domingo, 4 de noviembre de 2012

Rodar, rodar




No me gustan las agendas ni los planes, nunca me he ajustado a ell@s, ni siquiera en las oposiciones. Tendería a cumplirles a rajatabla y mi vida se ahogaría en ellos. 

A los que por temperamento y exigencias de la vida estamos unidos al suelo, y nosabemos evitar los baches, no nos conviene trazar la vida con tiralíneas porque ahogaríamos el movimiento y perderíamos la cintura necesaria para encajar las novedades.

A mi me cuesta un triunfo elevarme a penas un palmo de la superficie, por eso mi esfuerzo va por dejar que mi vida discurra por un camino que apenas he divisado pero que identifico como mio. Quiero ir descubriendo lo que soy paso a paso, que mi vida ruede... sin poner marco al círculo.

pero lo que es válido para mí puede ser perjudicial para otros que necesitan echar ancla, poner barandillas...  porque a la mínima el santo se les va al cielo y se despegan del suelo, pero... ese no es mi caso. Soy demasiado carnal, demasiado materialista, con sobre dosis de racionalismo, el suelo es mi campo de juego, de batalla.

1 comentario:

  1. Qué envidia poder reflexionar con la naturaleza como techo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar