jueves, 21 de agosto de 2008

NORMALES E ILUSIONADOS


Hace poco me preguntaba una buena amiga por el Máster de Matrimonio y Familia que había cursado, yo le comentaba el ambiente tan lleno de ilusión que había disfrutado estos dos años. Su respuesta no se hizo esperar: "es que los que cursais esos estudios no sois normales". Sin duda mi querida amiga quiso elogiarme, pero despertó en mí ese punto de rebeldía que me brota cuando, apartándome de la normalidad, me borran del mundo de los que tienen algo que decir, algo valioso que aportar.
Estoy harta de que me digan que mi familia no es normal y que yo tampoco lo soy. Pues bien, me rebelo porque lo normal es lo que se ajusta a la norma, y así como en otros campos puede ser discutible cuál sea la norma, en cuanto al hombre y a la familia lo normal hay que descubrirlo adentrándose en la naturaleza humana, en el estatuto ontológico del ser humano. Por eso, puede no ser habitual tener diez hijos, pero es tan normal como tener la parejita, uno o ninguno, dependerá de muchos factores, pero en todo caso LO NORMAL ES LO QUE SE ADECUA A LA NATURALEZA HUMANA; de ahí que es absurdo presumir de tener muchos hijos, aunque yo no pueda evitar presumir, por separado, de cada uno de los hijos que tengo.
Los alumnos del Máster nos caracterizamos por ser personas ilusionadas porque hemos descubierto, adentrándonos en la naturaleza humana, que el hombre es un ser familiar, que ha nacido para amar y, por ello, se perfecciona amando; pero amando en su verdadero significado, que no es el exclusivo de sentimiento y sexo, sino el de compromiso, aceptación, entrega y sacrificio en busca del bien del amado.
Me parece que todos los que estudiamos este Máster antes de matricularnos ya habíamos descubierto en nuestras vidas, o al menos intuido, que el amor es voluntad y que solo dejando la piel por los demás en una entrega amorosa se camina hacia la felicidad. Nos matriculamos porque estábamos ansiosos de profundizar en ese descubrimiento y aprender cómo transmitirlo a los demás. Ese clima común de ilusión, que también compartían otros que terminarán años sucesivos, nos unía a los treinta y seis que definitivamente nos graduamos, pertenecientes a catorce nacionalidades distintas, a diferentes culturas y razas, a distintos grupos religiosos, la mayoría creo que simplemente católicos -como yo-, porque lo cierto es que cuando profundizas sinceramente en el ser del hombre, te encuentras irremediablemente con su Creador, que fue el que al crear al hombre estableció la norma.
No quiero alargarme más en este post, pero quizá en sucesivos convenga distinguir en materia de amor y familia lo normal y lo patológico, aunque esto último se vaya conviertiendo en habitual, nunca en normal.
Un abrazo
María Jesús

16 comentarios:

  1. Lo que no es normal,no es normal, por mucha gente que lo haga.
    Besos
    Luisa

    ResponderEliminar
  2. Es cierto lo que dices. En este mundo en el que tanto se quiere jugar con el lenguaje para pervertirlo y usarlo según convenga, nos quieren convencer de que LO HABITUAL se convierte en NORMAL porque lo hace la mayoría o la mayoría lo acepta, cuando no es cierto. Además es fácil de explicar: es HABITUAL que mueran niños de hambre, pero no es NORMAL. Y así con la mayoría de lo que ahora quieren hacernos ver como normal sin serlo.

    Entiendo perfectamente lo que dices porque llevo toda mi vida oyendo a mis amigos diciéndome que soy raro (también como un halago, pero rechina, es cierto). Y yo siempre pienso "los raros son los demás"...

    ResponderEliminar
  3. Hola María Jesús:

    Tercer intento de hacerte un comentario sobre tu nuevo post, al que me uno, y ratifico, porque antes lo intenté pero como ando malilla, cada veinte minutos he de emolar a Bolt el de los juegos olímpicos en dirección al excusado.

    Lo que quería decir, que cada mujer tiene una capacidad a la hora de criar a los hijos, y Dios que sabe tanto, nos da a cada una los que podemos educar, hay mujeres que con uno solo se rebozan, otras gestionan el como el cuando y el donde, para la parejita, aunque a veces Dios se encarga de ponerlas en la realidad, otras se abren a la vida y reciben a los hijos como una nueva alegría, y la vez un nuevo sacrificio. Por criticar lo criticamos todo, pero yo pienso que ya Juan Pablo II hablaba en su enciclica de la paternidad responsable, frase que les cito a todas las que me dicen, oye ya pararás no?, así que me imagino que a ti con 10 te habrán dicho de todo, pero sabes se critica lo que no se puede tener, y eso nos ocurre, cuando vemos a una mujer con más de dos hijos, mucha gente piensa está loca, donde se lo va a meter, cuando hablamos de que nos preocupa la educación de nuestros hijos, y que hemos ido a hacer algún curso o seminario, nos miran como diciendo ¿de dónde han salido? Pero algo tengo claro, no sé si lo hago bien, lo que si te aseguro que intento hacerlo lo mejor que puedo, y al igual que asisto a cursos y seminarios para estar actualizada en mi profesión, y he de estudiarme la legislación que afecta a mi profesión, y estar en reciclaje continuo, como comprenderás que voy a hacer por mis hijas, pues más aún, la familia está por encima de la profesión, y del estudio, trabajamos para y por la familia, tanto la mujer que dedica su vida al cuidado de sus hijos y de su hogar, como la que sale fuera de casa y comparte trabajo y hogar, así que FELICIDADES por tu master y ojalá pronto la gente descubra la maravilla de lo que estos cursos pueden enseñarte.

    UN BESO.

    ResponderEliminar
  4. Hola María Jesús: No sabes como te entiendo y me identifico contigo.
    Yo tambien estoy harta de que me tachen de "anormal" por no seguir la norma que marca ahora la sociedad. Tengo 9 hijos, aunque tampoco suelo presumir de ello, pues me parece lo NORMAL. Ultimamente me sorprende ver que se admira a todo el que se sale de lo "normal"( para mi raritos), y sin embargo de la familia, del matrimonio, de las creencias religiosas etc etc, ni se respetan ni ni na de na. Te miran como si fueras del pasado, como algo que es muy bonito, pero que, es para otros. Porque hoy en día lo que prima es vivir para uno mismo, y todo lo que sea dar la vida por otros, ya sea el marido, los hijos, los abuelos, los mayores, etc, pues es una perdida de tiempo, por que no han descubierto que dar algo de tu vida , es una ganancia.
    Si encuentro un master como el tuyo lo haré.
    Muchas felidades por tu familia.
    Dón del Señor son los hijos,son como flechas en manos de un guerrero.
    Dichoso el hombre
    que tiene llena su aljaba,
    no temeran cuando lleguen
    a su puerta los enemigos.
    Si el Señor no construye la casa...
    Salmo 127.

    ResponderEliminar
  5. Así es. Yo soy muy rariro: Digo muy alto a mis compañeros y amigos que me encanta estar con mi muejr y que estoy muy enamorado. Cada vez que lo digo me miran como a un bicho raro.
    Pues me da lo mismo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos por vuestro apoyo:
    Tenemos que conseguir transmitir a los jóvenes en general, y sin duda a nuestros hijos, que ser distinto es a veces imprescindible. Me duele cada vez que me doy cuenta de que a Isabel, la segunda de nuestros hijos, no supimos transmitirle este mensaje, su problema creo que ha sido su miedo a quedarse sola por no ceder a los cánones de la normalidad. Precisamente el descubrimiento de lo difícil que es educar cuando se trata de seres libres y tan distintos unos a otros, es lo que nos lleva a esforzarnos a seguir con los brazos en alto como Moisés, con la confianza de que nuesto pueblo vencerá, con la ayuda de Dios, también en esta batalla.
    Querida Irache, este Máster como es on-line es fácil de cursar y, de momento, lo hay todos los años, porque tiene muy buena acogida internacional. Exige dedicar al estudio bastantes horas a la semana, pero merece la pena, te lo aseguro. Además, muchos de mis compañeros comentaban las posibilidades que les daba como orientadores familiares y para sus trabajos al estar reconocido por Bolonia, pero no me he preocupado mucho porque mi profesión es incompatible con otra dedicación profesional, aunque quizá en octubre me ofrezca a ayudar en el Obispado para cursillos prematrimoniales o temas de familia.
    Gracias otra vez por ayudarnos a mantener los brazos levantados.
    Un abrazo
    María jesús

    ResponderEliminar
  7. Luis, os he puesto en mi blog como modelo de padres responsables, espero que no os importe.

    Un saludo.

    Javier.

    ResponderEliminar
  8. Hola MªJesús y Luis, soy Paloma, nos conocimos en Madrid en circustancias dolorosas pero me encantó hablar con vosotros y de repente os encuentro aqui, qué alegría!
    Gracias por decir algo valioso, ya lo creo, y compartirlo.Qué importante es ir descubriendo el significado profundo de amar que nos lleva a todo lo demás en nuestras vidas.No es fácil pero merece la pena, verdad?
    Por otro lado, muchas felicidades, me ha hecho mucha ilusión ver a Elena, que es tan guapa como Isabel y una bendición para todos vosotros, seguro. Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  9. Paloma:
    No te identifico y no puedo entrar en tu blog. ¿Nos conocimos con ocasión de la muerte de mi suegro?.
    Debo ser demasiado positiva porque no recuerdo ninguna otra ocasión dolorosa ultimamente.
    Un beso
    María Jesús

    ResponderEliminar
  10. Que no Luis,que no está bien robar,pero si lo haces ¡¡¡no lo publiques!!
    Aunque en este caso,tengo que decirte que no has robado.Que Peter Pan además,me ha dicho que está aquí muy contento y que piensa quedarse mientras le dejes y tus niños no se lo coman.
    Bss a todos
    Luisa

    ResponderEliminar
  11. Hola querida familia del 5ºB...encantadna de volver al blog...a visitaros y a empaparme de vuestras experiencias siempre enriquecedoras.

