sábado, 4 de octubre de 2008

ENCONTRE MIS PENSAMIENTOS ALEGRES


Leyendo el post de Juanma recordé una anécdota de hace algunos años que me cambió la vida. Estaba en el parque con los niños, el mayor –Fer- no tenía más de 3 años, Isa y Pablo venían detrás; ; hacía mucho calor, los niños estaban muy inquietos y yo extremadamente cansada. Aquella misma mañana me había enterado de que esperaba un nuevo niño y me imaginaba las reacciones de la familia, amigos y compañeros de trabajo. Eran otros tiempos; planeaban en el ambiente las conclusiones del Club de Roma de los años setenta sobre el crecimiento demográfico y dar a luz un cuarto niño era considerado poco menos que un crimen contra la humanidad. Por otra parte, pensaba cuándo me iba a tocar a mí disfrutar de la vida. Educada en un clima de extrema exigencia, era trabajadora y responsable, pero tenía la sensación de no haber tenido infancia. Mi tiempo se dedicaba solo al trabajo y a atender a Luis y a los niños.
Me di cuenta de que un viejecito sentado en un banco cercano seguía los juegos de los niños; se acercó con dificultad y me preguntó si los tres eran míos, yo afirmé y, con una sonrisa me dijo: “disfrute de ellos, señora”.
Los viejecitos sonríen poco, pero cuando lo hacen su sonrisa conmueve y convence, es un compendio de felicidad -seguro que Don Enrique está de acuerdo-. Aquella brevísima conversación me abrió un horizonte nuevo. Tenía que disfrutar ahora, en mis circunstancias, pero ¿sería posible disfrutar con niños?. Era un reto, y yo acostumbro a “entrar al trapo”, además me había casado con un Peter Pan, al que tenía anclado en tierra porque yo no sabía volar, pero acababa de descubrir mis pensamientos alegres. Redescubrí el mundo desde los ojos de los niños y ya no puedo decir que no he tenido infancia, es más creo que me he convertido en una niña capaz de las mayores locuras. Y ahora, que puedo hacer compatible la vida en familia con salir de copas, ir al cine o escaparme de viaje con amigos, puedo asegurar que prefiero una sencilla excursión al campo con los niños.
Tengo que agradecer a mis hijos que me han enseñado a disfrutar de la vida y también a sufrir en ella como nunca había imaginado. Cuando era joven se me acercaban muchas mujeres mayores diciendo “ya te arrepentirás de tener tantos niños, ya te harán sufrir”; pues es cierto, me han hecho sufrir y seguro que sufriré mucho más, pero por problemas reales, que como tales tienen solución, y no por las bobadas que veo sufrir a muchas mujeres de mi edad, que luchan frenéticamente contra la ley de la gravedad y que parece que no se han enterado de que el paso del tiempo deteriora irremediablemente el cuerpo. Maria Jesús

33 comentarios:

  1. Jope MªJesús, qué entrada más bonita... me has hecho llorar.

    Te deseo que sigas por el caminito que has descubierto para ser cada dia más pequeña.

    Gracias por todo lo que haces.

    Un beso con mucho cariño.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Qué buen post, María Jesús!!

    Mira, mi madre tuvo diez embarazos, aunque sólo prosperamos tres hijos, mis dos hermanos y yo. Ella siempre dice que le hubiese encantado que hubiésemos nacido todos. Y sabía de lo que hablaba, pues es la pequeña de nueve hermanos.
    En cualquier caso, yo apuesto siempre por la libertad de que cada cual elija la vida que quiera. Lo maravilloso de la tuya es que te llena y te hace feliz. Y que has aprendido a hacerte niña de nuevo a través de los ojos de tus hijos. Enhorabuena, pues. No sólo por tu maternidad fecunda, sino también por tu inteligencia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. ... enhorabuena!!!



    Desde León con cariño.

    ResponderEliminar
  4. Jo, ya me has emocionado el domingo.

    Que bonito María Jesús. Te leo y mi esperanza en la humanidad sube como la espuma.

    El vídeo también me emocionó.

    Beso.

    ResponderEliminar
  5. ¿Por qué todo el mundo piensa que los hijos son solo sufrimiento? Yo creo que como tu dices, se sufre por ellos, pero también se goza mucho con ellos y además aportan muchas alegrías. Para mí, pensar que son carne de mi carne, y que he sido capaz de transmitir tres vidas, ya es un estupendo regalo que Dios me ha hecho.
    Bonito post, Mª Jesús, verdaderamente aquel viejecito, te enseñ
    o a ti a disfrutar de la vida y tu lo haces hoy a todos nosotros.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Un diez por tus pensamientos alegres, que además nos lo regalas a los demás

    ResponderEliminar
  7. Sí, enhorabuena por el post.

    Perdona que me inmuscuya, pero no sé si quieres enlazar ese estupendo anuncio de youtube como lo has hecho porque querías hacerlo así o porque, quizá, no sabías cómo hacerlo de otro modo. Si es por esta última razón se me ocurre que puedes consultar esta entrada: http://elblogdeloscarrerasdelrincon.blogspot.com/2007/06/cmo-colgar-un-vdeo-de-youtube.html en la que se explica muy bien cómo hacerlo.
    Espero que no te moleste la sugerencia y el atrevimiento.

    ResponderEliminar
  8. uy... es verdad. muchisimas gracias donjoan

    ResponderEliminar
  9. Pero qué bien expresas la realidad de la vida.Claro que tu afirmas haber aprendido a disfrutar.Hay quien no lo consigue y por eso ve los hijos como un horror.
    Bonita entrada, pluma de mujer inteligente. Así que Luis...¿Peter Pan? ¿Será por eso que de vez en cuando vuela a mi blog?
    Besos y abrazos según corresponda.

    ResponderEliminar
  10. Mº Jesús, un post qué da para mucho.

    Comentas que ves mucha mujeres sufriendo por problemas secundarios... Debe ser que la preocupación debe ser estumulante y necesaria para la vida porque quien no tienen preocupaciones/retos en su vida que valgan la pena se los inventa. Dado que la vida es un paseo mejor ocuparse/preocuparse por cosas que valgan de verdad la pena!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Querida María Jesús:

    Así es, te puedo asegurar,que no había nadie más marchoso que yo, salía de marcha con Antonio, todos los fines de semana, mi madre decía que no debía estudiar carrera alguna, que mejor me iba de feriante, pues en un fin de semana de junio he llegado a estar en tres ferias distintas a la vez, era esa época en la que podías comer todo lo que te diera la gana, que lo quemabas todo, cuando me casé, y tuve a mi primera hija, todo cambió, y la verdad, es que te haces a disfrutar en familia, y ya lo demás pasa a segundo plano, porque con los hijos se puede disfrutar y mucho, y me siento muy feliz siendo madre, problemas, ¿quién o quienes pueden decir que no tienen alguno? Eso es algo inherente a la naturaleza humana, sin problemas sencillamente no seríamos personas, podrán existir rachas como balsas de aceite, pero siempre, hay alguna chinita en el tejado que solucionar.

    Gracias amiga por tu precioso testimonio.

    Un besazo muy grandote.

    Ana.

    ResponderEliminar
  12. Es verdad que los hijos te dán otra dimensión. Yo, a estas alturas de vida no tengo la sensacion de haberme privado de muchas cosas, quizs por que de las que me he privado no eran necesarias para nada. Si pudiera cambiar algo de mi vida, no sé si lo cambiaria, pero lo que si sé es que no cambiaria ni a los hijos, ni al momento en el que vinieron, mucha gente piensa que perdimos la juventud, que necedad, a mi me parece que los hijos son para tenerlos joven, con todo tu potencial físico y en plena forma. Hoy somos jovenes y ya están practicamente criados.
    Un beso muy fuerte, preciosa entrada, ya sabes que te entiendo.

    ResponderEliminar
  13. Pues tuviste una gran suerte en encontrar un "viejecito" que te dijese eso. Las "viejecitas" ahora lo que a mi me dicen es: "Anda, que tú no te aburres, eh? Pero son todos tuyos?"

    Y yo siempre les digo..."pues no, no me aburro nada".

    Porque es la verdad, reconozco que es agotador, pero es la "gracia" de la vida. De alguna manera te rejuvenece y te ayuda a volver a ser niña, joven y también "adulto", no cabe la rutina y además, de cara al matrimonio...es cierto que te quita tiempo para hacer cosas que quizá te apetecerían, pero cuando tienes la ocasión de hacerlas...disfrutas aún más...jajaja. A mi, al menos me pasa.

    Y problemas...pues de todo tipo, pero al menos, como tú dices, no te sientes "solo" a la hora de afrontarlos, siempre hay un punto donde animarse y además, aprendes a vivir mucho en la providencia de Dios, porque no queda otra...

    Tenéis un gran don y yo creo que os voy a pedir que me adoptéis y todo...jajaja.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. ¡Que delicia de entrada!
    Muchas gracias por este blog, por esta entrada y por el bien que haceis con vuestro ejemplo y que compartís con todos los que tenemos la suerte de haberos conocido, al menos por internet.

    ResponderEliminar
  15. Hola, navegando por los links de "Pensar por libre" acabo de enontrar tu blog y me encantó... Con Luciana llevamos recién un año de casados, estamos en los primerísimos tiempos de nuestra familia, así que me gustan los blogs familieros como el tuyo.
    Te pongo un enlace desde el mío para darme una vuelta cada tanto.
    Saludos desde Argentina,
    Daniel

    ResponderEliminar
  16. Cómo me gusta leeros.Yo no he tenido hijos pero a mi me encantan los niños y a ellos les gusta estar conmigo.Sabes por qué MªJesús? Porque yo soy una niña más,,estaba clara la respuesta, verdad? Yo he empezado a "madurar" muy tarde, he sido siempre más "niña" que mujer hecha y derecha pero..aunque ya he crecido no dejo de asombrarme y confiar, cómo ellos.
    También quiero darte las gracias porque me encanta que de una situación tan sencilla como es estar en el parque con tus hijos, de repente por un comentario que para otra persona hubiera pasado desapercibido,a ti se te vienen esos pensamientos que te hacen cambiar para mejor.Me hace pensar que esos momentos son los mejores para reflexionar y darse cuenta que algo que percibimos como algo que puede causarnos desconcierto pasa a ser un pensamiento alegre y positivo.

    Un beso muy fuerte, Paloma

    ResponderEliminar
  17. Entrañable, es un post para leerlo y releerlo varias veces. Felicidades.

    ResponderEliminar
  18. Bonito post que contiene un importante mensaje de fondo, de esos que debemos grabar en el corazón.

    ResponderEliminar
  19. Maria Jesús, no tengo palabras para describir la sensación que han despertado en mí tus palabras. Últimamente me cuesta estar alegre...yo siempre he sido bastante espiritual, pero a veces las necesidades materiales apremian, y ya no soy yo quien cree pensar o sentir, sino esa criatura modelada por las exigencias de la sociedad y atrapada en un modo de vida, a veces tan ajeno... La auténtica felicidad es algo pequeño y discreto, tú lo tienes muy cerca cada día, y con tus posts nos arrojas retazos de luz sobre ella. Te aplaudo, Maria Jesús, desde lo más hondo de mi corazón.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  20. eso es lo que pensabas cuando yo iba a nacer... ee... menudo trauma!!jajaja

    sin cursiladas, a lo leones: gracias por permitirme estar AQUÍ, desgatandos un poco más.

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias por vuestros comentarios tan animantes. La verdad es que yo me lo paso muy bien, aunque a veces esté muy cansada o me enfadé mucho ¿verdad Piki?, desde luego que no nos aburrimos, ¿verdad amigas? y hay algunos amigos sin hijos que a veces parecen hijos adoptivos porque los niños atraen mucho (sobre todo si son de otro).
    Laurita te veo triste y eso me entristece. Yo también estoy aquí, tirando, junto con Luis de una red que tenemos echada en este mar que es el mundo, algunos peces pesan mucho y quieren escaparse, pero no pensamos soltar, aunque sea utilizaremos los dientes, y si uieren escapar será rompiendo la red, no podemos soltarla porque la recompensa al que persevera tirando de ella es la vida eterna. Yo ya estuve en el otro lado y se que no compensa, allí la vida es solo en gris y a mi me gustan los colores. He descubierto que se puede ser feliz y tu también lo sabes, tira de la red, no la sueltes.
    Daniel itenté hacerte un comentario pero no lo conseguí.

    Saludos a todos
    María Jesús

    ResponderEliminar
  22. Qué buen blog y cuánto se aprende!

    ResponderEliminar
  23. Gracias por todo, chicos. Vivís muy lejos, nunca os he visto en persona, pero el apoyo y el calor que me dáis siempre es tan intenso, que es como si os conociera desde siempre... qué hermoso es ser parte de la familia Roa Prieto...¡en la distancia! Gracias por todo.

    ResponderEliminar
  24. Muchisimas gracias por vuestra felicitación.
    Maravillosa la entrada.
    Enhorabuena.
    Javi.

    ResponderEliminar
  25. María Jesús, algo tarde, pero leo tu entrada. Es todo un privilegio que me nombres en ella, pero tengo que decir que has mejorado, con muchísimo, la mía.

    En realidad no sé qué decir, porque ya te lo han dicho todo, y yo lo corroboro palabra por palabra. Pero, ¿no te parece curioso que sea en los "extremos" de la vida (la infancia y la vejez) cuando las sonrisas son más sinceras y reparadoras para el que las contempla? ¿Será porque estamos, de alguna forma, más cerca de la meta?

    Es totalmente cierto lo que dices: el estar rodeados de niños no nos hace envejecer: nos hacer vivir en ellos su propia infancia o adolescencia. Yo tengo cuatro hermanos (más los que se fueron al Cielo antes de nacer porque Alguien quiso tenerlos cerca antes de tiempo), todos ellos más pequeños (por cierto, ya todos mayores. Ya he pasado la treintena, así que...), y reconozco que disfruto aún con ellos tal y como lo hacíamos de pequeños. Lo más sano para cualquiera, mentalemnte hablando, es tener muchos hermanos, por mucho que nos quieran decir lo contrario. Seguro que tus hijos son mucho más felices que algunos que son hijos únicos.

