viernes, 27 de junio de 2008

Francisco y el ANDANCIO




El Andancio es esa mezcla de gripe, catarro, malestar, (... unas gotitas de cuento).. que todos los años pasa por León y al que todos tenemos derecho a "disfrutar". Por lo que es muy típico que cuando hay andancio, los peques, tras mostrar una lánguida "mala cara" se quedan en casa sin ir al cole.


El Andancio que me refiero sucedio hace años, todos en casa lo habían pasado, salvo Francisco que iba librando, asi que una mañana se levantó con un fortísimo, pero fortííísimo, dolor de barriga. Le propuse seguir en la cama hasta la misma hora de salir, y si el dolor persistía quedarse en casa. Trascurrido ese tiempo fuimos todos "a despertar a Francisco"....Tenía las arrugas de las sábanas marcadas en la cara y la típica "cara sopa" que queda tras un sueño profundo y descomplicado... medio sonámbulo se bajó de la cama, y de repente, como si se acordase de algo, soltó un alarido: "Ayyyyy, Ayyyy ! ¡...como me duele la cabeza! "..: "¡... Antes era la barriga!" Gritó Pablo jubiloso ....Un pequeño silencio...Y Fran,... que no replica, no insiste,... No dijo naaada!; simplemente con un gesto de indiferencia sacó la lengua a su hermano, y como todas las mañanas cogió el uniforme y se dirigió al cuarto de baño.


Cuando la casa entera era una carcajada, se volvió y nos sacó la lengua a todos. A pesar del gesto de burla y de la cara de sopa, Francisco lucía una vigorosa y espléndida buena cara, como siempre la luce él ... sin complicaciones (mirarle en la foto)

7 comentarios:

  1. Luis: Creo que deberías trabajar más en desarrollar las habilidades histriónicas de Francisco.

    La anécdota es muy divertida.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, jijij los niños medio dormidos son un encanto :)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, ¿Oye, por qué será que mis hijos también sufren esas extrañas enfermedades?

    Hoy se ha ido el segundo a un campamento de los Scout...y no había forma de que se vistiera..."Me duele mucho la tripa y la cabeza...y también la pierna".

    Para que luego digan que los achaques son cosa de mayores...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muy buena historia.
    Mi mamá me decía: calentura de pollo y mal de perrera para no ir a la escuela.
    jejeje...
    me ha gustado tu blog. Pasaré por aquí.
    nos leemos.

    ResponderEliminar
  5. Ya se sabe:mimos,mimos y más mimos para los mimosos de la casa.
    Salu2 desde el Sur de España.

    ResponderEliminar
  6. Tengo una bendición para ti em mi blog, pásate cuando quieras a recogerla.

    Tu blog es genial, ¡qué pedazo familia tienes! Una bendición de Dios.

    Un saludo.
    martha.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar