sábado, 24 de enero de 2009

Escuela Jedi

Ayer se cumplieron cinco años de la muerte de mi padre y recordaba algunos momentos juntos. Especialmente me vino a la mente aquella ocasión en que al día siguiente de un largo viaje me levantaron para ir al colegio; como respuesta a mis alegaciones de cansancio mi padre me espetó ... ¿y qué?. No hizo falta decir más, ....y es que mi padre -además de vocación de Yoda- tenía muy, pero que muy mal café.
Desde entonces ese ¿y qué? -asumido- ha sido mi espada lasser, que desenfundo cuando esa vaga que llevo dentro protesta y la mantengo a raya. Gracias al ¿y qué? preparé las oposiciones, atendí a los niños en tantas ocasiones en que pensé amordazarlos, acudo a trabajar con dolor de cabeza, lumbago....
Con los años otras frases se superpusieron a aquel viejo ¿y qué? completando el entrenamiento hacia la fuerza, fueron: ¡No tengais miedo! y "Abrid las puertas a Jesucristo" de Juan Pablo II. Apoyada en la verdad que esas frases encierran y con la ayuda de la espada laser que me facilitó mi padre, voy luchando en esta vida a sabiendas de que la fuerza hay que pedirla cada día.
Queridos amigos ¡que la fuerza os acompañe!, ¡que Dios esté con vosotros!.
María Jesús

26 comentarios:

  1. Esas son palabras, que no necesitan esplicación, con el sonido en que las a pronunciado tu padre, ya se instala en la fortaleza del Jedi.

    ResponderEliminar
  2. Excelente! con dos palabras tu papa te dio la clave para triunfar.

    ResponderEliminar
  3. Gracias amiga:

    Me apunto al ¿y que?, ahora mismo, a ver si así, con el escudo de la Guerra de las Galaxias, evito que me torpedeen más mi blandito corazón.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Mª Jesús

    la vida nos permite

    guardar lecciones

    coleccionar emociones

    y también,borrar rencores.

    Tengo un armario,que los

    míos dicen que para qué

    si está vacío...y yo sé

    que está lleno de corazones.

    Vacío me dicen,y qué?

    besos,y brindemos

    por esos padres que nunca

    se han ido..........

    ResponderEliminar
  5. Qué duro era tu padre mi vida... bueno el mío es peor aún porque ese te fulmina con una mirada y se acabó todo sin opciones al diálogo.

    Menos mal que tú lo combinarás todo con una buena dósis de cariño y eres muy dura también, pero estas llena de amor.

    Qué casualidad, ayer estuve en la exposición de Star Wars q está hasta el 14 de marzo en Madrid, se la recomiendo a todo el mundo es súper chula.

    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
  6. Me acordaré hoy de encomendar a tu papi en Misa.

    Estos hombres tan duros nos "joden" la vida mientras tenemos que convivir con ellos, pero nos dejan un gran legado. Yo si no fuera por mi padre sería una ñoña........ en el fondo es él quien me ha convertido en una guerrera.

    Luego cuando me encontré con Cristo pude encajar piezas y cuajarlo todo con la levadura de su Amor.

    Besos cielo.

    ResponderEliminar
  7. Ahora que se eche el mundo a temblar. Todos conocemos tu secreto. Ya no nos preguntaremos más: ¿y esta mujer como lo hace?.
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Hace 19 años que mi padre me dejo y entonces era muy joven, pero dentro llevo la fuerza que me ha dejado, la fuerza y el coraje de ir adelante.
    Bel post para recordarlo, amiga.
    Un beso y un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Me quedo con la fuerza que nos deseas y con las palabras de tu padre, ¿sabes? Mi marido también usa mucho ese ¿Y qué?;)
    Un besote

    ResponderEliminar
  10. Me aplico ese ¿y qué? aunque también le añadiría un ¿por quien?Me motiva más

    ResponderEliminar
  11. “Importa el todo tener una grande y muy determinada determinación de no parar hasta llegar”, decía Santa Teresa

    ResponderEliminar
  12. Qué razón tenía tu padre, muchas veces un par de palabras nos marcan para siempre, pero no por las propias palabras sino por el tono de voz y la mirada del padre.

