viernes, 24 de octubre de 2008

Mis diez hijos

Desde mi más tierna adolescencia he aborrecido a esos tipos que se consideran especiales, casi excepcionales; cuando es notorio que no son más que fotocopia de fotocopia de no se que modelo traído de no se donde. (me repugnó especialmente en sus años de apogeo "el progre"); se caracterizan estos grupos por la arrogancia con la que se cruzan con el comportamiento normal de los mortales para dejar constancia de su singularidad, su personalidad, su gran valía... Pues bien, pasados los años, de súbito me he dado cuenta que formo parte de ese repugnante tipo de personas -los especiales-. La razón: tengo diez hijos, me siento observado (¿Produciré similar asco al que años atrás me producían a mi los progres?), y es que a raíz de mi situación familiar ... voy dejando constancia de mi singularidad... me gustaría -palabra- no tenerla, quisiera tener referencias próximas, soluciones ya estudiadas, participar más (algo), me gustaría descansar siendo un poco fotocopia. Sin embargo es más común encontrarme con preguntas burlonas de todo tipo, tal si recuerdo los nombres de mis hijos, (-Tengo que pensarlos-). Algunos irónicamente me pregun­tan si alguna vez hemos olvidado a al­guno (-Alguna vez-). Otros incluso preguntan si todos nuestros hijos estaban planeados (-Ninguno-). También quieren confirmar sus sospechas hacia las familias numerosas; que las familias numerosas son un caos, que los hijos nos han impedido disfrutar de la vida, somos unos irresponsables, unos despilfarradores insensatos de los recursos de la naturaleza, o incluso que no controlamos el sexo, y finalmente ‑y es la acusación más grave‑, que no somos capaces de dar a tantos chicos el cariño y el cuidado que necesitan. Es necesario vivir esta situación para conocer la magnitud de la presión, sobre todo cuando te das cuenta que existe la presunción "iuris et de iure" de la incapacidad para querer y cuidar a diez hijos. No se debe, pues, argumentar en contra, incluso es mejor dar la razón (incluso exagerando); y para ello cuento como a veces llamo a uno de mis hijos por tres o cuatro nombres hasta que doy con el bueno; o recuerdo aquel viaje en que nos deja­mos a Pablo olvidado en una gasolinera y nos percatamos diez kilómetros después cuando Francisco con sus dos años dijo ¿Y "Pabo"?, o como ahora nos enumeramos en la furgoneta antes de salir; o hablo de las noches sin dormir, del agotamiento, o del miedo a no poder con todo, o de la cantidad de boletos que juego cuando se rifa una desgracia ... porque esto es lo que quieren oír. Desde luego, no quieren oir la riqueza que da la paternidad de diez hijos; o la capacidad que desarrolla para discernir entre lo esencial y lo accesorio, con la liberación que se logra al descubrir que casi todo es accesorio (prescindible); o la perspectiva que se adquiere para no magnificar los acontecimientos aparatosos infravalorando los sigilosos. No quieren ver que al ponerse a favor de la vida, la vida se pone al propio favor -y de esto no debiera caber ninguna duda-: Si nuestros diez hijos padeciesen la tercera parte de tropiezos que les suceden a los hijos únicos viviríamos atascados, y muy al contrario, confieso hacer cosas que ni se me ocurrirían de no tener diez hijos (...cosas que harían temblar a los marines americanos). Y es que la paternidad es el único supuesto en que el tener se convierte en el ser, ... Pero nada de esto interesa, nada de esto se quiere oír....; quieren oír una confir­mación de que ellos hacen bien no teniendo más que uno o dos o tres hijos, y eso es lo que se debe hacer: confirmárselo, evitando que la confrontación ciegue lo que se puede comprobar con una simple mirada; y ¿qué se puede comprobar?: que querer con efectividad a tu numerosa familia es lo más fácil de tener diez hijos. En esto no hay nada mágico porque no se trata de repartir un cupo de amor, o de crear amor con un trabajo ímprobo a fin que pueda haber para todos. En absoluto. Simplemente, quieres a cada uno de tus hijos con todo tu corazón. Eso es todo. Cada uno re­cibe la misma cantidad de cariño: tu corazón entero. (Lo que no significa que te guste todo de ellos a toda hora, ni siquiera algunas veces: simplemente les quieres sin condiciones). Cierto que esto que digo no siempre lo veo claro y en ocasiones dudo de mi cordura... ¿me habré creído que todo el mundo se ha perdido menos yo?. En un mundo cada vez más egoísta, donde uno tiene que aprender a arreglárselas solo, donde la supervivencia depende de la ha­bilidad para preocuparse sólo de ser el número uno, nuestros hijos se preocupan unos de otros, vuelven a casa sabiendo que siempre hay alguien esperándoles, que no puede faltar ni uno porque el vacío es total y su sitio insustituible, que cuantos más vamos siendo mejor nos lo pasamos con menos cosas y,... que, parezca lo que parezca….no somos tantos. ...... Luis

52 comentarios:

  1. FANTÁSTICA REFLEXIÓN QUE AGRADEZCO HAYA SIDO EN VOZ ALTA.

    Cuando iba a tener a mi segundo hijo,andaba preocupada.¿Podría quererle tanto como al primero? Gracias a Dios las dudas se despejaron incluso antes de que naciese. Como tu dices,cada hijo se lleva todo tu corazón.

    Si te sirve de consuelo,mi hermano con sus ocho hijos es pasto de todas las miradas allá a donde va. Por cierto,adoro a mis sobrinos y no he visto niños mejor educados.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Primer comentario.Ya no pido premio,je,je

    ResponderEliminar
  3. ¡QUÉ GRANDES SOIS!
    Andaba yo buscando una receta para alimentar a mis cuñados, y me doy de bruces con vosotros.
    Qué gozada!!
    mañana van a comer macarrones.

