miércoles, 8 de octubre de 2008

SANTIAGING de INVIERNO (1999)

Un proyecto del que solo salio la prueba
Programamos esta peregrinación como avanzadilla de la que en diciembre pretendíamos hacer toda la familia andando desde Astorga. Era nuestro propósito llegar a Santiago en los últimos momentos del 99 -aún año Santo- y recibir el segundo milenio en medio del Obradoiro. En definitiva, esta era una salida de reconocimiento. En bici comprobaríamos el estado del camino, la dotación de los albergues y concretaríamos las dificultades que pudiéramos encontrar en el invierno del nuevo milenio.
Así que, un viernes de enero na más comer, nos metimos en la furgona Isabel, Pablo, Carmen y Francisco Roas Prietos porque también venía Javierin Alaiz, todos niños entre 10 y 14 años... yo con 44, niño también por el síndrome de Peter-Pan. Nos aPrieta-mos, pues, entre las 6 bicis, los 6 sacos de dormir, las 6 mochilas y... las 3 -(solo 3!- linternas); dos horas y 20 minutos después estábamos en Sarria donde Alejandro, que por entonces vivía allí, nos ayudó a bajar del coche las 6 bicis etc.., y con urgencia se subía a la suya para acompañarnos hasta Barbadelo.

Ya había salido la Luna cuando Alejandro preocupado por nuestra insistencia de llegar hasta Ferreiros se dio la vuelta. Y mas allá, donde las corredoiras forman un puro laberinto, donde es fácil perderse hasta de día, el firme del Camino dejo de ser firme y tomo el tacto de un río fangoso.
"Pulgarcito por lo menos fue tirando migas de pan", dijo alguien, y es que tuvimos que volver sobre nuestros pasos al perder -en varias ocasiones- las indicaciones del Camino.... Pinchamos, perdimos la bomba y diversos objetos personales. Me puse de barro hasta las cejas,... hasta pesarme mas el que arrastraba pegado a los pies que el propio equipaje. Equipaje era la propia bici... pero hubo hasta quien encontró consuelo, Isabel, en las proximidades de un establo, gritó: "ahora noto el barro calentito entre los dedos de los pies...". "... pues no será barro" dijo Pablo dándola una pista.

Tanto tiempo “anduvimos” que se nos gastaron las pilas de las linternas. Fue en aquel oscuro momento en que se oyeron con nitidez aullidos de lobos (palabrita de niño bien educado), y lo que desencadenó, entre otras cosas, que el proyecto-fin de milenio perdiera muchos enteros.






Histórico momento en que armado con la bomba de hinchar me adelanté a otear el peligro. Aproveché, vertí aguas, .... no se donde puse la bomba y seguimos..... sin la bomba. El incidente dio para muchos comentarios puñeteros y risitas contenidas, pero no compré otra bomba ni para hinchar la bici, ni.... ni, .... para defendernos !punto! y vale de guasitas...



Afortunadamente Alejandro había llamado por teléfono y un hombre del albergue salió a buscarnos y nos recondujo hasta el alojamiento, que estaba limpio (como lo pusimos!) y caliente y vacío y gratis..., el proyecto-99 recuperaba los enteros perdidos. Allí quitamos a puñados el barro, y el no barro, que teníamos dentro de los zapatos, los lavamos, los pusimos en los radiadores y salimos en calcetines a comer "lo que sea".

A pocos pasos del albergue nos topamos con una aldeana a la que sugerimos, suplicamos, sobornamos, ... y nos hizo los huevos fritos mas ricos y más caros del mundo (que cominos en calcetines).
Al dia siguiente -sábado- con todo seco hicimos mas de 50 kilómetros, fue un dia delicioso, -los barrizales y los mierdales se veían y los esquivábamos-. Llegamos al "Monte do Gozo" donde dormimos solos (hacia tiempo que no veían un peregrino).


El domingo supermadrugamos, y a las 11 estábamos en la Oficina del Peregrino donde se negaron a darnos la Compostela, y es que nuestras credenciales cantaban que no habíamos hecho los 200 Kms. exigibles a los ciclo-peregrinos.
Pero Pablo, hay que conocerle, 15 minutos después volvió el solo y consiguió un acuse de haber llegado y ayudó a Misa... Allí estaba Alejandro, su calor y su apoyo son ahora un pensamiento alegre, además nos invitó a comer.
Luis

12 comentarios:

  1. Jajaja, no me puedo creer, Luis, que perdieras la bomba. ¿Seguro que la llevaste? ¿No se la darías a un lobo a cambio de que no te comiera y tener que hacer el resto del camino en la barriga del animal cuál abuela de Caperucita?

    ¿Para cuándo el libro o la peli de vuestras aventuras? Eso sí, para ti y para mí, me sigo quedando con la historia de la gasolinera y el rayo... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¿Cuantas veces habéis peregrinado a Santiago?

    Emocionanate historia...me ha faltado un cara a cara con el lobo...aunque pensándolo, si se hubiera dado...quizá no habríamos podido leer el post.

    :)

    Besos

    ResponderEliminar
  3. En Guatemala no hay lugares seguros como para realizar aventuras así... además tampoco tengo en casa a Peter-Pan...

    ResponderEliminar
  4. Lo primero es decirte que te está bien empleado. A ver si vas aterrizando querido Peter que no tienes arreglo.

    Lo segundo que ya no es necesario que al final firmes con tu nombre.En la cuarta o quinta palabra,al menos yo, ya sé que eres tú y no tu santa esposa.

    Ya te he dicho en otras ocasiones que yo también hice el camino con mis padres y mis tres hermanos.Pero mis padres eran...¿cómo decirlo? bueno,pues no lo digo,je,je

    ResponderEliminar
  5. q fue verdad, lo prometo ...los lobos y todo (solicito el recibimiento del juicio a prueba con la documental aportada)

    Desde el 5º-B se ven pasar peregrinos, (vivimos en el Camino), osea, Cris, que lo hacemos todos los días. Y todos los años... ¡al Camino voy! y... hacemos unas etapas.

    MJ se ha apoderado del blog, (osease que echarme de menos, que si me deja subo un post sobre el año que realmente hicimos el Camino

    Luisa, me he quedado con una intriga de como eran tus padres....¿? venga, porfi, cuenta...es la mejor forma de aprender, las barbas ajenas.

    ResponderEliminar
  6. Qué divertido!!!

    En una de estas me apunto con vosotros ehh...jajaj

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Todavía tengo pendiente hacer el camino de Santiago. He conseguido una sola etapa en Carrión de los Condes y fue de ida y vuelta (6+6=12), así que si un día necesitáis repetir la aventura, deseáis un capellán de campaña y los astros nos son favorables me vendría con vosotros... aunque tendréis que asegurar que sean más de doscientos kms recorridos. Enhorabuena por la entrada!

    Por cierto, Luis, esta misma mañana me darán la nueva Red familiar a la que espero invitarte. Tendrá espacios familiares (los usuarios son las familias) y temáticos (los usuarios son singles que escriben para las familias). Comenzaré con una versión beta de prueba y me gustaría que participáseis vosotros. Un fuerte abrazo. La invitación va también para los comentaristas de esta entrada: todos ellos gente sana: si estáis interesados podéis escribirme a joancarr@gmail.com

    ResponderEliminar
  8. Entran ganas de volver al Camino de Santiago :)

    ResponderEliminar
  9. Al día siguiente de terminar el Camino ya tenía ganas de volverlo a hacer, pero comparado con el vuestro, el mio fue de señorito, que vergüenza.

    ResponderEliminar
  10. Menuda aventura tuvisteis. Con el paso del tiempo se le ve el lado cómico.

    Eso está bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Jolín que aventura más chuli:

    Si no os importa pa la proxima avisar a la familia Genil-Ros que nos apuntamos seguros, y si no que se lo digan a mi marido, que me ha salido cabra montesa.

    Un beso para todos.

    ResponderEliminar
  12. Este blog es la bomba. Y esta familia la repera.

    El barrio tiene otro color desde que vinisteis a vivir aquí.

    ResponderEliminar