domingo, 3 de marzo de 2013

MENTALIDAD ANTINATALISTA


Me planteaba Carmen casarse antes de tener un futuro asegurado ...  y ¿si te quedas embarazada?.


La mentalidad antinatalista ha impregnado todo. Incluso los que quieren formar una familia tienen que resignarse a tener hijos!.

Puede ser conveniente o no casarse pero un niño no quita la vida ¡ES LA VIDA!. Un niño supone trabajo, gastos, horas en vela, acarrea problemas pero NO ES UN PROBLEMA.

Algún "ente oscuro" ha conseguido convencernos, ha conseguido que identifiquemos felicidad con facilidad, con placer.

Un niño suprime todas las facilidades, no permite un respiro, pero un niño... es felicidad





16 comentarios:

  1. Nadie pone en duda que un niño es la felicidad, y que cuatro niños es la felicidad mulltipicada por cuatro. Yo por lo menos no.

    Pero si traes un hijo es para darle de comer como mínimo.
    Si le debes dos cuotas de la hipoteca al banco y ya te han dado el toque que como llegues a la tercera sin pagar, con la ley hipotecaria en la mano te van a ejecutar y proceder a un desahucio,y no te puedes poner al día porque marido y mujer están en paro, evidentemente lo último que deberías hacer es traer un hijo a este mundo.

    Me gusta escuchar las críticas que hacen a nuestra religión los enemigos de la Iglesia Católica y escuchar sus argumentos, supongo que por deformación profesional.

    Quizás no merezca la pena rebatirlos porque no van a querer escuharnos, pero yo sí que quiero tener una respuesta aunque solo sea para mí mísmo.

    Y parte de razón no les falta cuando dicen con mucha falta de educación que "solo las conejas con dinero" son las que se pueden permitir tener 7-8 hijos o los que Dios les mande.
    Quizás esas no sean las formas de decirlo, pero ¿en el fondo no tienen algo de razón?.

    Mira la pirámide de Maslow. Primero sin duda la subsistencia, y luego todo lo demás. ¿Qué lugar ocupan los hijos en esa pirámide? Sin duda la base no.

    Personalmente la única salvedad, que le hago a ese esquema de Maslow en forma de pirámide, es que lo trascendental (Dios) yo no lo colocaría en el vértice, sino en la base junto a lo más básico.Primero Dios y luego todo lo demás.

    Pero repito ¿dónde colocamos los hijos? ¿segundo escalón? parece razonable, pero no antes, si no sabes que vas a comer mañana o si tendrás para cenar esta noche no puedes estar pensando en traer hijos al mundo, eso no es coherente, y no veo NADA ni en la Biblia ni el Catecismo que me obligue a ello.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con tu comentario Boss.

    Nadie más que los propios cónyuges saben si existe un motivo grave, físsico, psíquico o económico, que aconseje distanciar o evitar el nacimiento de un niño. Más en estos momentos que la estabilidad de la familia peligra por ataques de muchos frentes.

    Sin embargo,insisto, si unos jóvenes no ven claro que en unos años puedan tener hijos, quizá lo que debieran hacer es esperar a casarse ¿no crees?.

    En realidad la mayoría de los recién casados que no tienen hijos es porque quieren "vivir la vida" sin complicaciones unos años, a ellos me refería en el post.

    Nada en el catecismo ni en la Biblia obliga a traer al mundo un número determinado de hijos, al contrario, lo difícil es vivir responsablemente la paternidad.

    En todo caso, cada uno en su libertad debe obrar en consecuencia y NADIE meterse en la vida de los demás.

    En mi caso, que nunca he tenido graves problemas (si agobios) prefiero ser "coneja con hijos" a "zorra sin ellos".