    No tengo blog, ni cuenta en el Open id (que no sé lo que es)
    Pero me dan ganas de abrir uno, aunque no tengo casi nada para compartir (no como vosotros!!)

    ¡¡Viva Santa Teresa!!

    Me suscribo a vuestro blog.
    (es la primera vez que participo en uno)
    me repito
    !QUÉ GRANDES SOIS¡ no tengo palabras...

    ResponderEliminar
  4. Hola Luis:

    Si hay algo que he envidiado siempre, y hablo de envidia sana, son las familias numerosas, y te lo digo de verdad, durante catorce años fuimos mi hermano y yo, y después vino Manolo, mi hermano pequeño. Recuerdo a mis amigas. Mi amiga Sara eran 1o hermanos, y era divertidisima su casa, admiraba como mi amiga Sara jugaba con sus hermanas, salíamos juntas de más mayores, y no estaban nunca solas.

    Mi amiga Montse eran siete, y pasaba igual, siempre había algo que hacer allí. De más mayores, se cambiaban la ropa y se lo pasaban pipa, contandose sus cosas, otras se peleaban, porque la ración de chocolate de Montse se la había comido Toti que era más glotona, o simplemente, porque Montse siendo dos años más pequeña era mas alta que su hermana y la llamaba retaca. No se, donde hay hijos hay felicidad, y a mí me encanta, la verdad.

    Esta tarde, llevaba a mis tres hijas, ibamos para un club juvenil que hemos montado, donde los viernes trabajo como monitora de teatro, como soy un poco Peter Pan, pues las niñas se lo pasan pipa, empezaron 12, ya llevo 28, así que el viernes, acabo agotada, tres horas con 28 niñas, pero se me pasan volando, te lo juro, yo disfruto como ellas o más. Estamos preparando una obra de teatro para sorprender a las mamis en Navidad, y hoy, nos lo hemos pasado pipa, pues cuando llevaba a mis tres hijas para las clases, bueno Blanca mira (con diez meses no puede hacer otra), llevaba otras dos niñas que había recogido, una de 9 un año mayor que Ana y otra de cinco, un año y pico mayor que Lucía, una señora, que hacia tiempo que no me veia, me preguntó ¿estás así?, le dije ¿como más gorda? si un poquito, le contesté. No mujer, que si ya tienes cinco, y le contesté no estas dos no son mías, las mías son estas tres, hija, es que no veas, que ritmo que llevas, le volví a contestar, pues demasiado lento, para lo que yo querría, ¿entonces vas a tener más? Pues no lo sé a lo mejor sí, a lo mejor no, lo que Dios quiera, que locura, ¿dónde las vas a meter? PUes de momento en mi casa y de mayores ya veremos, cuando vio, que no podía, se despidió y se fue, así que si yo soy un bicho raro con tres, tu, efectivamente eres bueno algo así como un terrorista, jajaja, pues sabes algo. Lo que sois, es unos privilegiados, porque teneis once preciosas miradas de niños, dandoos mucho pero que mucho amor, por supuesto con coladeros de dolores de cabeza, pero la familia es esto no: cariño,amor, solidaridad, amistad, perdón, discusiones, bronquillas, enfados, pero al final un clan, un ente formado por muchos pequeños entes.

    Enhorabuena Luis, que tienes un gran tesoro. Besitos para María Jesús, que en cuanto pueda le endiño al mail, que hace tiempo que no te mando ninguno.

    ResponderEliminar
  5. A nosotros Dios no nos quiso mandar más, nos dió tres, fantásticos enanos. Cuando estaba esperando a Valentina (la tercera), tenía unos 5 meses de embarazo, me encontraron un cancer cervical. Valentina nació con 29 semanitas, era diminuta!! A mi me sacaron todo, todo, y el Cielo nos cerró la fábrica.
    Cuando la gente me ve, con dos hijos y una hija, me dicen: "que suerte que la tercera te salió niña, porque no vas a tener más, tres ya son suficientes, verdad?" Yo siempre contesto, que me habría encantado tener más, pero Dios no quiso, aunque quien sabe, a lo mejor nos manda uno de esos que no se gestan en el vientre sino en el corazón. Me encanta verles con los ojos cuadrados!!! Pensando que estoy loca por andar pensando en adoptar y agregar miembros a mi (segun ellos) ya completa familia.
    No sé si Dios nos va a mandar otro hijo, pero sé que cada uno ha sido una bendición, y las familias numerosas son numerosamente bendicidas.
    Un abrazo desde Guatemala.

    ResponderEliminar
  6. Hola, soy yo de nuevo, la que mañana va a comer macarrones. Son las 2 y media de la madrugada y estoy colgada de vuestro blog desde las 10 de la noche.
    Lo he visto TODO, lo he leido TODO.
    He reido, he llorado, he mirado a mi espalda con miedo.
    Y ahora desearía tener diez años menos, reinventarme, ser como no soy, ser como me gustaría ser. Tener la fuerza y el poder de cambiar muchas de las cosas que no me gustan de mí.
    Santa Teresa y Santa Teresita son viejas amigas mias pero no acierto a sintonizarlas, salvo en contadas ocasiones.
    Luis, yo tambien experimenté una vez un sueño extrañamente reparador... y fructífero! Pero no tan miesterioso como el tuyo.
    Me libró de una cesárea tras más de 24 horas de parto. Se lo debo a Santa Teresita, a la que me encomendé en aquél trance, cuando me sentí absolutamente impotente.
    Yo no sé porqué te cuento esto (a tí y a todos los nocturnos asiduos a tu blog), yo, que me he convertido en una tímida patológica.
    Bueno, el caso es que quería decirte, que cuando te sientas a tacado por la "extrañeza" de tu familia sonríe y alégrate, porque en realidad lo que desean decirte es que te envidian, pero necesitamos defendernos de nuestra falta de valentía. Es lo que nos pasa a los que no somos piratas como vosotros, os envidiamos, pero tenemos que rechazaros para aceptarnos a nosotros. Y digo "nos" porque ni yo ni mi marido somos valientes, pero os envidio, porque tengo dos hijas y mi marido es inquebrantable (ni uno más!). Lo dice porque me conoce. Pero yo me quedo con la sensación de que estamos incompletos. ¿quién sabe? Necesitamos líderes pacifistas. Engendrémoslos. Eduquémoslos. A ellos, o a sus padres, o a sus abuelos.

