sábado, 22 de noviembre de 2008

CONCILIANDO....


En el post anterior se borraron comentarios. ...uno de los chicos que tienen acceso a las claves los borró queriendo borrar uno suyo, perdonad.


En septiembre del año pasado me hicieron, aún no sé por qué, una entrevista para la Gaceta de los Negocios. En principio trataba el tema del Máster que estaba estudiando, pero la periodista Isabel Solano, que resumió muy bien nuestra conversación, lo publicó como conciliación. En estos días en que el trabajo me tiene muy ocupada, recordé la entrevista que os copio:

Usted acaba con los tópicos sobre la imposibilidad de compaginar vida familiar y vida laboral. ¿Cuál es su secreto para lograr la conciliación?.

Fuerza de voluntad y ganas de lograrlo. Algunas épocas resultan duras porque hay más carga profesional, o bien varios niños se ponen enfermos a la vez. Pero se trata de establecer unas prioridades, poner cada cosa en su sitio y tener claros los valores. En mi caso lo primero es la familia por mayoría absoluta, aunque esto engarza a su vez conmi idea del trabajo: realizarlo bien me sirve para enseñar a mis hijos su importancia.

¿Qué ha dejado por el camino?

Mi marido y yo decidimos desde el principio que trabajaríamos fuera y ambos hemos hecho renuncias, pues él también procura pasar muchas tardes en casa. Al aprobar las oposiciones podía haberme dedicado a profundizar en algunos aspectos del Derecho que me interesaban o que eran más prestigiosos. Con todo, me di cuenta de que cualquier jurista podía escribir un artículo sobre esos temas, pero solo yo podía educar a mis hijos.

¿A qué ha renunciado?.

Recientemente pude optar a un Registro mucho más grande que el mío y con unos ingresos bastante superiores. No tenía sentido aceptarlo: ganaría más dinero para mis hijos, pero no podría educarles.

¿Le cuesta organizarse a diario?.

No resulta difícil. En temporadas con más carga laboral hay que adaptarse mejor. Nuestros días son más o menos iguales. Nos levantamos alrededor de las siete, después de desayunar llevamos al colegio a las dos tandas de niños, comemos con el grupo que viene antes y esperamos al que viene después. Procuramos pasar en nuestro trabajo solo el tiempo que ellos están ocupados. Me llevo trabajo a casa, donde podemos estudiar juntos.

Con diez hijos es toda una experta. ¿Qué le llevo a ampliar su formación con el Máster de Matrimonio y Familia de la Universidad de Navarra?

Desde el punto de vista científico, muchos de mis compañeros del máster se pueden considerar más expertos que yo. Únicamente poseo muchas experiencias. A raíz de un seminario sobre conciliación pensé que tenía algo que transmitir, y no sólo quería mostrar una experiencia, que no tiene por qué ser válida para todo el mundo, sino una realidad. Desde 1986 he realizado varios cursos de orientación familiar en la Universidad de Navarra, y como me gustan las aportaciones de sus profesores, decidí cursar el Máster en Matrimonio y Familia. Me ha servido para confirmar que mis creencias en este ámbito son ciertas. Aparte, mis hijos están acostumbrados a que hagamos cursos de este tema y se sienten beneficiados.

¿La gente se sorprende cuando conoce su situación?

Algunas amigas me preguntan cuál es la clave para que el matrimonio funcione y haya un equilibrio en la familia. Para mí no está en tener diez hijos, sino en que cada uno lleve la vida que está llamado a llevar. Concretamente, mi camino es el del matrimonio y nunca me he propuesto un número determinado de hijos. Vinieron uno detrás de otro y, entonces, supe que era lo mío. Pero no significa que todos deban hacer lo mismo.

Un consejo útil a partir de su experiencia.

Cada uno tiene que hacer su propia vida, en la que debe entregarse y aceptar. Como dice el profesor de la Universidad de Navarra, Pedro Juan Viladrich, el desenvolvimiento del amor lleva el matrimonio bien vivido a su plenitud. Cuando me casé pensaba que estaba enamorada, y ahora veo que estoy aún más. Dentro de unos años espero decir “entonces creía que estaba muy enamorada”. Desde el principio quería que mi matrimonio saliera adelante, y sabía que si seguía los valores imperantes en la sociedad fracasaría. No quería que mis hijos sufrieran por una familia rota.




