sábado, 10 de enero de 2009

HIPERREALISMO

Una de las experiencias más fuertes y sabrosas que procuro repetir las más veces posibles es viajar con todos mis hijos lo más lejos posible, me siento vulnerable, sin refe­rencias, al frente de un puñado de chicos absolutamente confiados en mi desorientación. Esta tensa situación me hace estar de tal modo receptivo que resuelvo otras cuestiones que en la vida ordinaria ni siquiera sé que las tengo planteadas.

Pues bien, en el último viaje a París legitimé definitivamente mi incredulidad en los medios de comunicación: encontré la causa, concreté su alcance, y volví fortalecido. Todo empezó en el aeropuerto de Barajas, Teresa vio un personaje  famoso, pero --confesó la niña— era mucho peor que en la realidad, es decir, que en la Televisión. En EuroDisney, carac­terizado por el simulacro perfecto de lugares, paisajes y detalles pude comprobar que no se puede distinguir entre el decorado y lo real, más aún el simulacro llega a ser más real que la realidad, la precede: es hiperreal.

En igual sentido a la hora de valorar lo que acaece en nuestro entorno  lo que aparece es un entramado extraordinariamente complejo en que la realidad se entrevera con los simulacros o incluso queda sustituida por ellos, son, nuevamente: hiperreales. De este fenómeno la noticia es la responsable; han surgido sus servidores y todos somos consumidores de la noticia hiperreal, jus­tificados en el principio de la objetividad que separa los hechos de su valoración —para quedarse sólo con lo primero—; termina por omitir los antecedentes, el contexto y por supuesto lo más esencial: el valor. Y aunque han surgido los «opinadores» profesionales la falta de interés por el conocimiento profundo ha provocado que los medios -buscando la primicia- acaben en lo anormal, lo morboso, que provoquen el conflicto creando realidades…. con ello el decorado termine sustituyendo al paisaje con un concentrado de realidad muy escogido y "quien se mueva no sale en la foto". La manipulación está servida,  a nadie le interesa ver las cosas desde la seguridad del conocimiento firme que pudiera evidenciar no el acontecer, sino el valor de lo difundido, con lo que lo auténtico y lo verdadero llegan a aparecer como enemigos, por lo tanto se silencian condenándolos a no existir. Yo mismo no existo: tener 10 hijos supermajos y disfrutar de la vida más que nadie, no existe, y como yo cientos y cientos de casos que has de toparte con ellos (porque no existen). Otra cosa sería maltratase a Mª Jesús, cuanto más la pegase, más celebré me haría, y si explotase a mis hijos, en la prensa internacional. 

Es preciso, pues, lograr una nueva sensibilidad con la que se pueda descubrir las dimensiones reales de la vida, usurpada por un siniestro poder que teje y desteje las estructuras de una sociedad sin rumbo, en un sutil pero insistente afán de desunir, asustar y ensuciar, pienso que con el afán de mantener el poder con más facilidad sobre seres aislados, forzados al egoísmo por el miedo... por el miedo a la vida. Por eso esta nueva sensibilidad debe tener como base percibir todo con una dimensión vital: abierta a la vida. Frente al dominante cosmopolitismo de “comida rápida” y de aeropuerto internacional esta nueva sensibilidad debiera ser la vuelta a las raíces, el retorno al hogar, a la tierra que nos vio nacer, a la lengua de nuestros primeros balbuceos, a la patria,... y a la familia que nos nutre y nos identifica y  que ya es el único lugar en que no hay intercambios calculados o reglamentados sino que es el lugar de la confianza informal, es decir vital; y por consiguiente el último recurso para salir de esta honda crisis humana a que nos ha conducido el economicismo y la social-burocracia, tan inflados de realidad... tan hiperreales

 

 

18 comentarios:

  1. Lo primero de todo quiero agradeceros vuestra visita al Mundo de los Sueños y vuestros buenos deseos.

    Había visto algún comentario vuestro en blogs que ambos frecuentamos y han sido esas bellas letras que Mª Angeles me ha dedicado lo que al final ha enlazado nuestros destinos.

    Me ha gustado lo que escribes y estoy de acuerdo en que es necesaria esa vuelta al "hogar" la llamo yo. Esa sensación de calidez en el trato, de hacer las cosas bien pensando en la persona a la que van dirigidas, de vivir las pequeñas cosas, de observar más a la naturaleza... en fin...

    Gracias y un saludo desde Bilbo

    ResponderEliminar
  2. Es una paradoja pero en pleno siglo XXI estamos más desinformados que hace unas décadas.
    Los medios de comunicación manipulan constantemente la realidas, por su propia supervivencia solo tienen un horizonte, el de la audiencia,y saben que el morbo,la fatalidad y la desgracia les aseguran ese horizonte. Pero a veces la realidad no es lo suficientemente escabrosa, entonces ellos la crean, la modifican y la sirven en la televisión, radio y prensa para que produzca el efecto previsto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Luis, por tus letras llenas de sabiduría, una gran reflexión.

    Siempre lo fácil es hacer morbo de lo horrendo, lo difícil es hacer resurgir y plasmar la belleza y conseguir mostrársela y llevarla a los demás.

    Por lo demás, suscribo al 100% el comentario de Toro.

    Un beso, queridos. Me ha encantado este post.

    ResponderEliminar
  4. Hace 10 años cuando yo estudiaba periodismo ya existía el debate de si la televisión realmente ofrece a la gente lo que quiere ver o por el contrario ve lo que le ofrecemos porque no hay ora cosa. Es muy difícil ser objetivo y contar la verdad cuando estás informando en contra de los intereses de las empresas que te pagan. Yo salí muy desencantada de la carrera.

    Es mi opinión es una noticia más interesante el que existan familias como la vuestra a que salgan familias destrozadas por maltratos, crímenes, hogares rotos, etc. Pero supongo que eso no vende.

    Un buen debate, Luis.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Es que las buenas noticias como la de tu familia Luis no venden segun los jefes de medios. Es una lastima necesitamos tanto de buenas y bellas noticias...

    ResponderEliminar
  6. Manipulación y morbo no dejan espacio a verdad y a la felicidad de las cosas pequeñas.
    Y sí que existes,vaya que si existes.

    ResponderEliminar
  7. Nosotros estuvimos allí en septiembre, y es cierto, que lo irreal a veces se nos muestra como más real que la realidad misma. sobre todo en ese entorno de fantasía, tan "real".
    Pero también es cierto tu planteamiento profundo, el de la importancia de las cosas que irreales o inmerecedoras frente a las que sí lo merecen... Una pena pero es así. por suerte sigue habiendo personas como tú que nos hacen pensar...
    besos Luis

    ResponderEliminar
  8. Querido Luis:

    Por supuesto, que existir existes, es evidente, recuerdo hace unos años al comenzar mi hija en el cole, le decía yo a una madre, me siento pequeñita, y esta madre me contestó, se una persona normal, huye de la perfección, que si yo te contara cada caso de perfección que he visto como profesora, te quedarías muerta, y ese es el problema, vivir a la galería es al fin y al cabo representar un papel, y el problema de esta sociedad es que no se sabe cuando se interpreta y cuando se es sincero y natural. Así que choca para muchos determinadas formas de ser.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Dices muy bien:La falta de interés por el conocimiento profundo ha provocado que los medios -buscando la primicia- acaben en lo anormal, lo morboso, que provoquen el conflicto creando realidades…. con ello el decorado termine sustituyendo al paisaje con un concentrado de realidad muy escogido y "quien se mueva no sale en la foto". La manipulación está servida, a nadie le interesa ver las cosas desde la seguridad del conocimiento firme que pudiera evidenciar no el acontecer, sino el valor de lo difundido, con lo que lo auténtico y lo verdadero llegan a aparecer como enemigos, por lo tanto se silencian condenándolos a no existir.
    BUENO PUÉS ASI ESTÁN LASCOSAS Y LO MALO NO ES NO SALIR EN LA FOTO, ES QUE TE ATAQUEN Y ACABES EN EL HOSPITAL, ALGÚN CASO CONOCEMOS.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  10. Hay que ver que metafísico estás, de verdad...

    Yo creo que en la tele, todo es falso...aunque he de reconcer que hace un par de años fui a un concurso (Cifras y Letras) y al verme en la pantalla logré reconocerme...jajaja...también fue verdad que cobré lo que gané; ¡Faltaría más!

    Tengo amigos guionistas y dicen que están escritos hasta los estornudos...y mi tía, que es concursadora nata...ha visto más trampas...

    Ya no entro a valorar los programas que denigran a las personas por dinero, los que abusan del cotilleo falso para ganar audiencias o simplemente de los telediarios, que dicen las cosas según quien mande.

    Ese es el problema de esta sociedad; que tan grande es el bombardeo...que la gente vive desorientada del todo.

    Tú sigue paseando por la calle con tus simpáticos hijos, que eso de que más de uno se frote los ojos, es una buena señal...además de una buena obra...jajaja.

    Besos a todos

    ResponderEliminar
  11. Luis este tema es un gran debate, podríamos estar horas y horas hablando sobre él.

    Hoy en día se ha perdido el horizonte de la información, sólo venden las noticias escabrosas, las tragedias y las catastrofes. Y lo peor de todo es que en la mayoría de los casos encima están manipuladas y/o enfocadas a defender intereses de terceras personas y/o empresas. Es una verdadera lástima.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Muy buena reflexion ojala siempre recibieramos noticias asi!

    Besitos chicos que tengan un maravilloso día:)

    ResponderEliminar
  13. Hola, vengo recomendadisima.Enhorabuena os voy a enlazar para teneros a mano cuando me desoriente yo también.

    ResponderEliminar
  14. Os he estado leyendo.Enhorabuena y Felicidades.
    Encima moteros.Yo soy motera consorte ja ja...Hace poco estuvimos en León en una carrera de motos, una prueba de trial clásicas.Igual estuvisteis.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. El tema de los medios de comunicación es "insondable".Cuando uno vive la "noticia" de primera mano, ve que de lo que se dice, a la realidad, hay un trecho bastante largo. Pero creo que tenemos algo buenísimo en nuestras manos, que es internet. Los blogs, por ejemplo, aquí no existe intermediario posible. Dices lo que piensas y vives, y punto. Por eso son tan incómodos para el poder.Hay que aprovechar este medio, para crecer como personas.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  16. Bueno, es un tema para largo y tendido. En general tengo más curiosidad y me gustan las noticias alegres y positivas.
    Pero sin embargo, el interés por esas otras noticias de quién hace qué y con quién, predomina.
    No sé si será derivado de la inseguridad, de la inmadurez de contemplar la desgracia ajena para compararla con la situación de uno y autocalificarse positivamente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Muy buena reflexión Luis, la verdad es que es una pena cómo ha ido cambiando este mundo ya entrado en el S XXI y tan atrasado en algunos aspectos.
    Cariños para María Jesús. Dile que le mando un mensaje por facebook. Gracias.
    Cecilia I.

    ResponderEliminar
  18. Que buena comparación la de EuroDisney con la hiperrealidad de este mundo.

    Si alguna vez quieres conocer una ciudad que más "hiperreal" es "hipersurreal" no dejes de visitar la Ciudad de México; seguro que tienes más de una experiencia "peculiar".

    Saludos

    ResponderEliminar