    Gracias. Voy a recomendar TODO vuestro blog a mis contactos.

    Un abrazo de una desconocida, pero berciana afincada en Tarragona. 25 de octubre 2.49 a.m. Araceli

    ResponderEliminar
  7. Tú si que eres un auténtico GUERRERO.

    La audacia es vuestro emblema.

    Menuda inversion habéis hecho más alucinante.

    Muchos besos.


    PD:Araceli,a mi me pasó lo mismo, les descubrí y me los bebí de un trago.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado leerte!!!!
    Gracias por visitarme asì que he podido conocerte un poco mejor...

    Un abrazo desde Roma :)

    ResponderEliminar
  9. OS FELICITO.

    No debe ser nada fácil y lo habeis conseguido.

    TODA MI ADMIRACIÓN PARA VOSOTROS.

    ResponderEliminar
  10. Luego de leer tu comentario en el blog de Toro he venido hasta aquí a dejar un abrazo de amor en pos de ese milagro que están esperando por tu amigo.

    Me he encontrado con una hermosisima familia y un post realmente grandioso.


    Besos y el abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Luis, me encata la frase con la que terminas la entrada: "parezca lo que parezca….no somos tantos". Claro que no.

    Nunca hay demasiada familia. Por cierto, esa "duda" que decías tener a veces, yo te la aclaro: tú estás en lo cierto; los demás se equivocan. No tengas ninguna duda. Yo creo que Dios "hace" familias numerosas para que luego el Cielo sea mucho más divertido. La de cenas piratas que vamos a organizar cuando estemos allí arriba, ¿eh?

    ResponderEliminar
  12. Enhorabuena Luis y MªJesús,creo que sois muy felices con vuestra familia.
    Yo considero que sois muy valientes y me considero a mí misma una egoista por solo querer dos,reconozco que es por puro egoismo.Pero cada uno debe intentar ser feliz como le parezca.En esta vida lo mejor que tenemos es la libertad para decidir,lo que queremos.Lo malo nos llega sin esperarlo.
    Fuerte abrazo para todos y cada uno de los componentes de vuestra familia.
    Por cierto...yo tengo dos hijos y algunas veces tambien les llamo mal jajaja
    Besitos.
    Cris

    ResponderEliminar
  13. Hace tiempo que ya os leía pero hasta hoy no os había escrito. Es cierto que impresiona 10 hijos, pero si os digo la verdad, este blog es una ola de ternura que nos hace sonreir de puro amor.

    Un fuerte abrazo a toda vuestra familia.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Hola, yo soy el primero de nueve hermanos y tengo 15 años. A veces tranquiliza que haya más familias como la tuya (aunque conozco bastantes, jeje).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. No sabes como me alegro de leer esta entrada. Pues todo lo que cuentas lo he sentido igual, dá una sensación extraña, pero placentera ver que otro plasma lo que tu tantas veces has sentido.
    Nunca me ha gustado llamar la atención,de primeras.Y recuerdo una epoca en la que cada vez que aparcabamos la furgoneta, y empezabamos a bajar, la gente se paraba y empezaba a contarnos. Nosotros nos tronchabamos de risa.
    En el colegio habia madres que me decian que parecia una gallina con todos sus pollitos, a mi no me hacia mucha gracia, la verdad, aunque me lo decian con cariño.
    Mis dos comentarios más odiados son: Claro como tienes hijos tan guapos y tan sanos así ya se puede.
    Siempre he pensado: la gente se cree en verdad que yo tengo garantias de como van a ser mis hijos?
    El otro es cuando la gente se entera de que tengo 9 hijos dice:
    Huy, pues que bien estas para tener nueve hijos? no? Claro yo pienso, debo ser una pena , porque solo estoy para bien, para nueve.
    En el fondo es que no saben que decir porque les supera que otro haga lo que ellos creen que no pueden.
    Sigue contando tus experiencias, porque como habras visto ayudas a mucha gente. Y por otro lado por que yo me siento representada y como yo seguro que muchos más.

    Posdata.
    Mi marido a Elisa,la llama Ester ....etc.
    A Rebeca la dejamos en la playa de Panjon.
    Pero hoy para mis hijos son anecdotas e incluso aventuras de pequeños. Ellos no recuerdan nuestra angustia.
    Para mi lo más triste de todo esto no es los comentarios que nos hacen a nosotros, sus padres. Sino que alguna vez mis hijos han tenido que sufrir algun que otro comentario soez, y eso me duele más. Aunque al final he comprobado que ellos (los hijos) tambien estan orgullosos de la familia a la que pertenecen. Eso te compensa.

    Perdón por la extensión del comentario, pero como veras me he sentido identiicada y queria dartelo a conocer.

    ResponderEliminar
  17. Querida Luisa, aunque solo te conozco de los blogs, me he dado cuenta de que tu corazón es tan grande que en él cabemos todos, perdona soy tan presuntuosa que ya me hago un sitio.

    Bienvenida Araceli, ¡vaya panzada de roaprieto que te diste!, pero seguro que les obsequiaste a tus cuñados con una maravillosa comida acompañada de pimientos del Bierzo. Te recomiendo para platos exquisitos http://mideliciosamarga.blogspot.com/ . Sabes, nosotros tampoco sintonizamos a Santa Teresa y Santa Teresita, la primera es mi santa y la segunda la de Luis. Coincidimos en muy pocas cosas, quizá por eso nos completamos bastante bien; procuramos no rivalizar, sobre todo en este tema. Me pareces una mujer impresionante y, si te sirve de consuelo, yo también me siento incompleta. Siempre que quieras visitarnos, querida amiga berciana, el 5º- B es tu casa.

    Ana, que suerte tienen en tu ciudad de contar contigo; de verdad que admiro tu entusiasmo para sacar adelante las cosas. No cambies, por favor.

    Andrea, ¡cuanto lo siento!, pero, de verdad, de verdad te aseguro que los hijos no es cuestión de número, y estoy legitimada para decirlo porque tengo muchos. Cada hijo lo es todo. En general los padres de familias numerosas son generosos, pero también conozco algunos que no, y tengo muy cerca de una mujer a quien Dios no dio hijos y es para mi el ejemplo de madre.

    Carolina, ¡cómo me gusta tu blog!, me encanta tu frescura; si te dicen que no es posible seguir siendo como eres no les creas.

    Juanma, si tu quieres, también organizamos cenas aquí abajo. A veces pienso que los niños que mueren al nacer, como nuestro José del post anterior, es porque a Dios le gusta estar rodeado en el cielo de bebés.

    Cris, el viernes tuve puesto tu programa todo el tiempo; vinieron a cenar unos cuñados de Ibiza y no pude atender mucho; me preguntaron por qué tenía encendido el portátil con un programa de radio y yo les contesté que intervenía una amiga. Quizá porque hemos vivido la incomprensión de muchos, incluso familiares y amigos, procuramos ser muy respetuosos y no caer en el defecto de entrometernos en cuantos hijos deben tener los demás. Cada matrimonio tiene unas circunstancias distintas que debe valorar y tener en cuenta que la vida engendrada hay que educarla para que puedan alcanzar la felicidad, nadie puede decidir por los demás. A medida que me voy haciendo mayor soy más respetuosa y defensora de la libertad y su contrapartida de la responsabilidad.

    Pato muchas gracias por visitarnos, me parece que eres uno de esos ángeles humanos a que se refiere Toro. Querido Toro, nosotros te admiramos, me pareces un luchador, ¡ánimo!.

    Fabi, Conchero, j. Lasso bienvenidos a nuestra casa, a nuestra familia; somos ruidosos, pero muy hospitalarios.

    Querida Guerrera no es que seamos audaces, es que nos hemos dado cuenta de que cuándo nos empeñamos en algo nos equivocamos con frecuencia, pero cuando confiamos todo encaja. Como dice Luis al ponerse a favor de la vida, la vida se pone al propio favor. Es una cuestión de inteligencia, si te das cuenta de que es la mejor inversión, pues allí va todo el capital.

    Irache, querida amiga, desde el primer día que te leí me estremecí por la semejanza de tantas cosas, tantas vivencias.

    ResponderEliminar
  18. Luis,

    Que buena reflexión, yo llevo casado un año y aún no podemos estar "de buena esperaza"(así dice mi padre).

    Me gustaría pedirte(lamento que sea por este medio) tus oraciones para que mi familia pueda ser tan numerosa como la tuya.

    Saludos desde acá.

    ResponderEliminar
  19. Que maravilla de familia, todo mi respeto, admiración y deseos de que los hijos salgan a los padres.
    Esto es lo que necesita nuestra sociedad, generosidad. Seguro que Dios os ayudará a sacar adelante este tesoro que teneis.
    Un abrazo a todos

    ResponderEliminar
  20. Los que tenemos más de un hijo entendemos lo que dices. Se quiere a todos por igual.

    Nosotros somos 4 hermanos y también nos hemos olvidado a la pequeñaja en el parque alguna vez.

    Mi marido son 6 hermanos y él es el pequeño. Tenía un amigo que era hijo único y sus padres se llevaban al niño a los mejores restaurantes de Madrid. Él decía que no quería ir, le encantaba ir a casa de mi marido a comer pollo empanado con patatas fritas y comer todos los hermanos juntos en la mesa.

    Y lo de renunciar a tu vida... Yo creo que es al revés. Teniendo esa familia que tienes tu vida es mucho más plena y seguro que eres más feliz.

    Por otro lado es normal que te pregunten esas cosas porque como no conocen la situación tienen ideas preestablecidas de cómo son las familias numerosas. Y parte de culpa la tienen las series de la TV (la gran familia, siete en el paraíso, etc)

    Creo que sois estupendos. Muchos besos

    ResponderEliminar
  21. Hola familia:

    Me gustaría invitaros a conocer el blog del Club Juvenil, pa que le echeis un vistazo. Creo que os gustará, un besazo.

    http://clubesteroslaisla.wordpress.com

    Otro besazo.

    ResponderEliminar
  22. Irache qué dolor.Y enhorabuena a ti también, qué valiosos sois, vuestra entrega repercute sobre toda la sociedad.

    Me llama la atención lo que cuentas, es curiosa la incoherencia que estamos viviendo en España entre lo que se dice y lo que se piensa, pues la familia sigue siendo la intitución más valorada.