    Por cierto, me encanta el título de la entrada y me recuerda a una de mis películas favoritas: "HOOK". Tienes suerte de tener cerca a un Peter Pan, de tener tus pensamientos alegres, y de volar tan alto como lo haces..., como lo hacéis en tu familia. Es un gustazo saber de vosotros. Muchas gracias, de nuevo.

    Hace poco le dije a un amigo algo que hago extensible a vosotros: "Si no existiérais, habría que inventaros".

    ResponderEliminar
  26. Hola, gracias por la visita en mi blog, y por el comentario, que si salio. De hecho entro tres veces jaja!
    Esta mañana me he leido buena parte del blog, la verdad esta muy bueno, que linda familia!
    Nos estamos leyendo, un abrazo desde Argentina!

    ResponderEliminar
  27. Guau, menuda entrada. Me he sentido muy identificado por muchas razones pero sobretodo porque tengo 3 niños y la mayor no ha hecho aún 3 años.

    Saludos y enhorabuena por el bog.

    ResponderEliminar
  28. Así, fácil, sencillo...a la línea de flotación. ¡¡Booom!! Una vida condensada en pocas palabras. Cada palabra es como una caja llena de contenido. El post no es bueno...es sublime, porque sublime es lo que has vivido.
    ¿Tus hijos te hacen sufrir? No me lo creo...bueno, sí...que tienes alguno con una cara de pillo...pero leyendo la historia del Camino de Santiago ya se ve que han tenido un ejemplo que...
    Un saludo.
    PD: Creo que voy a copiar el post en mi blog...si me lo permites.

    ResponderEliminar
  29. Perdona Daniel, confío muy poco en mis habilidades delante del ordenador y como los comentarios suelen estar al final y no al principio, pues dale y dale al enviar.
    Bme, para mi es un honor que te guste, y os agradezco a todos vuesta acogida.
    Querida Paloma un beso muy fuerte nuestro y otro de parte de Milines.
    Un abrazo
    Mareía Jesús

    ResponderEliminar
  30. Quería haberos hecho un comentario a esta entrada cuando la leí en su día, y ahora que me pongo veo que tenéis... 30 comentarios!!! veo que no soy la única que se ha enganchado... El vídeo es simplemente tierno y maravilloso. les he pasado a todos los compis de trabajo el link para que puedan verlo y desde luego les ha encantado.
    Por otra parte, hacía tiempo que quería comentaros que me chifla vuestro blog. Entre que somos más o menos "paisanos" (toda mi familia está en León, y aunque vivo en Madrid, me casé hace tan sólo unos meses en San Marcos)... Me encanta pensar que en una ciudad tan cercana y querida haya una familia tan divertida...
    Y me hace gracia porque pienso que estáis utilizando esta herramienta del blog de una manera estupenda! Creo que habéis tenido mucho ojo compartiendo con la "blogosfera" vuestra vida en familia, totalmente peculiar, divertida, y dais mucha envidia!!!!!! Seguid así, muchas gracias!!!! (por cierto, de dónde sacáis el tiempo???)
    por cierto, son niños con cara de pillos, es verdad... y muy guapos!!!

    ResponderEliminar
  31. Querida Maria Jesús: se me han saltado las lágrimas con el vídeo, es muy bonito. Yo perdí a mi madre con 9 años y esas cosas me ponen sensible.

    Entiendo lo que dices sobre tus pensamientos alegres, lo malo es que lo que me hace feliz, me hace infeliz. Los niños son mi vida y yo me pregunto como algo que te hace ser inmensamente feliz y plena, puede a la vez darte tantas preocupaciones y consumirte tanto? A lo mejor soy mala madre, pero pienso que mis hijos me anulan como mujer para que sea madre a tiempo completo. A mi marido no le gusta y a mi me agota. Aun así no cambiaría a mi familia por nada del mundo.

    Un beso y gracias por leerme, me siento halagada.

    ResponderEliminar
  32. ¡Ay, Mª Jesús! ¡Me gustan tánto tus entradas! ¡Me gusta tánto tu manera de vivir tu vida! Unos días, estás agotada, ótros feliz, ótros estás un poco dubitativa, ótros, incluso algo triste, pero siempre me aportan algo. Una perspectiva distinta, a veces, ótras bastante similar, pero siempre, un pensamiento cargado de vida, de experiencias al fin y al cabo. Estoy casi segura, que nuestra vida es diferente, pero al final, el punto de vista, no lo es tánto... y contigo, tengo la sensación de que puedo escucharlo... y ese "punto rebelde tuyo", creo que es lo que hace que te siga, aún más.


    Un beso sincero.

    ResponderEliminar