    Muchas gracias por tu comentario.
    Voy a buscar un escrito de hace años sobre el número de hijos y te lo dedicaré en el siguiente post

    Un abrazo
    María Jesús

    ResponderEliminar
  3. Ni zorras ni conejas. Cada uno disfruta su vida como quiere o puede. La gente cuando tiene hijos no lo hace para salvar la humanidad, la mayoría lo hace por que desea compartir su vida y por que le gustan las ocurrencias de los niños. Los que no los tienen y desean vivir la vida tampoco son salvadores de nada si no estas seguro que te gustan los niños no los tengas. Yo creo que la infanci es la época más importante de la vida. Un niño no necesita grandes cosas pero las que necesita hay que proporcionarselas. Ni zorras ni conejas eso no beneficia a nadie

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón Suoermori, ni zorras ni conejas.

    He sufrido comentarios muy muy desagradables sobre mi fecundidad y no voy a ser yo quien haga lo mismo.

    Un abrazo
    María Jesús

    ResponderEliminar
  5. El matrimonio supone compromiso, permanencia, fidelidad y… estar abiertos a la vida. Al menos así deberían verlo los católicos, pues esa es la doctrina de la Iglesia.

    La encíclica Familiaris consortio explica que una familia es una comunidad de personas que está al servicio de la vida, que participa en el desarrollo de la sociedad y que tiene una misión evangelizadora.

    El amor conyugal es el don total de una persona a otra. Casarse es más que vivir juntos, implica admitir la misión procreadora encomendada al matrimonio. Lo cual no quiere decir que todos tengan que tener determinado número de hijos, pero sí que cada acto conyugal debe estar abierto a la vida. Esa es la razón por la que la Iglesia rechaza la anticoncepción artificial, que supone un obstáculo voluntario a la fecundación, y acepta sin embargo, los métodos naturales, que respetan el cuerpo y suponen una donación en la pareja, cuando existen motivos justos y graves para evitar los nacimientos.

    ¿Quién decide cuando los motivos son justos y graves? Los cónyuges, en conciencia, y con la conciencia bien formada.

    Me encanta que vuelvas a escribir Mª Jesús. Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  6. Cierto, María Jesús. Y por eso cada vez hay menos niños.Un problema de muy difícil solución.
    ;(
    Un besote

    ResponderEliminar
  7. Mis padres criaron cuatro hijos con muchísimos medios y dinero de los que tenemos ahora (os lo aseguro) y mis abuelos...idem.
    Crteo que damos demasiada importancia a la comodidad y vemos "necesidades" de nuestros hijos...donde no las hay.
    Hasy que volver a los verdaderos valores...LA VIDA...el más imp. de todos.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Elige la vida, me ha encantado tu comentario. Yo creo q es un tema difícil de tratar, porque entran muchos factores en juego y además es muy complicado hacerlo sin pringarse u ofender a alguien ( ya sea porq se ha ofendido con razón o sin ella).
    Pero es una pena que por su complicación sea un poco tabú teniendo en cuenta su importancia. El miedo, el egoísmo, la inseguridad y sobre todo La SOCIEDAD nos dicen a los jóvenes q plantearse abrirse a la vida es de memos, de perdedores y sobre todo, de perdidos.
    Yo soy una chica joven y quiero triunfar profesionalmente, tener siempre el Tipin q tengo ahora, comprarme ropa de marcar... Quiero todo lo q el mundo me ofrece. Pero también quiero ser fiel a Dios, a mi amor por mi churry y a la q creo q es muy vocación de matrimonio y madre.
    Parece q todo entra en conflicto, por eso creo q es bueno, q vosotros cristianos adultos os pronunciéis, y si creéis q abrirse a la vida es la mejor expresión del amor se manifieste así con alegría y nos impulséis a los jóvenes a ello. Porq TODO lo de mas nos impulsa a lo contario y nos dice, o me dice, Carmen, no seas mema.

    ResponderEliminar
  10. Carmen, se puede ser fiel a Dios de muchas formas, lo importante es buscar SU voluntad en lo que hagas.

    Yo también soy joven, tengo 25 años, me casé hace tres y acabé la licenciatura embarazada de mi primer hijo. Ahora que va a nacer la.tercera para nuestro matrimonio es una batalla estar abiertos a la vida, yo le pido a Dios podeer seguir confiada en él.
    Tambièn yo quería triunfar profesionalmente, conservar tipo, ser madre, TODO, y sigo queriendo. Pero estoy viendo como Dios es Señor de mi maternidad y de mi trabajo, porque no he ejercido todavía y mis días pasan cuidando de mi familia. Mientras mis amigas salrn, se compran ropa dr marca, lucen juventud y encuentran su lugar en el mercado laboral.

    Hoy en día no es fácil decidir, y la sociedad me grita que tiro mi vida por la borda. Yo me quedo con las gracias que dio S.S Benedicto XVI a las madres.

    Respecto a las "conejas adineradas"...cuando se habla de hijos hoy en día.se habla d dinero. Es un engaño del maligno. Con el.sueldo de mi marido muchos no se atrevn a independizarse, asi qu tener un hijo suena prohibitivo. Nosotros tiramos para.delante con casi tres, y nos hemos mudado a una casa mejr, y vamos varias veces al año a ver a la familia a la isla. Sabemos administrarnos y no nos ha.faltado,.gracias a Dios, de nada. No compramos ropa de marca, los niños heredan la ropa, pero nos permitimos ciertos placeres también. El Señor provee. No digo que la.paternidad s tome a la ligera, hay que vvirla.responsablemente y y digo que para nosotros estar abiertos a la vida es hoy la batalla.

    Ánimo y pide al.Señor hacer SU voluntad. Esa es la alegría de nuestra vida, fiarnos de Él.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Clo.
    Tiene gracia porq yo me dirigía a "cristianos adultos" y me has contestado tu q tienes un año menos q yo (el otro día cumplí 26).... Eso me pasa por bocazas.
    Gracias por lo sincera q has sido, testimonios como el tuyo dan fuerza, y hacen ver q es posible; q " abrirse a la vida" no es una forma de hablar o una frase hecha.
    La verdad, esa me pareces súper valiente, q no digo q los q no vivan las cosas como tu no lo sean, sólo q al vivirlas así tu lo eres.
    Enhorabuena por el embarazo, me quito el sombrero y la cabeza. Un abrazo, te tendré presente.
    Carmen

    ResponderEliminar
  12. Gracias también a ti Carmen.

    Contesté precisamente porque prnsé que siendo joven podría ayudarte mi experiencia, aunque estoy de acuerdo en que a los jóvenes nos hace falta que "cristianos adultos" nos animen a seguir al Señor con todo.

    ÁNIMO, y no olvides que pese al vértigo que da muchas veces ser cristiano hoy en día, Dios da la fuerza si tú quieres seguirlo.

    ResponderEliminar
  13. MARÍA JESÚS, se me había olvidado decirte algo,que creo que es importante: Yo también prefiero coneja con hijos que zorra sin ellos. En esa dicotomía es lo que pienso, que seguro entre medias hay una buena escala de grises apropiada a cada circunstancia de cada pareja, SIN salirse de lo que nos enseña nuestra queridísima Santa Iglesia Católica.

    A mí también me gusta el comentario de Elige, porque es justo lo que yo pienso. Yo por lo menos cuando veo que alguien tiene razón lo digo, auque esa misma persona jamás reconozca cuando yo la pueda llevar.

    PD: Por favor María Jesús, no dejes de escribir ese post sobre el número de hijos, vale que ayer el de Manuel se merecía el primer lugar, pero no dejes de escribirlo por favor porque me interesa muchísimo.

    Muchas gracias por permitirme opinar.
    Que Dios os bendiga!

    ResponderEliminar
  14. Nos vamos a la Javierada a Pamplona.
    En los casi dos años que lleva Manu allí no hemos ido a verle, así que aprovechamos este fin de semana para reunirnos varios familiares en Pamplona.
    En cuanto vuelva el domingo publico la entrada prometida.

    Manu ya ha tenido que sufrir en la adolescencia por su decisión de ser consecuente. Afortunadamente salió fortalecido, en gran medida gracias a sus hermanos.

    Un abrazo.
    María Jesús

    ResponderEliminar
  15. Gracias! qué disfrutéis mucho.

    ResponderEliminar