    Y el último bastión que nos queda, que es la doctrina católica, tampoco es impermeable a las críticas constantes. Es frecuente que se nos haya colado la ideología de:
    1. La mujer no puede ser feliz si no trabaja, no se "realiza"(increíble) y
    2.Los hijos son una carga. (fruto de la mentalidad antinatalista)

    Esto ha calado hasta en el ambiente católico, estoy cansada de ver cómo se discrimina veladamente a las que tienen de 3 hijos en adelante con expresiones frívolas de ji-ji ja-ja por parte de tus propias amigas, las madres del colegio como tú cuentas, etc...

    Me parece importantísimo revolverse ante este tipo de comentarios y defendernos con firmeza, sobre todo porque somos LIBRES para hacer lo que nos de la gana y tener 4 equipos de fútbol si es que podemos y queremos.Y eso merece un respeto total. Ya que no te van a admirar, al menos que te respeten por favor.

    Un beso grande Irache, y a cada uno.

    ResponderEliminar
  23. Hola...aterrizo aquí en lunes, después de pegarnos la panzada padre este fin de semana para acudir en Pamplona al VI Congreso de Familias Numerosas.

    Parece tonto...pero no sabéis qué maravilla estar entre "semejantes", jajaja.

    Yo, desde luego, reconozco, que la presión familiar que tenemos nos genera muchos sufrimientos...y aunque estamos abiertos a tener los hijos que Dios nos de, no lo vivimos con paz...porque nos asusta la que se nos viene encima cada vez que nos "embarazamos". Luego es verdad, que los caminos se allanan y nos sentimos muy protegidos y ayudados.

    Como tú dices...Hay que vivirlo.

    Si algo saco en claro de este congreso, el primero al que asistimos, es que una familia numerosa es un bien valioso, lleno de riqueza, fuente de valores, que quizá choca de pleno con la mentalidad burguesa y ególatra de este tiempo, pero ¿Y qué?, ¿Son estos valores acaso a envidiar?.

    Es duro y difícil...cada hijo aparte de una alegría, es también un sufrimiento...o dos..., pero está claro que cada uno de ellos tiene una mísión muy concreta en esta vida, que no es otra que alumbrar...y con mucha luz, todo, se ve mejor.

    Asi que, entendiéndoos muy bien, estoy segura de que la luz de vuestra familia va a llegar a muchísimos rincones...y eso, a pesar de las cosas, os tiene que llenar de alegría.Es el resultado de una vida llena.

    Por aquí, por el blog...desde luego, deslumbráis.

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  24. ENHORABUENA!

    No hay nada que podamos deciros porque vosotros ya habeis descubierto el verdadero significado de la palabra familia, ojala yo pueda trasmitirselo de alguna forma a mi unico hijo. 'QUE ENVIDIA ME DAIS!

    Mi prima hermana tiene 11 hijos y los momentos mas maravillosos de mi vida están ligados a los compartidos con esa familia.

    ¡QUE GRAN EJEMPLO SOIS!

    ResponderEliminar
  25. POR FINNNN!!!por fin os encuentro y no me siento tan rara, tengo seis hijos y después de una pérdida a los 2 meses de embarazo, si Dios quiere en Enero nacerá mi séptimo hijo.
    Me siento feliz, soy la mayor de siete y se lo maravilloso que es formar parte de una familia numerosa, el privilegio que supone en la sociedad de hoy tener valores y vivirlos desde la cuna, en familia. Sentir que no estás sola, que no vas a contracorriente.
    Y estoy HARTA de que me pregunten que cuándo voy a parar, que si soy del Opus o de los Legionarios, y que me miren con cara de conmiseración en el trabajo cuando anuncio un nuevo embarazo.
    Y sí, me hago un lío cuando llamo por sus nombres a los niños, mi marido lleva sus medallitas al cuello con la fecha de nacimiento porque no se acuerda de ninguna. Hemos perdido a Pablo en el Corte Inglés y a Guillermo en el Aeropuerto...pero lo que es seguro es que por una misteriosa razón queremos a todos con locura, llenan nuestras vidas y las enriquecen constantemente, nuestros corazones siguen abarcando a todos por igual, aunque a veces me hagan gritar y me agoten.
    Gracias, gracias por ser cómo sois y por escribirlo, a partir de ahora me siento menos rara y menos sola.
    Un beso enorme a vuestra gran familia.
    MªAngeles

    ResponderEliminar
  26. Yo soy la octava de trece hermanos y lo mas curioso que me han dicho es,"yo tengo mi amor repartido entre mi hijo y mi hija y no tengo para mas.Pues bueno.Rocío.

    ResponderEliminar
  27. Cris, que pena que no conocieras a Carmen. Nosotros empezamos a asistir a congresos en 1986 y se nos metió el gusanillo, así que un poco más, un poco más…y me terminé apuntando al Máster. Si te decides yo te dejo trabajos.

    Totalmente de acuerdo Elenilla, de renunciar a la vida nada, es disfrutar y sufrir la vida, momento a momento,

    Ana a mi también me tienes que llevar a conocer el Parque Natural Bahía de Cádiz, me hado envidia, de la buena, pero envidia, sobre todo porque este año con la crisis y la nietecita nos hemos quedado sin ir a Cádiz.

    Beatriz, seguro que transmitirás a tu hijo perfectamente qué es la familia porque tú lo sabes. Asistí hace ya muchos años a una situación curiosa; yo tenía 5 hijos y fui con una amiga a una reunión, ella solo tenía un hijo, que ya tenía 9 años. Mi amiga tenía verdadera ansiedad de tener más hijos, no tenía ningún problema, pero ya había tardado mucho en tener el primero. En aquella situación las señoras de la reunión empezaron a poner por las nubes a las familias numerosas y a lanzar indirectas muy directas a mi amiga sobre los hijos únicos, el egoísmo, etc… También se dan estas situaciones que son igualmente abominables. Me estaba poniendo muy nerviosa, era muy injusto y mi amiga se iba hundiendo cada vez más. No se podemos ser jueces de nadie, entre otras cosas, porque no estamos en la misma situación.

    Por cierto, RICH, te he dejado para enlazar ahora porque mi amiga, cansada ya de mes tras mes desilusionarse, decidió que ya era mayor y desistía de tener más hijos, se relajó y al mes siguiente quedó embarazada. Son muchos los casos parecidos en que viene el embarazo cuando ya se abandona la idea y el matrimonio decide adoptar.
    María Ángeles, ¡qué descubrimiento habeis sido Araceli, Rocío –la loli- y tú; que subidón de ánimo. Todavía era peor cuando los 5 mayores eran seguidísimos y pequeñines – hace 18 a 20 años- era una época en que las ideas maltusianas tenían aún más partidarios (no se había comprobado tan patentemente como ahora su error), los comentarios groseros estaban a la orden del día. Recuerdo un compañero mío al que le dijeron: “es que tu mujer es una coneja”, el respondió, sin pensarlo “y la tuya una zorra”; ¡la que se montó!. Mi compañero reconoció que había hecho mal, pero el otro permaneció en sus trece, era como si tuviera derecho a insultar.
    Un abrazo
    María Jesús

    ResponderEliminar
  28. Hola familia:

    Lo del Parque Natural está hecho, no os podéis imaginar que rutas mas chulis para hacer, además mi casa queda muy cerca, así que no teneis excusa, un besote.

    Ana.

    ResponderEliminar
  29. Gracias Mª Jesus, que amable eres!
    Yo soy mamá soltera, así que nunca se pierde la esperanza, no sabemos lo que Dios nos tiene preparado para nuestro futuro!

    Mientras, me empeño en que mi hijo tenga una infancia llena de tranquilidad, apoyo, alegría y experiencias positivas, y una visión real de la familia y de la paternidad que no se vea deformada por la particularidad de la suya.

    un abrazo, os he descubierto hace 2días y ya estoy "enganchada".

    ResponderEliminar
  30. Hola!
    He leído algunas veces el blog, pero nunca he comentado nada. Soy la novena de 11 hermanos y vivo orgullosa de eso, aunque a veces la gente me pregunta si mi madre se volvió loca, o si somos todos de la misma...
    Cada uno somos un mundo, y por eso mis padres (es una certeza que tengo) nos quieren a cada uno de manera distinta, pero a todos con toda la fuerza de la que son capaces. Muchas veces doy gracias a Dios de que no me cambiaran por unas vacaciones en las bahamas, o por una casa en Miami (que habría cabido, si hubiesen planeado u vida)
    Y he de decir que mi hermana se casó el día de mi cumpleaños y nadie se acordó de que yo cumplía; que cuando mi padre te llama, es porque no ha dicho tu nombre, pero sí el del resto; que una vez se olvidaron de mí y otra me llamaron para decirme que me buscara la vida para volver a casa; que disfrutamos más cuando estamos todos juntos, ahora que la familia aumenta; que desde que vivo en otra ciudad ninguno se olvida de llamarme los días importantes; que tengo el privilegio de recibir postales todos los meses, de parte de mi padre, en las que me cuenta la vida normal; que si no les tengo me muero, y si no les hubiera tenido no sabría lo que es vivir.
    Eso. Siento un "speach" tan largo. Me ha alido del alma. Porque no somos raros. Los raros son ellos: tienen un ombligo demasiado grande.

    ResponderEliminar
  31. Todo lo que sale del corazón es fuerte y verdadero. ENHORABUENA, PARA MI NO SOIS BICHOS RAROS, SOIS ENVIDIA PERO SANA, SANISIMA, ME ENCANTA VEROS Y LEER LO QUE SENTIS.

    COMPARTIR, QUE PALABRA TAN BONITA LLEVADA A LA PRACTICA.SEGUID ASI FAMILIA.

    MUCHOS BESOS

    ResponderEliminar
  32. El amor no es como una tarta, que cuanto más se comparte a menos se toca. Si fuera así, procuraríamos tener un solo amigo y la realidad es que cuantos más, mejor.

    Enhorabuena por los diez, y gracias. La sociedad entera os debe agradecimiento por vuestra gran aportación, tan generosa y tan bien trabajada. Ni el trabajo de más responsabilidad y mejor realizado vale una mínima parte de lo que vale una familia en la que el motor es al amor a los demás.

    Es curioso que, en la empresa, cuantos más clientes tienes y mejor los tratas y persigues, es mejor y nadie te dice que eres irresponsable. Sin embargo, en la familia dicen que es al revés. Como si se fuera más responsable cuantas menos responsabilidades se asumen. Es contradictorio.

    Y lo que decís, cada matrimonio que haga lo que quiera y pueda según sus circunstancias ¿por qué hacer lo que todos hacen?

    ResponderEliminar
  33. Ana, cualquier día cogemos la mochila y ¡a Cádiz!

    Beatriz, comparto tu preocupación porque, como puede que hayas visto en el blog, Isabel, la segunda de nuestras hijas, es también madre soltera. Teneis una fuerza especial, la que necesitais para atender a vuestra familia. ¡Adelante con esa pequeña, gran familia!. Como le digo a Isabel, no tengas prisa en buscar soluciones a tu vida, las malas soluciones son la peor solución. Un beso muy muy fuerte desde León

    Muchas gracias Angel.

    Pilar, este fin de semana probablemente vendrán todos los que están fuera, aprovecharemos para celebrar juntos el aniversario de boda y mi cumple (que son el 6 y el 12 de este mes), ¡otra vez que mi cumple queda sepultado!. La verdad es que me da igual, pero me quejaré porque también es característico de las familias numerosas protestar por estas cosas, así cunado otro proteste podré decir “2¿y yo qué?, también me quedé sin cumple”. Nos ha hecho mucha gracia lo de las cartas porque Luis manda cada poco a los que están fuera fotos a modo de postal y, como es muy “picón” a veces protestan “¿papá, como me mandaste esa foto?”, “¡ya esta bien, el cartero ya se ríe cuando me ve!”, pero se nota que les encanta. A veces le mandamos paquetitos llenos de “basurillas” que no sirven para nada, pero que hacen mucha ilusión. Gracias por el"speach", que no ha sido largo.

    Nidixinipixi, la mejor respuesta, he comprobado, es una sonrisa. Nuestros hijos, gracias a Dios, son buenos estudiantes, algunos especialmente buenos, de esos a los que se hace encuestas para ver que condiciones de estudio había en su casa. Aquí estudiamos todos juntos, padres e hijos, y nos acostumbramos a concentrarnos mientras arrullamos a un bebé.

    Paloma, ya sabes que estamos deseando que compartas con nosotros mesa y casa un día de estos. Un beso de Milines.

    Isabel yo creo que la sociedad debería dar las gracias a todos los que, con hijos o sin ellos se entregan generosamente a dar testimonio de la verdad. Agradezco especialmente a esas personas que se entregan a todos y cuya vida, aunque menos vistosa que la de una familia numerosa, puede ser mucho más fructífera. Todos tenemos un papel muy importante en este mundo, descubrir cuál sea el de cada uno es nuestra labor.
    Un beso
    María Jesús (me han nombrado secretaria)

    ResponderEliminar
  34. Me habéis hecho llorar con el post. Por todas esas hemos pasado nosotros y hemos escuchado las mismas cosas, pero hace ya 100 años como dice maria Jesús y a veces de algunos familiares. Lo que ocurre es que Luis tiene mejor humor para contestar a los inquisidores. Las bromitas del tipo: claro entonces no había televisión y cosas parecidas y peores. También se me perdió un niño de tres años cuando íbamos a montar en el coche para las vacaciones y ¿Sabéis donde le encontré?, dentro de la nevera que había dejado limpia y abierta para que no cogiera olores. A nadie se le ocurría buscarle allí, hasta que dije: ¡pero si yo la había dejado abierta!. Debió de ser cuetión de minutos porque estaba tan fresco (la nevera desenchufada).

    Bueno os deseo de todo corazón que sigáis con ese buen humor y esa alegría. Yo siempre lo que digo a todo el mundo es que ninguno de mis diez se quejó nunca de ser tantos hermanos, al contrario. Y ahora que están todos fuera no sabéis cómo acuden en racimo cuando alguno de ellos los necesita. Y eso que tengo tres viviendo en Inglaterra con sus familias.
    Aunque me estoy alargando no quiero dejar de contaros lo que una amiga, contestó a otra supuesta amiga cuando estaba esperando el hijo 15. La pregunta fue ¿Pero hija, cómo lo haces? y mi amiga respondió: "Pues hija, lo mismo que tú pero bien hecho".

    Bueno estaría toda la tarde charlando con vosotros, pero esto es demasiado largo.
    Un abrazo a los dos.
    ¡Qué maravilla de post y que maravilla de foto!

    ResponderEliminar
  35. Otra vez más (y van ...) muchas gracias. Es un auténtico placer recalar aquí una y otra vez.

    ResponderEliminar
  36. Uas!.

    Soy la menor de 14 hermanos y siempre pensé que era la preferida de mi padre hasta que me enteré que los otras 13 también lo pensaban!

    Las familias numerosas son un privilegio.

    ResponderEliminar
  37. jaja, Benita, que bueno! me he sentido identificada, porque nosotros aunque solo somos 4 hermanas, nos hemos criado junto con el resto de primos (10 mas), tios, abuelos...y nuestros padres han contado siempre con la ayuda de nuestra tía soltera, que es el ser mas delicioso del mundo. Yo también crecí absolutamente convencida de que yo era su preferida sin ninguna duda, jaja, hasta que como tu he comprobado que lo mismito sentían todos.

    ¡eso es pura magia! ¿o no?

    ResponderEliminar
  38. Gracias familia, cualquier día os doy la sorpresa.
    Un beso fuerte para Milines y muchos besos.
    Paloma

    ResponderEliminar
  39. Muchas gracias MªJesús por tus palabras.
    No te preocupes,este viernes no hay programa,disfruta de la cena.
    Pero el próximo viernes no me faltes,pasaré lista.
    Besitos paisana.
    Cris

    ResponderEliminar
  40. Hola, hola!..soy nueva en vuestra "casa" ^_^

    Primero creía que estabas haciendo una narración o un cuentito corto, pero cuando he llegado a: "la razón: tengo diez hijos..." o_O
    ..me he quedado muerta!!!

    Soy de familia corta e hija única y siempre, siempre,me gustaron las familias numerosas, así es que: felicidades y os seguiré leyendo...

    Besitos a los 12

    ResponderEliminar
  41. Bendita sea su familia, que hermosa!!!... es mi sueño y de varios, muchos hijos, muchos nietos, los fines de semana lleno de niños corriendo por todos lados y llenandonos el alma y la vida....
    Reciban mi abrazo afectuoso, y mi admiración por ese amor tan grande y esa familia hermosa....
    Que Dios los bendiga.... un gusto recibirlos en mi blog... Gracias por pasar por ahí...

