lunes, 22 de diciembre de 2008

Belen de cumbres 2008

Este año nos tuvimos que conformar con poner el Belen en una ermita abandonada a la que se podía acceder sin grandes ascensos, y es que la gran nevada pasada limitaba mucho las posibilidades.

5 comentarios:

  1. La intención es lo que cuenta, da igual el Everest que la azotea.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Felicidades Principes de la Familia!
    Besos,besos

    ResponderEliminar
  3. Feliz y Santa Navidad!. Qué lindas cosas hacen ustedes.
    Cecilia,

    ResponderEliminar
  4. Es buen sitio una ermita abandonada. En donde haya pobreza, frío, necesidad... hay nace -si le dejamos- el Señor.
    Feliz Navidad. Besos.

    ResponderEliminar