domingo, 13 de septiembre de 2009

UN HURACAN DE ESPERANZA


Después de tres meses sin televisión me senté a ver un informativo mientras cosía unos distintivos del colegio. Había leído las noticias de los enfrentamientos de jóvenes con la policía, de los destrozos en calles, pero una imagen vale más que mil palabras; quedé sobrecogida.


¿Qué les pasa a estos chicos?, ¿Dónde creen que van a desembocar sus vidas?.

Sus cuerpos han crecido porque se han alimentado, pero su inteligencia está paralizada ante la ausencia de valores y proyectos que nosotros -la generación anterior- debieramos haberles propuesto. De este modo tienen el corazón sumergido en el vacío con una ardiente necesidad de llenarlo.... Y se revelan contra este sin-sentido de vida a que les hemos inducido. Pero las carencias de origen -"la nada" donde habitan, les conducen a una rebelión suicida, a una pura violencia contra lo establecido, a un destruir desesperanzado.

Sin embargo, escribo estás líneas con el corazón alborotado, lleno de gozo. Desde que dejé de ser joven estoy entre jóvenes y adolescentes y os aseguro que nunca había visto unos adolescentes tan ilusionados, limpios, comprometidos. No salen en los periódicos ni en la televisión, no son noticia, pero sus conversaciones, sus juegos, la solidaridad que se intuye en la elección de sus estudios es el mejor notición que tiene el mundo.

Os preguntareis algunos si estoy desbarrando, si estos jóvenes existen. Existen y son muchos. Estoy observando las risas de algunos de ellos este fin de semana. No he entrado en el blog estos días porque quiero bañarme en su esperanza.

Estos jóvenes serán noticia el 17 de octubre porque no les gusta el mundo que les queda y están dispuestos a cambiarlo; son los auténticos rebeldes, no destrozan, lo que quieren es construir, luchan por la verdad, defienden la vida y la familia porque aspiran a que el mundo sea una gran familia.


¿Son unos pardillos?. Yo creo que pardillos son los otros.

12 comentarios:

  1. Eso debería hacer yo. Tres meses sin televisión ni noticias.
    No sé si te refieres a los incidentes de Pozuelo. Supongo que si.
    A mí no me da la impresión de que se rebelen contra otra cosa que contra la prohibición de beber.
    No me los imagino enfrentándose contra la autoridad por el hambre en el mundo, por las injusticias sociales o nada parecido.
    Se enfrentaron porque les dijeron que no podían beber en la calle a partir de una hora determinada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que la sociedad actual etiqueta demasiado pronto lo negativo.

    Cuando una pandilla destroza calles, quema contenedores,participa en botellones en los que la única meta es emborracharse,cuando caen en als drogas...enseguida se etiqueta a todos los jóvenes de ser egoísta e irracionales.

    No nos damos cuenta de esos jóvenes que está luchando cada día para construir, que participan en voluntariados, en ONG's, esos jóvenes que disfrutan ayudando a los demas. A esos nadie les saca en las noticias ni les dedica entradas de blog....pero pienso que son los que verdaderamete son jóvenes.

    ResponderEliminar
  3. Los alborotadores simplemente hacen mucho ruido, más que los otros.
    De todos modos lo de Pozuelo me parece que fue un problema que se les fue de las manos a la policía, al ayuntamiento y hasta a los feriantes que animan a la fiesta sin límites y luego se llevan las manos a la cabeza cuando sufren sus consecuencias.
    Jóvenes estupendos...muchos, que se animen a hacer más ruido...eso es lo que hace falta.

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo contigo. Estos jóvenes existen y son muchísimos, aunque hagan menos ruido en los medios. Desgraciadamente, la sociedad ofrece muchas parodias de felicidad a las que la juventud se aferra. Pero muchos, que han crecido con valores o han sabido encontrarlos a lo largo del camino, saben donde deben poner su esperanza. Fíjate cuanta gente joven se desplaza en las Jornadas Mundiales de la Juventud, o en las peregrinaciones marianas. Está claro que andan buscando “algo”, y el que busca la Verdad siempre la encuentra.

    ResponderEliminar
  5. ver ñas noticias, leer el periodico... es d`primente pero hay que hacerlo para afirmarte en unas ideas, fines, causas...
    y los pardillos son los otros y por degracia son muchos MªJesús
    un besote

    ResponderEliminar
  6. Una vida carente de valores, de referencias, de respeto, sí es una vida vacía. No sé si son más, o sólo hacen más ruído; lo que sí sé, es que son los que más veo...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Ya sé que existen estos jóvenes de los que hablas, porque la verdad es que lo que se ve por las calles no es nada esperanzador.
    Claro está que los que hacen ruido son los del botellón y afines pero la verdad es que si los buscas buenos también los hay y muchos, pero más silenciosos.
    Gracias por los bonitos comentarios a las poesías de mi madre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Por suerte tambien en el mundo estan los otros, los que quieren cambiar las cosas malas y consttruir.
    Por suerte.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  9. El día 17 de octubre y cuando venga el Papa a Madrid en el 2011, ahí es donde se va a ver realmente cuánta gente joven estupenda hay en España y el mundo.

    Qué chulas las fotos.

    Un beso a cada uno.


    ¡¡Luís!! qué tal?!!! wapísimo!!
    Se te echa mucho de menos.

    ResponderEliminar
  10. hola Ma. Jesús, tienes un nombre muy utilizado en Suramérica, muchacha con el nombre de Jesús!
    Me gustó tu blog, es muy humano, Tu dices: "valores y proyectos que nosotros -la generación anterior- debieramos haberles propuesto."
    Yo pienso que si fueron propuestos por nuestros padres, en la mayoría de nosotros ocurrió asi.
    Pero esta sociedad que obliga a los padres a trabajar para cubrir los gastos diarios de c/día agota a los padres que no cumplieron con ese deber, el cual debió ser innato en ellos por la misma razón de haber querido ser padres.
    Sin embargo creo mucho en el proverbio: "Querer es Poder"
    y entonces vienen a la mente las alternativas y lo que sigue a ellas.

    Recibe un saludo de Campanita.
    Volveré!

    ResponderEliminar
  11. Siempre se buscan culpables, los jóvenes, sus padres,... Si se buscan culpables es porque algo va mal, algo que hay que cambiar, y ya.

    Abrazos

    ResponderEliminar