    ResponderEliminar
  42. me emociono, en realidad hay tanto amor en el mundo y yo me quedo ciega.

    un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  43. Luis y Maria Jesus es la primera vez que entro a vuestro blog y me he quedado horas leyendo todos los post anteriores. Soy mama de 4 niños varones, asi que somos 6 en la familia, la mitad de la de uds. pero que envidia me da, mis hijos siempre estan diciendo mamá tenemos que llegar a doce, estan orgullosos de tener una familia numerosa, el colgio se los conoce como el clan González por lo unidos que son y la forma en que se defienden unos a otros. Hoy en dia tener mas de dos hijos ya es para que te miren mal y te acusen de irresponsables etc, etc,Le lei a mi marido este post y nos sentimos plenamente identificados con la mayoria de las cosas que se les dice por ahi, es cierto casi siempre decimos dos a tres nombres antes de llamar al que necesitamos, aun no he olvidado a nadie pero puede ocurrir en cualquier momento. Mis suegros y cuñados/as siempre le decian a mi marido que no debimos tener tantos hijos porque no lo podriamos cuidar bien y otras cosas que prefiero no mencionar, hasta que un día ya candada de escuchar las mismas estupideces de siempre les pregunte cual de ellos hubiesen preferido que no naciera, cual de ellos quisieran uds. que desapareciera? Porque nosotros no nos imaginamos la vida sin ellos, todos estan aqui por amor y con amor seran criados, quizas les falte algunas cosas materiales pero tendran de nuestra parte todo el amor que se pueden imaginar. No me interesa proveerles de la mejor ropa o juguete si brindarles suficiente estabilidad familiar para que sean felices.
    Gracias por este post, he llorado y agradecido por la bendicion de mis niños.Felicidades a Uds. por los suyos.

    ResponderEliminar
  44. no leo vuestros comentarios porque son tantos que necesitaría horas, pero no he podido evitar el leer entero vuestro fabuloso, humano, sincero y etc, etc, etc... (todo bueno)post.
    Yo sólo os comento con una palabra ENHORABUENA!!, con eso creo que queda dicho todo.
    Un abrazo desde Almería, en donde también hay familias como la vuestra ;)

    ResponderEliminar
  45. Ay chica no sabes la envidia que me das. Veras, yo soy la mayor de cinco hermanos, y entiendo como te miran y preguntan cosas sobre tu familia. A mi madre le pasaba igual, y tambien nos numeraban al montar en coche jajaja, fuimos tan felices siempre juntos. Me ha quedado el espiritu de comunera. De tanto compartir todo he tardado años en la edad adulta de no sentirme culpable por no hacerlo como en la infancia. Desgraciadamente solo he tenido dos hijos, otros dos quedarón en el camino.
    Me ha gustado veros y leeros, de repente cierto añoranza. Me voy a llamar a mis hermanas.

    ResponderEliminar
  46. Y yo me pregunto... ¿Qué métodos que asustarían a los marines americanos se emplean con 10 hijos?
    Como hija única, puedo decir y digo que ser hija única es durísimo!!!
    Sí, tienes TODO lo que necesitas en el plano de lo material... De pequeña llegué a tener tantos estuches que me daba hasta verguenza... He viajado por todo el mundo, he estudiado en los mejores sitios, mi armario ha rebosado siempre...
    Tengo unos padres maravillosos, para mí los mejores del mundo, pero mi madre tuvo 9 hermanos más y la experiencia, desgraciadamente, fue tan sólo regular.
    Ella se prometió no tener más hijos para poder darme todo a mí...
    Y 29 años después sigue pensando lo mismo, y se enfada cuando ve que yo quiero tener los hijos que Dios me de...
    No sé, a veces las cosas se tuercen, es importantísimo que los padres de familia numerosa estén súper pendientes de la unidad de su propia familia... Bueno, esto es algo que a mí me obsesiona, quizá por mi propia historia, por lo que he vivido y he tenido que interiorizar desde pequeña.
    Si Dios me da más hijos, es algo que intentaré inculcar con todas mis fuerzas.

    ResponderEliminar
  47. Que Dios los siga bendiciendo, y no hagas caso, aunque es difícil, son tan entrometidos algunos, son ciegos para ver cosas diferentes a los estándares que siguen.

    Nosotros tenemos 5 hijos ( uno será sacerdote dentro de 6 meses) y dos nietas y hemos oído cosas similares. ¡Cómo te comprendo!

    Un abrazo a tu tribu bella

    ResponderEliminar
  48. Cada vez es más evidente que vuestra capacidad de amar no tiene límites. Los Roa Prieto son únicos, porque son un pozo sin fondo de entrega y generosidad. Habéis alcanzado la plenitud de la existencia. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  49. Vivimos en una sociedad en la que el que sobresale suele ser objeto de comentarios para quitarle el mérito. En vuestro caso y por las cosas que he leído creo que seríais buenos padres de un solo niño y también de 20. Hay muchos hogares muy grises donde no reinan ni la felicidad ni la armonía y donde no son más de cuatro hijos. Opino que todo es cuestión de estar capacitado o no. Hay gente que no es capaz de críar a los hijos con amor y no es cuestión del número de hijos. Yo tengo 2 hijos y para mi son lo primero pero reconozco que no se si podría con más, además, vosotros hacéis un buen equipo, y eso no lo tiene todo el mundo. Mi marido quiere muchísimo a sus hijos, pero necesita mucho tiempo para él solo y creo que es fundamental hacer equipo. Está claro que en ese tema vosotros hacéis muy buen equipo. Enhorabuena. Un saludo. Luisa.

    ResponderEliminar
  50. He vuelto a releer, y vuelvo a decir lo mismo que os dije entonces:
    ¡ENHORABUENA!
    Luis, disfrta de ese merecido descanso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar