    La perdida, aparece un momentín como los ojos del Guadiana, a daros un besote fuertote y grandote. Buenas madrugadas.

    ResponderEliminar
  12. Hola, María Jesús. Estoy en el trabajo, un día extraña y especialmente relajado, así que, a escondidas (aunque no mucho) aprovecho para ponerme al día con algunos de los blogs que suelo visitar y de los que llevo algunos meses desconectado.

    Sólo escribo este comentario para recomendarte (si no la conoces ya) una canción de "El Canto Del Loco", que se llama "Peter Pan", que habla precisamente de esto de lo que hablas en esta entrada (más o menos).

    Por cierto, sigo necesitando que reces por el padre de una amiga mía.

    ResponderEliminar
  13. Pues le deseo lo mejor de lo mejor. Salud.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar