miércoles, 14 de enero de 2009

CAMINA O REVIENTA


En ocasiones la vida pesa más y no hay ninguna causa razonable para ello, sencillamente pesa. Recurro entonces a momentos del pasado que he grabado conscientemente en mi mente para desdramatizar en estas ocasiones. Uno de esos momentos, que recordaba hoy, sucedió hace muchos años, al final del embarazo de Pablo. Ese día yo llevaba colgada una bandolera cargada de documentos urgentes para estudiar en casa y unas cuantas bolsas de comida; caminaba deprisa para llegar al autobús de regreso a casa; pero a unos 300 metros de la estación mis brazos ya no resistían el peso de las bolsas y tenía la sensación de que me iba a desplomar; conseguí llegar al autobús con lágrimas de rabia en los ojos, fue entonces cuando vi el titulo del libro que leía el pasajero que iba sentado delante de mi: "El Lute, camina o revienta". Yo no tenía nada contra aquel presidiario que se había puesto de moda por sus huídas de la cárcel, pero en aquel momento toda la rabia que llevaba dentro la proyecté hacia él. Camina o revienta -pensaba yo- ¿y eso es noticia?, yo me sentía reventar cada día con aquellos mas de 4 kilos y medio que pesó Pablo y sin tregua para el descanso.

Chesterton escribía que la aventura mas real de todas es quedarse en casa; la virtud clásica de los militares de coraje y audacia se ha convertido en virtud doméstica porque nada en todo el universo requiere mas de esta virtud que la decisión de empezar una familia y quedarse en ella hasta la muerte.

"Solo hay un aventurero en el mundo, como puede verse con diáfana claridad en el mundo moderno: el padre de familia. Los aventureros mas desesperados son nada en comparación con él" (Charle Péguy).

Solo se trata -me consuelo- de caminar firmemente hacia adelante ignorando el cansancio, solo se trata de vencerlo porque, en realidad ¿de qué me quejo?. Si subo la cima de este monte, quizá mañana vea el cielo. Maria Jesús

22 comentarios:

  1. Dicen que el trabajo dignifica al hombre, aunque creo que más que al trabajo en sí, esa palabra se refiere a ese esfuerzo del que hablas, ese sano esfuerzo que cada día nos mantiene agarrados a la vida. Sigue caminando, Maria Jesús, unos días conseguirás subir la piedra a la montaña, otro día te quedarás a medio camino, pero el premio no está en alcanzar la cima, sino en proseguir tu camino sin darle cancha al desaliento.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad cielo, no hay mayor proeza que la de superar y ofrecer el cansancio de la vida cotidiana, la oculta, la que sólo ve tu familia y a veces ni siquiera ellos, sino sólo el Señor.

    Anoche yo estaba agotada y me estuve quejando, además estaba de mal humor. Me metí en la cama con el libro del mensaje a las almas pequeñas para iluminar un ratito de oración y al abrirlo al azar como siempre hago, lo primero que leí fué: "¿Crees que se puede alcanzar la santidad durmiendo sobre el terciopelo?. Tu cansancio me pertenece, entrégamelo. Permanece cariñosamente unida a mi. Trabaja apaciblemente bajo mi mirada."

    Flipé.

    Te regalo este pequeño fragmento MJ. Por si te sirve de ayuda en tu cansancio del día a día.

    Abracito.

    ResponderEliminar
  3. Cuesta,cuesta pero estoy segura de que en el cielo nos tienen preparada un silla en primera fila.Eso espero, porque después de tanto trabajo como nos toque columna...Mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  4. Pero qué agradable

    es llegar y dejarse

    descansar,viendo

    que no hemos ignorado nada

    con todo a cuestas,

    nuestra historia omnipotente!

    Pablo cuatro kilos....

    MªNoël 5k y 1/2.....

    Ahora lo que duelen son los huesos

    y la falta de besos........

    Te quiero

    ResponderEliminar
  5. Me ha venido a la mente la frase tonta de Fama: "La Fama cuesta y es aquí donde vais a empezar a sufrir".

    Es ya un tópico, pero es verdad que para que las cosas sigan adelante, progresando y como dices, en algún momento, llegar a la cima...hay que sufrir y sudar.

    Con tu metáfora de la montaña, no hay más que mirar la realidad de todos esos que escalan a lo bestia, en al Filo de lo Imposible o algo así...

    Para mi, absurdo, irracional y ganas de jugarse la vida, pero está claro, que algo debe haber ahí arriba y estoy convencida, eso sí, de que cuando llegas, te sientes genial.

    Llevalo a tu propia vida y verás todas las montañas que has escalado con éxito...porque, que yo sepa, sigues ahí ¿no?

    Cada día es un nuevo reto...hay que tener fe en la "vida", en Dios y en uno mismo...no es bueno perder la perspectiva de la esperanza...que ya sabes "nunca defrauda".

    Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  6. Animo!!! eso me digo yo.... ayer comenzaron mis hijos el ciclo escolar, y luego de casi tres meses de levantarnos temprano pero sin mayores prisas, ayer comenzamos a oir el despertador a las 5am!!! Y de allí, la vieja cantaleta: arriba, báñense, bajen a desayunar, ¿llevan todo?, lávate los dientes, peinate un poquito, ¡pon buena cara!, etc, etc, etc.
    En fin, de acuerdo con Inés: espero una silla de primera fila....
    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado MªJesús, gracias.
    Entre tus pensamientos, uno que compartiré siempre contigo, aunque el cansancio nos puedaen el camino,siempre hacia adelante, por qué? por lo que tu dices de una manera tan hermosa en el final, subir el monte y seguro que veremos el cielo, sin miedos y sin quejarnos(o bueno, sólo un poquito,je,je), porque sabemos por lo que debemos en el fondo dar tantas gracias.

    Un beso fuerte, aventureros y heroes domésticos del día a día.
    Paloma

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué bonito e instructivo, amiga!.
    Sobre todo te das cuenta de que como dice Coelho, el camino está lleno de señales de todo tipo, y lo importante es verlas.
    Me llegó muy dentro.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Pues agarraicas de la mano, Maria Jesús, je,je
    Te espero en mi DESPACHO LAICO.
    BESOS.
    Por cierto, no me habéis dejado descansar ni una semanilla. Soy buena.

    ResponderEliminar
  10. Claro que cuesta, si me cuesta a mi que no tengo nada de lo que quejarme.

    El 11 de marzo de 2004 nos pasó algo muy duro, sufrimos y lloramos mucho, pero desde entonces pienso en lo agradecida que debo estar a diario por lo que tengo...y que hay que dar gracias a Dios todos los días: todos...los buenos y los malos.

    Eso no quita que algunos días se haga un poco durillo...

    Me parece precioso lo que has dicho de "Solo se trata de caminar firmemente hacia adelante ignorando el cansancio, solo se trata de vencerlo porque, en realidad ¿de qué me quejo?. Si subo la cima de este monte, quizá mañana vea el cielo"

    Me lo copio para mí.

    Primera fila seguro!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Estoy de acuerdo que lo que más cuesta es lo que a veces menos lo parece.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Gracias MªJesus por este post. A veces cuando uno se queja un poco sin darse cuenta de lo trabajoso que es intentar sacar adelante una familia, de lo poco reconocido, de lo importante de esta tarea, etc, la gente te mira pensando en que tú te lo has buscado o te compadecen porque creen que te estas justificando. Dan ganas de gritarles que estamos cuerdos, que somos realistas, que vivimos en el mundo y que asumimos nuetro papel con todas las consecuencias. Esto no quita para que la vida se nos haga pesada en determinados momentos.

    ResponderEliminar
  13. Hay que intentar ser fuertes y luchar contra la tempestad. Subir a la cima puede ser muy sacrificado pero estoy seguro que luego vendrá la recompensa.

    ResponderEliminar
  14. Fantástica la cita. Te la copio para el post de hoy, que celebramos el cumple de mi hermano Pablo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Mª Jesús, entrar por aqui es siempre reconfortante.

    Nadie en su sano juicio podria pensar que el camino de la entrega es siempre facil, lo importante es confiar en la meta y en el camino no perder el norte, y lo meritorio es mantener esa actitud que tan bien reflejais vosotros.

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué maravilla de palabras, María Jesús!. Yo llevo la vida de padre con bastante resignación y tengo que decir que lo que has escrito me ha llegado y me ha hecho ver una perspectiva diferente de mi papel como progenitor.

    El episodio aeroportuario que no-cuento, pero se entiende, en mi blog lo viví con mi familia que incluye a dos niñas de 3 años y 1 año y medio. Tres días de viaje durmiendo en Madrid y Miami y deambulando por los aeropuertos durante horas y horas. Al final lo único que te preocupa son ellas y su bienestar y de ahí que los nervios estén a flor de piel para que encima venga una empleada de Iberia a decirte que ella lleva todo el fin de semana trabajando. Como si no se lo pagaran.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Nunca nadie dijo que seria facil, llevar adelante una familia, aunque tiene sus ventajas, especialmente en nuestros niños, pero que cansancio Dios!

    ResponderEliminar
  18. Leí, que a Dios le cansaba estar en todas partes,y para ayudarse, creó a las madres, y debe ser verdad, porque todas sufrimos cansancio crónico

    ResponderEliminar
  19. Yo hay días que creo que no voy a llegar al final:la derrota, el cansancio, el desanimo, tanto, que apenas mis pies se arrastran hasta llegar a casa... y cuando llamo a la puerta porque ya ni energías me quedan para sacar las llaves, alguien me abre la puerta con una enorme sonrisa y un martini en la mano "bienvenida a casa a la mejor mamuli del mundo" Entonces MªJesús se me olvida todo y me rido a mi familia.
    Un besazo enorme y buen finde

    ResponderEliminar
  20. El camino es duro y la subida a la montaña, agotadora, pero ¿y la satisfacción de alcanzar la cima y bajando la mirada contemplar el valle?
    Saludos afectosos.

    ResponderEliminar
  21. Mi marido dice siempre: "Me voy al trabajo a descansar", yo creo que con eso, está todo dicho.
    A mí lo que me ayuda es mirar hacia arriba, mirar a Cristo, porque si me miro a mí misma, me hundo. Mirándole a él, puedo andar sobre las aguas.
    Bueno, me ha salido muy "evangélico".
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Ánimo,aventurera, que llevas mucho en el camino. Descansa para reponer fuerzas, pues tu patrulla te necesita fuerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar