martes, 26 de mayo de 2009

Adoptamos una abuela


Desde hace unos años la tia  María del Carmen (una de las innumerables tias de la extensa familia Roa) se ido convirtiendo en  "la tía", y últimamente en una auténtica abuela. Culta, discreta, elegante, sin afán de protagonismo, la tía nos enseña a ser abuelos. Esta mujer sin hijos, ha sabido acoger con un corazón maternal a todos los que se acercaban a ella. Tiene una envidiable facilidad para unir, para crear familia. Su casa siempre está abierta a los familiares que vienen de fuera de León. Y nosotros tenemos la suerte que "Desde el 5º-B" podemos verla en el 7º-A (vive dos pisos más arriba)

 Su corazón es tan grande que no le cabe en el pecho –incluso físicamente-  y está esperando ingresar en cuestión de días para una operación en que la cambiaran una válvula y harán al menos tres by pass. Sabe que la operación es peligrosa y ya se ha preparado para ella, incluso está dejando lleno el congelador de cosas para cuando vuelva del hospital tener para ofrecer a las visitas, también quiere terminar unas labores que me está haciendo antes de que la ingresen. En fin, como siempre, solo se preocupa de los demás.

 Tiene mucha opresión en el pecho y se fatiga pero no hay forma de que se quede sentada cuando toca recoger la mesa. Está preocupada pero no nerviosa, tiene ya el volante de ingreso preparado y con el sentido del humor que la caracteriza comenta: "ya se sabe que los camioneros y los enfermos de la seguridad social son los que más peligro tienen de morir con el volante en la mano".

Cena en casa todos los días y Teresa sube a dormir con ella. Me gusta ver como sonríe cuando mira a los pequeños. Antes de morir su marido, enfermo de alzheimer , bajaba a relajarse cuando estábamos todos, se la veía cambiar la expresión con las bromas de los mayores. las cenas eran mas lentas y agradables en gran medida porque estaba ella; conseguía sacar lo mejor de nosotros porque es una mujer que aporta.

 En una ocasión, mi suegra viendo la acogida que tenía en casa, y movida un poco por los celos, la comentó la suerte que tenía con que hubiese “tanta gente” que la quisiese,  a lo que ella contestó que más afortunada era por tener tanta gente a la que querer.

 

Gracias tía.

19 comentarios:

  1. Precioso, le deseo lo mejor.
    Un abrazo a todos pero hoy en especial a la tía abuela Carmen

    ResponderEliminar
  2. Dile que desde aquí la apoyamos con oraciones. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí. Las abuelas (aunque sean "adoptadas") son el mayor tesoro que se tiene en las familias. Por supuesto, a ser abuelos se aprende, como a ser padres...; pero hay gente que tiene mucho más fácil el camino que otros, fundamentalmente porque ya están curtidos en eso que se llama las batallas del cariño... Y me refiero a vosotros, María Jesús y Luis, por supuesto.

    ResponderEliminar
  4. Mis mejores deseos para esa operación.
    Que todo salga perfecto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Que adopción más estupenda, cuando se recupero (que sérá prontito si Dios quiere), me la pido prestada!

    Que todo salga bien, mantenernos informados!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Rezaré por Dª.Carmen y una segura y pronta recuperación. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Que ternura.
    Mis mejores deseo para ella.

    Besos familia.

    ResponderEliminar
  8. Esperamos que todo salga muy bien, muchos ánimos.

    Me gusta mucho tu blog, enhorabuena, y felicidades por la familia que teneis.

    Un saludo. Boboli

    ResponderEliminar
  9. Maria Jesús me has emocionado con tu post, además vosotros no teneis una tía es un tesoro, seguid cuidandola, espero que todo salga bien. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. ¡Cuanta ternura hay en tu post de hoy!
    Está visto, no hay nada como querer a los demás para ser querido.
    Ella tiene una suerte inmensa de teneros dos pisos más abajo y vosotros de tenerla a ella dos pisos más arriba. ¡Qué alegría!
    Espero que la operación vaya muy bien y así lo pediré en la oración del próximo Domingo en mi blog.
    Un beso muy afectuoso para ella y para vosotros otro, que para repartir entre tantos tiene que ser muy grande.

    ResponderEliminar
  11. "a lo que ella contestó que más afortunada era por tener tanta gente a la que querer."
    Desde luego es sabia.
    Rezaré para que todo vaya bien.Seguro.
    Un beso
    Luisa

    ResponderEliminar
  12. Yo también me acordaré de ella en mis oraciones, especialmente en la Vigilia de Pentecostés del sábado. Realmente sois afortunados y ella, además de afortunada, una gran sabia.

    Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar
  13. En mi familia también hay una persona increíblemente tierna como ella, que no es realmente de la familia pero que es vital para nosotros. Le deseo lo mejor en su operación y espero que nos mantengas al corriente de su estado.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  14. Me parece que los que más ganais sois vosotros,como siempre con las abuelas...
    Mucha vida y mucha suerte en esa operación ¡se lo merece!

    ResponderEliminar
  15. Jo, cómo mola. Aquí estaremos todos para que todo salga bien.

    ResponderEliminar
  16. Qué lindas y qué necesarias son las abuelitas/tias/nanas cualquier señora mayor que te quiera. Cuánto podemos aprender de ellas, la mayoría son maestras.

    Yo también la encomiendo para su operación.



    Ah, lo que ha dicho el anónimo es MUY interesante, justo lo iba a decir yo y me lo ha quitado de la punta de la lengua :D

    Besos a todos.

    ResponderEliminar
  17. Cuántos pisos tiene tu casa jajajajajaj

    ResponderEliminar