    ResponderEliminar
  13. Esas dos palabras y tu fuerza de voluntad.
    Las palabras por si solas no hacen nada.
    Has sido tú.
    Sin duda.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Estoy con Toro. Las palabras son importantes pero el impulso es tuyo.Y está claro que cuentas con Alguien que te ayuda.
    Besos.
    Lo de espada lasser, me ha gustado.

    ResponderEliminar
  15. Es una entrada preciosa, Mª Jes´´us! (no me funcionan los acentos!!!! ya no los pongo, ale). No hay nada mas incontestable que el sentido comun, y tu padre dio en el clavo. No creo que fuera duro, solo creo que era realista. Vamos que has sido muy afortunada!
    Tambien me ha encantado la entrada anterior, especialmente gracioso me parece el comentario de "estos duran 2 dias"... Si cuando dicen que para Dios no hay nada imposible... (y menos mal, porque si no, nosotros tampoco tendriamos solucion).
    Que pena! El dia 3 ya estoy en Madrid... me vuelvo este domingo (snif!). Tengo que aprender a arreglarme solita con esta pequeña familia de tres... no puedo ser toda la vida una niña con bebe!!! jeje
    Si venis alguna vez por Madrid, hacedmelo saber... y prometo que el proximo finde en Leon (sera prontito) intentamos hacer una quedada, ¿vale? Me apetece mucho!

    ResponderEliminar
  16. Ay, Mª Jesús, eso es todo lo que le pido yo, fuerza, mantener la fuerza, me da terror perderla.

    Cuanto envidio a tu padre lo bien que supo trasmitirte el mensaje, yo no soy demasiado habilidosa a la hora de trasmitirlo a mi hijo, me temo. A partir de mañana, lo tiene claro!! a la menor queja, sabré que contestar, ¿y que? Genial!

    Un beso, me ha encantado tu entrada!

    ResponderEliminar
  17. Puff,
    Genial como siempre.
    Además, el maestro Yoda era bajito pero también tenía las ideas muy claras.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. ¿Y qué?

    Son dos palabras, y tal vez se habrán dicho muchas veces, pero a mí me sonaron con fuerza, como deben sonar supongo. Espero poder aplicármelas yo también a menudo para prosperar en el vivir.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Y con Jesucristo y contigo y con todos los demás "hermanos", sin miedos, con fortaleza hacia adelante.
    Gracias, Paloma

    ResponderEliminar
  20. Buena frase de tu padre.

    Mis padres fueron muy duros, muy estrictos, pero sabes una cosa? ahora doy gracias por ello...todos los días.

    Nos han hecho como somos, y eso es un regalo.

    Y no, no hay que tener miedo...siempre está a nuestro lado.

    ResponderEliminar
  21. Bueno, todo depende del cariz que le des a esa expresión...resignación o voluntad.

    Cuando eres madre, yo creo que te dices eso a tí misma mil veces, sobre todo, porque da igual muchas veces si te sientes mal o bien, si te duele algo o no, si te apetece tirarte en el sofá o no hacer la comida...¿Y qué? Eres madre, y punto.

    Cuando uno elige un camino, yo creo que de ese "¿Y qué?", igual al principio no eres tan consciente, pero luego, te acompaña...para lo bueno y para lo malo.

    Así que te entiendo...y sé que no es un "¿Y qué?" resignado...no, es un "¿Y qué?" que nace de la voluntad y del compromiso y que, aunque a veces sea duro, para mi, es en el fondo, es la mayor expresión de la "libertad" de cada persona; que no es hacer lo que a uno le da la gana, sino lo que uno sabe que debe hacer en cada momento y lo hace.

    Un beso fuerte para todos.

    ResponderEliminar
  22. Este tipo de padres marcan mucho, confío en que además de la autoridad, tendría un lado más "blandito"... De todas formas, los prefiero a los que son todo "merengue".
    Mi padre tenía y tiene autoridad, pero también es muy cariñoso. Le quiero mucho. Me ha enseñado muchas cosas, entre ellas, a ser fiel, y a tener unos principios morales firmes.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar