sábado, 5 de septiembre de 2009

Ocurrio en Medjugorje


El viaje a Medjugorje fue sorprendente en muchos aspectos, incluso en el remate. Regresamos vía Dubrovnic, donde pasamos dos días haciendo turismo mientras esperábamos nuestro vuelo de regreso.

Manuel y Miguel siguieron con la peregrinación en autobús mientras nosotros visitamos Dubrovnic con Carmen y Pablo.

Habíamos reservado dos noches en un hotel de categoría media a 6 km de la ciudad , pero cuando llegamos en la recepción nos dijeron que "teníamos un problema: no había habitaciones disponibles" y nos mandaban a otro hotel. Noté que la sangre me subía a la cabeza ante la idea de tomadura de pelo. No había dormido y el genio heredado de mi padre, contra el que tanto lucho, apareció de nuevo: "el problema lo tienen ustedes, les dije....".

.. y..... -Luis sostiene que cuando me sale la vena paterna soy especialmente brillante-, así que cuando conseguí calmarme ... y pedir disculpas el mal ya estaba hecho y la gerencia de aquellos hoteles "para compensar" nos admitió en pensión completa cuando solo habíamos pagado por dormir y nos hospedó en un hotel de lujo.

No se que habrá de providencial en todo esto, pero la cosa es que disfrutamos de un Spa y unos servicios que no esperaba.

Fueron dos días maravillosos en que ví que toda esa paz que parecía que me inundaba podía desaparecer con el leve soplo de una brisa... o con un mal café.


12 comentarios:

  1. Lo que no ocurra en Medjugorje...

    Es El Gran Viaje del planeta. Hay que ir. Y volver.

    No sabemos cuánto tiempo más tendremos allí a la Reina de la Paz, pero de momento, HOY viene a nosotros desde esa aldeíta herzegovina. Y si viene, es porque necesitamos su Luz.

    Muchos besos a todos.

    ResponderEliminar
  2. jaja, muy bueno.
    seguro que el ataque de mala leche también te lo mando El, no fueras a pensar que podías con todo.

    ResponderEliminar
  3. Que bien ese cambio.
    Seguro que os sentó muy bien.
    Me alegro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Los hay con estrella...
    Me alegro de que todo se solucionara de esa forma
    jaja

    ResponderEliminar
  5. es lo que yo llam pequeños desafios o milagros
    buen finde, cielo

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, me ha hecho gracia, eso del carácter heredado del padre. ¿Por que a las hijas nos pasará eso? Me alegro que al final todo se solucionara, y disfrutarais de una magnífica estancia.

    La foto del punky es auténtica.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta, Mª Jesús. En eso consiste valorar las cosas buenas que se nos regala, inesperadamente...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Salio bien.
    Y además, se lo ve disfrutando.
    Eso es lindo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Mujeeeeer.... Como comprenderás, hablaré en defensa de mis colegas. A veces esas cosas pasan, no somos perfectos. A mí me ha pasado con algún cliente, y la verdad es que, al comprender la gravedad de la situación, se hace un nudo en la garganta, no se sabe cómo explicárselo al cliente y terminamos diciéndolo de la manera más absurda, como lo que te dijeron a ti: que "tenías" un problema. Además, que sepas que los olvidos de reservas sieeeempre pasan cuando el hotel está a tope, casi nunca cuando tienes habitaciones de sobra.
    Me encanta la primera foto de la entrada. ¿La tomasteis vosotros?

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué genio! Me recuerda a alguien…

    Sigue contando, please.

    ResponderEliminar
  11. Total, que salió tu Maria Jose:)

    Un beso

    Luisa

    ResponderEliminar