21 comentarios:

  1. Hola María Jesús:

    Que de días sin comentar, pero no sin leer, yo ahora acabo de pasar una de esas rachas en las que cuesta más organizarse, pero ya estoy mejor, ya te contaré por mail, un beso muy fuerte para todos, y especialmente para ti.

    FELICIDADES POR TAN EJEMPLAR ENTREVISTA.

    ¿Me dejas publicarla en el blog de mi club?

    Otro gran besote y un gran abrazote.

    ResponderEliminar
  2. Esta entrevista esta para publicarla por todos lados Maria es preciosa y muy rica porque habla desde la experiencia, me encanto.

    ResponderEliminar
  3. Te leo y parece que sea muy fácil, pero estoy seguro que no lo debe ser.

    Todo un ejemplo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Cada vez que os leo me quedo con ganadas de decir ¡Olé! y de pedir un fuerte aplauso.

    ResponderEliminar
  5. Cada vez que entro en tu casita y leo lo que tu eres y lo que tu haces.... mbe, querida, tienes toda mi admiraciòn y respecto!!!!!!
    Eres una Mujer con la M grande!!!!!
    La entrevista muy simpatica, pero tu de verdad eres una ... Wonder Woman!!!!
    Gracias por tus palabras y muchos abrazos romanos para ti y toda la familia!!!!

    ResponderEliminar
  6. Realmente hay que quitarse el sombrero ante vosotros. Como me gustó este post y ponerte cara, jeje. Un beso y ánimo para seguir haciendo mil cosas más en la vida.

    ResponderEliminar
  7. Hace ya un tiempo

    que ando con rodeos

    para decirte algo muy simple

    Te admiro,pocas mujeres

    llevan cumplido el anhelo

    de conciliarlo y verlo

    realizado....

    Me gusta como lo haces

    como lo dices,y evidentemente

    como lo vives!

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  8. Eres ilusión, esperanza, fortaleza, entrega, dedicación, mujer...y qué mujer!!!
    eres una maravilla, ma jesús, se respira todo eso al entrar en vuestro blog y subir hasta el 5º, como un libro abierto aprendí, de lo que hoy decidías y aún te sigues preguntando por qué te hicieron esa entrevista???? vuelvela a leer. besos

    ResponderEliminar
  9. ¿Por casualidad tuviste una profesora llamada Chinchilla? Trata mucho sobre este tema y la conozco, hemos coincidido en algunas bodas y es compañera de mi consuegro, profesor de IESES.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por tu visita. Es un placer, pasar por blog como esté. Huele a limpio.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Bonita entrevista, Maria Jesús. Es todo un ejemplo de que si se quieren hacer las cosas, no hay mas que tener voluntad de hacerlas.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  12. ¿Qué más te puedo decir sino que eres una mujer todoterreno? Te admiro.

    ResponderEliminar
  13. ¿Todavía no sabes por qué te hicieron la entrevista?
    Pues está muy claro.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Te he añadido,

    a ver si te sigo!

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  15. Si todos hiciéramos nuestra misión ejemplarmente cambiaríamos el mundo.

    qué wapas, qué ojoos¡

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  16. Saber lo que se quiere, con las ideas claras, y tener la suerte de poder llevarlo a cabo, es una gran fuente de satisfacciones y hace que la vida merezca la pena.
    Y por cierto; fijándose en esa nena tan guapa... tú lo que hiciste fue una fotocopia!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Muchísimas gracias por publicarla. Un abrazo-

    ResponderEliminar
  18. Enhorabuena,por la entrevista.Recibid mis saludos.

    ResponderEliminar
  19. Buenísimo, desde todo punto de vista!

    Tendría que haber más mujeres como tú (sobre todo aquí en Alemania... donde de la conciliación... nunca se ha escuchado, salvo en el Este, claro),

    un abrazo fuerte, felicitaciones y muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
  20. Que buena entrevista Maria Jesús, gracias por compartirla. Me gustan las respuestas que das, son muy coherentes. A mi también me gustaría decir dentro de unos años lo mismo sobre el amor y el matrimonio. Estoy muy enamorada, más que ayer pero menos que mañana, no?

    Besitos

    ResponderEliminar