    MªJesús...no puedo estar más de acuerdo...

    Yo creo que si nos ponemos literales realmente "lo normal", si no existen impedimentos o problemas es que un matrimonio que convive y se comporta como tal...de fruto...otras cosas son "parches", "proyectos", "realidades distintas", incluso "manipulaciones"...La normalidad, como dices, la marca la natureleza humana...y la voluntad de Dios...para los que tenemos fe.

    Lo mejor es sentirse libre para aceptar esta voluntad pese a quien pese...ahí es donde descubres que realmente no es tan duro...sino todo lo contrario...quien no lo experimenta, cree que estás loco, que eso no es vida, que eres extraterrestre.

    Yo no quiero juzgar a nadie...cada uno da lo que puede...claro está..., quien más da, más tiene...lo de ser normal o no...al final, es lo de menos...

    Si en el mundo de hoy soy "anormal", pues allá el mundo de hoy....sólo se me ocurre decir que me considero afortunada...y eso me vale, casi que lo prefiero.

    Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  12. Maria Jesús: soy madre de cinco niños, que aunque no sean diez, para muchos son muchos. Comparto tus sentimientos y pensamientos sobre la normalidad, y leyendote, viendo las fotos de tu familia, he llegado a la conclusion de que en el fondo lo que despertamos es envidia. Y no lo digo con regodeo, si no con lástima. Pero sigamos estando orgullosas de nuestra familia y presumiendo de nuestros hijos, caiga quien caiga. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hola Begoña:
    Gracias por tu comentario, que hoy me conforta especialmente. Tenemos -nosotros y vosotros- una gran suerte y lo sabemos.
    Hoy me tiene Manuel, de 15 años, conel corazón en un puño. Es un niño bueno y noble, que ha hecho suyos los valores que le hemos enseñado, quiza aún con la radicalidad de la adolescencia, pero ha comenzado el curso y comprueba como cada año está más alejado de sus compañeros, cada vez se siente fuera de casa mas solo. Nos toca un mundo difícil para educar, afortunadamente en casa algunos mayores tiran de los pequeños, pero hay edades muy duras.
    Un abrazo
    María Jesús

    ResponderEliminar
  14. hola MªJesús, perdona la tardanza de mi respuesta pero es que he estado de vacaciones y hoy es el primer día después de éstas y he visto tu saludo.
    Decirte que nos conocimos justamente donde tu dices. Nos tomamos un cafe y charlamos en ese momento, también estaba Luis, claro. Fue corto pero hablamos de cosas importantes(la vida), en ese pequeño ratito. El encontraros aqui fue para mi una sorpresa muy agradable, me dió mucha alegría saber de vosotro,fue a través del blog de Javier.También quiero que deis de mi parte un beso a Milines, la aprecio mucho desde hace muchos años, ella lo sabe.
    Bueno Mª Jesús espero te recuerde algo y sino no importa, yo os sigo en el blog y me gusta leer vuestros comentarios porque para mi la familia es muy importante, y lo normal es que ante todo tipo de situaciones, sobre todo las difíciles, siempre sea la primera en responder.
    Un beso,Paloma

    ResponderEliminar
  15. Querida Paloma:
    Solo quería confirmar que eras tú. Recuerdo muy bien nuestra conversación y el mismo día del comentario pregunté a Milines, que come normalmente en casa, si te llamabas Paloma. Mi problema es que nunca recuerdo los nombres; es más, como sé que se me van a olvidar, ni siquiera atiendo cuando me presentan a alguien. Me alegra mucho coincidir aquí contigo, y me gustaría aún más verte en persona. Si decides dar otro beso a Milines tu misma, en el 5º B cabemos todos, aquí tienes tu casa.
    Un beso
    María Jesús

    ResponderEliminar
  16. Gracias MªJesús, gracias familia por ser como sois.
    Si voy a León en alguna ocasión, por supuesto que llamaré a Milines y seguro que si estaís por ahí nos veremos, me daría mucha alegría, pero por ahora me mantengo ya en contacto con vosotros a través del blog, me gusta mucho leer vuestras inquietudes y experiencias y asi poder compartir lo que significa vivir en familia y con la familia.

    Asi que os sigo desde el 5ºB una vez que os he encontrado y no de casualidad, porque yo creo que todo sucede por algo y bueno, claro está. Besos para todos y uno fuerte a Milines.
    Paloma

    ResponderEliminar