lunes, 7 de septiembre de 2009

RUIDO DE SIRENAS

El ajetreo del día a día me impide a veces oir alarmas que suenan dentro de la familia, pero, de repente un zumbido de fondo, que quizá llevaba sonando mucho tiempo y al que nos habíamos acostumbrado, se convierte en una sirena. Me preocupa, uno de nuestros hijos que tiene veintipoquitos, habla y habla pero sin concretar el problema. Quiero creer que no es grave, que se trata de una decepción. Contamos con la solidaridad de los mayores y espero que su angustia se transforme en crecimiento, pero por el momento está sufriemdo; esperemos que el problema de la cara pronto para poder abordarlo.

En familia las alarmas suenan constantemente.

Ultimamente ya no puedo estar en la concina sin tener que apartar a mi pequeña Ana para que no se queme o leer sin que se recueste en mis rodillas. Me empiezo a acostumbrar a que mi benjamina entorpezca mis movimientos situándose en medio, pero ... hoy, mientras escribía en el ordenador el ratón chocaba constantemente con su brazo, repetía lo escrito y no me dejaba concentrar; la dije con suavidad: Ana, por favor, déjame respirar, no puedo ni mover el ratón. Me respondió: "¿hubieras preferido que yo no naciera?". Mazazo que abortó mis planes, dejé de escribir. Ana tiene celos.
Intenté explicarle pero ella me preguntó: ¿hubieras preferido que viviera José en vez de yo?. Astutamente dirigía el enfoque de sus celos a alguien imposible porque José murió poco después de nacer. Su verdadera "rival" es Elena, que se ha convertido en una cotorrita que repite continuamente Ana, Ana, Ana.


Los celos no habían sido un problema en casa porque son muy seguidos, pero resulta que mi benjamina se siente desplazada y no por un hermano sino por su sobrina.

Va a ser difícil porque los tíos se vuelcan en Elena y Ana ha pasado, de repente y sin remedio, a ser mayor. Lo cierto es que todos los ojos son pocos para este tormentín de 14 meses, comprobad vosotros mismos como sube a las literas:



video

7 comentarios:

  1. pobre Ana! quien te iba a decir a ti que alguno de ellos pasaría celos, verdad? Atención con esta niña Mª Jesús.

    Y, Elenita, que psicomotricidad con 14 meses! Me la puedo comer!!!es que tiene toda la gracia esa pequeñaja.
    un beso

    ResponderEliminar
  2. esa niña es una bendicion del cielo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Querida Mª Jesús,

    Os sigo desde hace tiempo, y llegué a vosotros desde los "jefes" de Benita. Soy madre de una mini familia numerosa y hermana en otra también "mini", sólo tres hijos en cada caso. También trabajo fuera de casa y hago vida de directora de circo o más bien, de juglar con muchos platos en el aire.

    Me decido a escribirte porque mi hermana (aunque más mayor) está pasando también una etapa como la de tu hijo. Pero ella ya ha llegado al momento de la terapia y la farmacología. Y está siendo durísimo. Y aunque el psiquiatra insiste en que no es culpa de nadie, en que ese sentimiento es tóxico para los demás, no dejas de preguntarte qué hiciste mal, en qué momento la distancia no fue la adecuada, en qué momento hay que dejar de observar para actuar o a la inversa. No es una reflexión muy concreta, lo siento, es más una experiencia. Pero esto me hace saltar a lo de Ana, porque una de las cosas que se deduce de lo que mi hermana es capaz de decir es que siente muchos celos, celos incomprensibles para los demás, celos que nos parecen injustos pero que ahí están.

    Vosotros sois muchos y vuestra red es tupida así que creo que vuestros hijos estarán bien pero para mí, vivir esto a los treintaytantos, siendo hermana mayor, está siendo duro.

    Gracias por todo, leerte es siempre valioso, y perdona el "testamento".
    Un beso,
    Carmen

    ResponderEliminar
  4. Y, se me olvidaba, vaya muñeca tenéis en casa... enhorabuena por esa nieta preciosa!

    ResponderEliminar
  5. Espero que la preocupación de tu hijo (creo imaginar por lo que he leído atrás, cuál es) dé la cara pronto, porque como dices, cuanto antes sepamos a qué nos enfrentamos, antes pondremos remedio. En cuanto a lo de Ana, es normal. Estoy segura que, entre todos, lograréis darle la confianza necesaria, para que asuma, que su lugar, no lo ocupa nadie...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Creo que son celos inevitables del menor de la casa. Yo fui el más pequeño de mis seis hermanos y recuerdo aún esa situación.
    Algo parecido le debió suceder a mi madre cuando escribió estos versos:

    LA CARTA


    Escribir una carta
    parece muy sencillo,
    muy sencillo parece
    pero…¡tengo seis hijos¡
    Seis hijos como soles,
    ¡mas todos tan chiquitos,
    tan traviesos y alegres
    fogosos e impulsivos¡
    Cuando ven que me siento
    y que la pluma enristro,
    corriendo vienen todos
    y armando gran bullicio.
    Uno me empuja el brazo,
    otro grita “¡yo escribo¡”
    “-¿Quieres que ponga el nombre?”
    “-¡A ver, hacedme sitio¡”
    “-¡Quién me lleva la mano¡”
    vocifera el más chico.
    “-¿Queréis estaros quietos?”
    impaciente les digo.
    “¡No metas ese dedo en el tintero, niño¡”…
    ¡¡Ya se vertió el tintero¡¡…
    -¿No lo estáis viendo?-grito.
    ¡Sobre el blanco papel,
    el Mar Negro¡… Desisto.

    Escribir una carta
    parece muy sencillo,
    muy sencillo parece
    pero… tengo seis hijos.

    Eladia M-E.A.

    ResponderEliminar
  7. los celos son una enfermedadque no se mide con el termómetro ni se cura con paracetamol.¡Esas son las peores!
    Habrá que echarle horas y paciencia...suele funcionar.
    Lo del mayor...supongo que más de lo mismo.Bss

    ResponderEliminar