viernes, 16 de octubre de 2009

AGOBIOS

Dedico esta entrada a una joven madre agobiada por cuidar a su pequeño bebé y con ella continúo el diálogo que mantuvimos por mail.

Hay momentos mágicos que se me han grabado en la memoria como un descubrimiento liberador; uno de ellos pertenece a cuando solo tenía un hijo y estaba embarazada, veraneábamos en la playa cerca de la familia de Luis e íbamos a verles todos los días, su madre me alababa delante de sus amigas por lo precioso que llevaba al niño, como buena madre primeriza, me enorgullecía. Aquello duró hasta que un día mientras planchaba las puntillitas comencé a llorar de impotencia, ¡no podía más!, ¿qué iba a ser de mi cuando naciera la próxima?; fue un primer giro, se acabó vestir a los niños "para la galería".
Años más tarde cuando ya tenía tres o cuatro niños, fue también en verano, había quedado para ir a la piscina con una mujer extraordinaria, madre de diez hijos. De repente me dijo con toda naturalidad: "María Jesús se me han olvidado los bañadores y las toallas, ¿me puedes dejar algo?". ¡Qué desastre de mujer!, ¿cómo se puede llevar una familia con esa "alegría"? - pensé-. Con el tiempo esa mujer ha sido un ejemplo de vida para mi, he aprendido de sus virtudes y también de sus defectos; sobre todo, sobre todo he aprendido a no juzgar.
Hay agobios de madres de niños pequeños y agobios de madres de hijos mayores. A pesar de que domino bastante bien las emociones hace poco resolviendo un asunto de trabajo con un compañero, me caían de vez en cuando lágrimas lentas, pausadas, sin que pudiera evitarlo. "Debe ser alergia" -comenté toda seria al compañero de trabajo- y, como a buenos entendedores pocas palabras bastan, el dijo: "será"-(…..él también es padre de familia numerosa).
El agobio es connatural a la maternidad. quien no quiera agobiarse por los hijos que no sea madre, se agobiará entonces por otras cosas, pero, por supuesto, serán menos importante.
Sobre agobios y descubrimientos hace un año escribía quizá mi mayor descubrimiento: Http://Luisroa.Blogspot.Com/2008/10/Encontre-Mis-Pensamientos-Alegres.Html

25 comentarios:

  1. Pero si es que me enganchas...
    Tengo la ropa de verano encima de la cama para ir haciendome las ilusiones de que acabó, aunque sigo en tirantillas... jaja
    cuando recoja vuelvo y leo tu otra entrada. Y si yo te contara de agobios...
    Un abrazo y cuando te encuentres "alérgica" si quieres llámame.
    ¿Tienes messenger?
    ¡jaja qué pregunta!

    ResponderEliminar
  2. Puf, a veces son lágrimas, otra noches sin dormir, otra tremendos dolores de cabeza y últimamente, hasta arrebatos de ira y malhumor, yo que presumía de buen carácter.

    Gracias, Mª Jesús, gracias siempre.

    Y a tu corresponsal, ánimo. No te pares en los detalles o, más bien, hazlo, pero en esa sonrisa, en el pie diminuto, en el gorgorito, en la siesta sobre tu pecho. Lo demás pasa, todo, y cambia tanto que añorarás cada pequeño momento que ahora te desespera.

    Un beso,

    Carmen

    Carmen

    ResponderEliminar
  3. Debía de ser alergia, seguramente. Pero la alergia más maravillosa del mundo.

    Un beso, MªJesús.

    ResponderEliminar
  4. Luego que pasan, estos agobios dejan pura alegría.

    ResponderEliminar
  5. JAJA, Me siento acompañada, en lo que contás al principio de vestir a los chicos... yo también siempre quiero que estén bien, que se pongan ropa que les combine y limpia sobre todo!!! y a medida que vamos siendo más, eso de estar encima supervisando todo se complica un poco, asíque a atender lo primordial y lo demás espera! No sabés como queda mi casa los domingos que vamos todos juntos a misa (y es a las 12) sólo llegamos a desayunar y desp vestir a todos (son 5 chicos nomás!) lo demás, todo un desorden, soy un desastre... Pero me das ánimos :oD por todas las cosas que hacen con esa flia. tan grande, nada los detiene, qué bueno que sea así!!
    Gracias! un abrazo para todos

    ResponderEliminar
  6. Gracias Mª Jesús.

    Lo bonito de hoy, cantarle "Debajo un botón", y que se empiece a reir, a carcajear, y a decirme con sus ojos, "Gracias mamá!!".

    ResponderEliminar
  7. ... se me olvidaba, tienes el link (en tu lista) de mi blog mal puesto... jejejeje ;)

    ResponderEliminar
  8. Es natural agobiarse.
    Es natural no quererlos todo el tiempo.
    Es natural sentir que esas cosas nos pasan.

    Un dia le dije a mi hijo, que yo no era el 100% del día mamá, que era un 50%, que el resto, era hija, amiga, empleada, hermana, etc.

    Y eso nos alivio la carga a los dos, porque el tampoco es hijo el 100% y esta bien que asi sea.

    Bueno, me parece que me extendi mucho.
    Espero que se haya entendido.

    Besotes.



    :)

    ResponderEliminar
  9. Es que no debe resultar nada fácil, pero es obvio que vale la pena.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Maria Jesús por hacernos sentir normales al agobiarnos. Si es algo innato en las buenas madres, ahora me quedo más tranquila, igual de agobiada, pero tranquila, jeje.

    Yo soy de las que me encanta vestir bien a los niños y conjuntados siempre que puedo, lo malo es que la mayor con 5 años que va a cumplir, ya elige su ropa. Se pone unas pintas... pero en vez de discutir con ella como habría hecho antes, respiro hondo y cedo. Los fines de semana se elige ella la ropa, menos cuando vamos a un sitio importante, que entonces se pone lo que le digo, así ganamos las dos y ella va teniendo su estilo y su personalidad. Y este cambio de actitud ha sido gracias a ti, desde que te leo, intento ver el lado positivo de las cosas que me pasan. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  11. No pude no leer todo el post con una sonrisa inconsciente que me llegaba hasta los ojos, supongo que sería una sonrisa vertical. Yo no sé nada sobre ser hijos, pero intuyo que debe ser algo por encima de lo normal.

    Me hizo gracia lo de los bañadores, supongo que es una de las mejores formas de ver y vivir la vida.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Graciasssssssssssssssssssssssssssss, graciasssssssss por este post. Recuerdo el bautizo de Martita, la hija de mi prima Marichón. Mi madre hizo un comentario para justificar a mi cuñada, la mujer de mi hermano que me dolió en el alma. ¿Por qué no ha venido Sandra a la Ceremonia? Mi madre contestó es que a Gerardito le toca comer a las una y media, hora del bautizo, y claro, mi nuera es puntualisima con los horarios, no cómo mi hija, que las niñas comen según el día. Me dolió mucho, he de reconocertelo, y me salí de la Iglesia llorando. Soy incapaz de comer en una hora fija, aunque si en un tramo horario. Es decir entre las dos y las tres seguro que comemos, pero no sé si será a las dos, a las dos y media, a las tres o a las tres menos cuarto. No creo que eso sea ser mala madre, le dije.

    Mis hijas están sanas, y no tienen ningún trauma, por esta circunstancia. Gracias por este post, que me ha subido la moral.

    ResponderEliminar
  13. Esto de ser buena o mala madre es muy opinable.
    No creo que haya leyes escritas sobre el tema y...ni falta que hace.
    El orden mínimo, los horarios aproximados, muchas dosis de humor y...no querer parecerse a nadie...
    Demasiados agobios nos vienen de pensar cómo dicen los demás que debemos ser y hacer...a mí me pasa.
    Una sonrisa a tiempo y...a tirar p'lante.Bs

    ResponderEliminar
  14. si puedieramos ver el futuro, la vida con perspectiva, nos agobiarimos infinitamente menos y disfrutariamos mucho mas, sin duda. las cosas que nos quitan el sueño hoy mañana son meras anécdotas.

    Mª jesus, GRACIAS!!! no creo que olvide facilmente tu abrazo de ayer.
    A Luis enhorabuena, que hombre tan afortunado, tener una mujer tan bella por fuera como lo es por dentro.

    ResponderEliminar
  15. Los agobios solo son agobios. Caducan o se resuelven.

    Me habría gustado verte ¡¡¡¡y haberte dado un buen agrazo.

    Imposible.

    Ya nos contarás,pero no me digas que estabamos al lado y que no nos vimos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Tengo una amiga con un hijo discapacitado a la que de vez en cuando, se le escapaban unas lágrimas cuando estaba a solas. Otra, de esas que lo saben todo le dijo: ‘eso es porque no aceptas tu situación…’ A lo que mi amiga respondió: ‘Mira, no me analices tanto, porque tu eres de las que lloran cuando se te rompe la lavadora’.

    En fin, que algunos viven felices en medio del sufrimiento, aunque tengan que hacer un poco de duelo de vez en cuando, mientras otros se quejan si tienen un callo. Es lo que tiene ser humano.

    ResponderEliminar
  17. Ais, yo también soy doña anti-agobios. Hace tiempo aprendí a dejarlo absolutamente todo en Sus Manos. ¡Dichoso descubrimiento, qué paz!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Maria Jesus:

    Siempre levanta el ánimo poder leerte, y aprender de tu familia tan generosa como numerosa.

    Con tres pequeños -menores de 4 años-también me gana el agobio, pero debo aprender a disfrutarlos. Aunque valgan verdades, más que los niños, los agobiantes son los adultos.

    Muchos cariños para Luis y ti
    Los recuerdo com mucha alegría y ojalá pueda visitarles algún día, aunque viva en otro continente!

    Gloria Huarcaya

    ResponderEliminar
  19. Vaya, veo que muchas mamás se agobian!!!!
    Es una entrada preciosa, Mª Jesús...
    Como el mail era precioso, también. En todo tienes razón...
    Hay una cosa que además es muy cierta, y es que muchas veces los agobios vienen de la gente alrededor... nuestros padres o familia política que nos presionan, sin mala voluntad, pero a nosotros nos hacen un daño que no se imaginan.
    Parece que si no llevas a tus niños con puntillas no eres buena madre, parece que si no tienen "lo más caro" no eres buena madre... y esa afirmación, si viene de cualquiera de la calle, te da igual, pero si te lo dice tu familia, te machaca. Sobre todo cuando estás comenzando en esto de ser madre y esposa.
    Tienes miedo de no hacerlo bien; de no saber compaginar trabajo y casa, de ser una madre despistada, o incluso ausente cuando hay un pico de trabajo o un viaje.
    Es un gran esfuerzo de voluntad y autoafirmación el tener que hacerte fuerte y decir "aquí estoy yo", con mi familia, mi esposo, mis hijos, y mi forma de hacer las cosas.

    ResponderEliminar
  20. La misma frase me dice mi madre, que si no quiero agobiarme por un hijo que no los tenga. Pero sabe que sí quiero hijos, y no solo una parejita.

    4 días seguidos de clase porque los miércoles no tenemos clase en la uni, y aprovecho para dormir hasta altas horas

    pasa buen día :D

    ResponderEliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  22. ¿Puedo colarme entre tantas buenas madres que han escrito aquí?

    Yo, como hijo, pienso que vuestros agobios son los que hacen que crezcamos, que os queramos con vuestras virtudes y os amemos con vuestros defectos (que siempre son muy pocos y mucho más pequeños de lo que vosotras los veis).

    Una madre agobiada es una madre amante, una madre preocupada, una madre entregada... y aunque no lo parezca, todo lo bueno que tenemos los hijos es fruto de los desvelos de nuestras madres, de su cariño, de su sonrisa en el cansancio, de su sacrificio en las comidas para que los demás tengan suficiente... Todo éso queda en el corazón de un hijo. Y, os lo prometo, ni en un millón de vidas tendríamos suficiente para agradeceros vuestros agobios.

    ResponderEliminar
  23. Estupenda entrada Mªjesús... cuenta lo del sábado, anda...
    Un besazo

    ResponderEliminar
  24. Me encantó lo que dijiste Juanma...

    ResponderEliminar