martes, 3 de marzo de 2009

NUESTRO POBRE

Leyendo la última entrada de Mª Angeles, comencé a imaginar una historia para aquél hombre al que quitaron sus hijos porque no podía alimentarlos, y recordé a "nuestro pobre".

Así dicho -"nuestro pobre"- suena a "no nos falta de nada", pero no es eso; este hombre ha llegado a ser uno de nuestros más próximos, le vemos casi todos los días.

Todo empezó hace 3 o 4 años al hacer “la Visita” en la parroquia, Anita, con dos o tres años, sonreía al pobre que estaba en la puerta y le daba una limosna, Tenía aspecto de lord inglés venido a menos, abría la puerta de la Iglesia con una leve reverencia: En un principio pensamos que su amabilidad era puro marketing pero con el tiempo empezó a revelar una preocupación muy personal por los niños, incluso a obsequiarles: un coletero para el pelo, un llavero, globos... pequeños detalles muy estudiados según edad y sexo. Los niños encantados, nosotros perplejos…. Nos dimos cuenta de que el pobre disfrutaba con aquellos segundos que parábamos antes de la Visita, incluso hubo que adelantar unos minutos para que nos diese tiempo a todo. Así iban transcurriendo los días y el “coincidir” en la puerta de la Iglesia era todo un encuentro, breve, pero intenso.

Hace dos Navidades -después de las vacaciones- volvimos al hábito de la Visita y allí estaba "nuestro pobre" con una sorpresa para nosotros. Los Reyes nos habían traído un pequeño ajedrez de cristal (foto de cabecera). Estaba en su caja precintada, sus ojos brillaban mientras nos daba su regalo. Los niños lo agradecieron con naturalidad, pero Luis y yo no sabíamos como encajar este “cambio de papeles” ¿Cómo responder ante el regalo de reyes del pobre?. En mi despacho tengo una imagen pequeñita de la Virgen de Fátima; es una virgencita de plástico, que yo nunca hubiera comprado pero me emocionó este hombre que me alcanzó corriendo en la calle y me dió la imagen para que me protegiera.

Ahora veo que nunca ha habido “cambio de papeles”, nuestro pobre nos ha dado siempre mucho más que nosotros a él. Así el año pasado cuando le vi. siguiendo la procesión de Viernes Santo sentí verdadero orgullo de su porte elegante, sobrio, de que nos hubiese obsequiado con su amistad, de saber que nos tenia presentes, me sentí, privilegiada…enriquecida.

En este curso los horarios de los niños han cambiado y coincidimos menos, pero siempre nos pregunta por los niños y nosotros nos interesamos por su salud. Este año ha sido muy duro para él a causa del frío.

Hace unos días los mayores propusieron dejar encima de una mesa el ajedrez de cristal para jugar en ocasiones (son muy aficionados), pero yo me negué; se puede romper casi cualquier cosa en casa, pero el ajedrez de cristal tiene un valor especial.


21 comentarios:

  1. ¡Que bonito! Hace años yo tuve un kleenero que estaba siempre en la misma esquina y cuando pasabamos de vuelta a casa nos tiraba kleenex por la ventanilla porque eramos "mu buena gente", se llamaba Poli y en Navidades su esquina estaba como los antiguos elevadores de los guardias de trafico, llenos de regalos, la gente del barrio lo queria.

    ResponderEliminar
  2. Nuestro amigo se llama Manolo.No me gusta que mis hijos digan que es pobre.Es un amigo que a veces necesita ayuda y otras nos la da.Un beso

    ResponderEliminar
  3. No sé cómo le hacen, pero qué afortunados son, tienen tantas buenas historias para contar... definitivamente León será un destino que agregaré en mi "wish list" de viajes, algún día los conoceré en persona!!!
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. OH¡

    No se qué decir. Me he quedado helada...

    Qué bonito cielo.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. Que no se rompan.
    Ni el ajedrez.
    Ni él.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Son de esas personas que ocupan un lugar enorme en nuestra vida y a veces ni se dan cuenta...

    ResponderEliminar
  7. Es una historia fantástica! Está claro que es tan importante saber recibir como dar. Es como cuando visitas a un enfermo. Crees que haces una obra de caridad y sales enriquecida de la experiencia.

    ResponderEliminar
  8. Precioso. Sin palabras.
    Yo siempre he dicho que el valor de las cosas no lo da el dinero.
    Es una historia de verdadero amor, sin esperar a cambio nada más que una sonrisa y esas palabras que seguro nadie le obsequia.
    Un post encantador.
    besos

    ResponderEliminar
  9. Tal vez incluso no viniera a menos, sino que fuera a más por propia voluntad. Yo de estas cosas no entiendo, dicen que me equivoco con asiduedad.

    Sea como sea hasta un ciego puede ver que esto vale más que muchas y muchas otras cosas juntas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Nuestros pobre-ricos

    son a veces el aliento

    más legítimo

    cuando menos esperamos!

    Desprenden algo

    que les hace generosos,

    bellas personas,hermosos.

    besos

    ResponderEliminar
  11. Me has emocionado, estoy casi seguro que para ese hombre sois una parte muy importante de su vida. Seguid pendientes de el y regalandole vuestro cariño. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Son seres de la estirpe de la viuda pobre del evangelio: de su pobreza lo dan todo, y Uds han tenido el mérito de aceptar su generosidad. Esa "inversión de papeles" requiere humildad.

    Un beso, linda historia.

    ResponderEliminar
  13. Ayyyyy qué historia, MªJesús, de inusual parece no real- Me has puesto los pelos de punta; la mía en el taller literario no se creían que fuera real.
    Si fuera capaz me gustaría elavorar un relato con tu historia ¿me la prestas?
    Un besote y buen día

    ResponderEliminar
  14. Camino de casa, cuando dejo a los niños, siempre hay un joven rumano que me ofrece klenex, después de unos cuantos años, cuando me ve, me dice: "hola, mamita, te quiero mucho".
    Creo que él me da, más que yo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Yo me he quedado como Guerrera; y lo que me sale poner es tan largo y personal, que no debo...jajaja.

    Sois afortunados, por tener tanto para dar y tanto para compartir.

    Muchos besos familia...y dile a Luis que nos escriba, que le ayudará a que se le pase el bajón...o al menos nosotros, lo intentaremos.

    ¿Vais a estar en León en el Puente de San José?

    ResponderEliminar
  16. Buenos días MªJesús... he visto tu notita; muchas gracias. Si armo una historia decente, te lo haré saber.
    Un besote

    ResponderEliminar
  17. Me sumo al comentario de Alemamá y me posiciono de parte de los niños:Estoy casi segura de que "vuestro pobre"-gran señor-estará muy contento si utilizan los niños el ajedrez, y como en el tablero se desarrolla una batalla,seguro que no está mal incluso que los personajes adquieran realismo:una cabeza cortada,un brazo herido...Ya se sabe,donde hay amor hay dolor y donde hay vida hay batalla.
    Yo apuesto por darle uso.

    ResponderEliminar
  18. En la salida de misa en donde me casé (Uruguay) siempre había una señora con varios hijos y era muy simpática y estaba siempre pidiendo cosas para sus hijos. Tuvo 9 y una le falleció de pequeña de cáncer.
    Pues resulta que este noviembre de paseo por mi Uruguay me la crucé caminando y me reconoció, me hizo ilusión.
    Cecilia I.

    ResponderEliminar
  19. Qué entrada tan bonita... Sobre todo, porque te hace darte cuenta de que detrás de cada persona que pide por la calle, o que no tiene hogar... a veces hay un enfermo, pero también puede haber un corazón enorme, un hombre educado, generoso...
    De esta manera "re-aprendemos" a mirarles a los ojos, como nos gustaría que hicieran con nosotros. Es una entrada preciosa.

    ResponderEliminar
  20. Entiendo que ese ajedrez tenga un valor especial.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Gracias por vuestros comentarios. Nuestro amigo es un hombre de sesenta y tantos que siempre está alegre. Me parece extraño que un hombre tan cordial esté solo. Pienso que son muchos los dramas que existen y que tenemos que dar muchas gracias los que vivimos en compañía porque es un verdadero regalo. Hay muchas personas a las que nadie les ama incondicionlmente, incluso puede que sean familiares nuestros, que están a nuestro lado. A veces es más fácil conectar con un pobre de la calle que con un familiar al que, en conciencia, debemos amor. Me lo estoy diciendo a mí misma, es una reflexión en voz alta que comparto con vosotros en busca de ánimo para actuar.
    Un beso
    María jesús

    ResponderEliminar