jueves, 14 de enero de 2010

MUJER

Me gusta tratar con mujeres que viven su feminidad con naturalidad, sin convertirla en un escudo ni en un arma arrojadiza. Son hijas, esposas o madres que trabajan en casa o/y en la calle como lo que son -mujeres-, sin intentar compararse con nadie, intentando superarse a sí mismas cada día, desenvolviéndose con esa versatilidad tan propia de la mujer que es capaz de pasar del plumero a la pluma, del biberón al teclado con la sonrisa amable de unos labios perfilados o no (poco importa).

Bastantes obstáculos hay en esta vida como para pensar que el varón que esta cerca te minusvalora por ser mujer. Quienes menosprecian o abusan de los demás suelen pisotear a todos los que por algún motivo son más débiles que ellos cualquiera que sea su raza, sexo o edad. Si partimos de que todos somos iguales en derechos, tenemos que defender la dignidad y el respeto para todos: hombres, mujeres o niños y dejarnos de luchas bizantinas y de interpretaciones absurdas.

Recuerdo que hace ya bastantes años, en una reunión con amigos, le pedí a Luis las gafas para limpiarselas porque estaban sucias. Este gesto desató las protestas de dos de mis amigas que vieron en ello un servilismo femenino. Me sorprendió porque aquel movimiento casi instintivo no tenía connotación de ningún tipo y en todo caso yo lo encuadraría más en un proteccionismo que en un servilismo, quizá porque nunca me he sentido inferior por ser mujer, por ello cuando me he sentido pisoteada o "ninguneada" por alguien no lo he achacado a mi condición femenina sino a la estupidez del otro u otra.

20 comentarios:

  1. Servir a tu hombre además, que es la cosa más bella a la que se puede dedicar una mujer. Como si servir fuese algo perjudicial o negativo, siendo realmente lo más bonito y valioso y lo que nos hace más felices a todos.

    A eso se dedicó María toda su vida en la tierra, a servir con amor a José y a Jesús. En el servilismo no hay amor.

    Muchos abrazos¡

    ResponderEliminar
  2. por mucho que me digan, la mujer vive momentos duros porque antes no tenía nada, por no tener no podía ni votar y ahora los logros conquistados para algunas mujeres son armas arrojadizas, han perdido el norte

    ResponderEliminar
  3. Es que hay mucho chiflado que confunde la velocidad con el tocino.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Les gusta y les interesa a algunos seguir diciendo que el machismo nos discrimina.
    Yo tengo 43 años y desde que me casé hace 20 mi marido ha luchado codo con codo conmigo por TODO.
    Este pobre ha cambiado más pañales que yo!...y cocina mucho mejor!
    Cuando hablan de machistas recuerdo a mi abuelo. Tuvo 4 hijas y un hijo que abandonó muy pequeño la casa para ser sacerdote.
    Mi madre y mis tias le afeitaban...le peinaban...le lavaban los pies (parecía Nuestro Señor Jesucristo!) vamos...servilismo total! y cuando murió estaban desesperadas. No recuerdo haberlas visto llorar así a las cuatro nunca.
    Eran otros tiempos desde luego...pero si las cosas se hacen con amor...

    ResponderEliminar
  5. Si alguna mujer piensa que un gesto así (el de las gafas) es servilismo y no simplemente un detalle cariñoso de servicio es porque es muy insegura. La inseguridad lleva muchas veces a sentirse inferior o a tratar a los demás con falta de caridad.

    Pienso como tú. Tenemos que defender la dignidad y el respeto de todos, sean hombres, mujeres o niños y dejarnos de luchas que desgraciadamente van unidas tantas veces a reivindicaciones que nada tienen que ver con la defensa de la mujer, sino todo lo contrario, como es el caso de las feministas y el aborto.

    ResponderEliminar
  6. Buen punto de vista.
    ¿¿Y cuando además de ser mujer eres mujer de...??
    Y tú me entiendes ;)
    Si supieras lo que yo pasé en mi vida con esta cruz a cuestas...
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me parece que no se trata de quien es más que quien sino de que somos todos iguales.
    Y si dentro de eso uno sirve a los de su alrededor, porque le da la gana,está siendo más libre que nadie...

    ResponderEliminar
  8. Creo que el problema no es que la mujer deba o no deba servir a su hombre, sino que cada uno de los cónyuges sirve al otro.

    Muchas mujeres deberían pedir cuentas a las feminazis, por culpa de las cuales tantas mujeres tienen que convivir con la exigencia de demostrar que son mejores que los hombres. Y eso es absurdo. No son mejores ni son peores. Tampoco son iguales. Somos diferentes. Y complementarios.

    Coincido con Guerrera, pero ampliándolo: Servir a tu cónyuge, a tu familia entera, es la cosa más bella a la que se puede dedicar una persona. Y cada uno tendrá la manera que sea de prestar ese servicio.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. me encanta tu reflexión.
    yo es que me he criado entre mujeres sin complejos de ese tipo, en un matriarcado vasco donde el valor de la mujer ni se cuestionaba por tanto jamás he cuestionado mi propia valía en función de mi género ni la de los demás.
    curiosamente la mayoría de quienes enarbolan banderas feministas radicales luego menosprecian la condición femenina en cuanto no valoran por ejemplo su condición de "portadora de vida".

    en cuanto a confundir "cuidar con mimo y cariño lo que quieres" con servilismo esclavista, me parece que revela la existencia de fuertes complejos personales.

    ResponderEliminar
  10. solo espero del mundo libertad para poder elegir.

    para poder decidir vivir sola, casarte, tener hijos, no tenerlos, cuidar de tu marido, dejarte cuidar por el... vamos, que cada uno decida su destino sin barreras (siempre que no se haga daño a nadie).

    eso es lo que yo considero libertad, el poder elegir tu propio camino sin que nadie te juzgue.

    ResponderEliminar
  11. anónimo, la cuestión es que esa libertad no puedes esperar que te la de nadie, esa es una búsqueda personal.

    de cualquier forma, lo que también es discutible es el concepto de "sin hacer daño a nadie". esa barrera yo la encuentro desdibujada hoy por hoy , el concepto no está claro.

    por último, esperar pasar por la vida evitando el juicio de los demás es una quimera. vivimos en sociedad y queramos o no nuestras decisiones y nuestro comportamiento son susceptibles al juicio ajeno. siempre. La cuestión será aprender a convivir con ello y a darle la importancia precisa.

    ResponderEliminar
  12. efectivamente, esa libertad esta en uno mismo. pero ni las feministas ni los machistas trasnochados (ambos) ayudan a encontrar esa libertad.

    yo critico el trato que se les da a los hombres hoy en dia ante la ley (son culpables hasta que se demuestre lo contrario y se les despoja hasta de la dignidad ante un divorcio o una denuncia de malos tratos sin demostrar) pero tambien critico que siga habiendo personas (hombres y mujeres) que se empeñan en hacer ver que la mujer solo sirve para poner lavadoras e ir a la compra.

    menos mal que la cosa ya ha cambiado y es una eleccion personal: dedicarte a tu familia si quieres (y puedes, que eso es otro tema) o hacer carrera profesional como han hecho siempre los hombres y navegar en otras aguas. a mi me parece tan respetable lo uno como lo otro, qun que es cierto que no a todo el mundo le parece esto asi.

    por eso, beatriz, te doy la razon en que al final, tienes que escuchar ciertas criticas, dejarlas a un lado y seguir con tu vida por el camino que tu crees correcto.

    ResponderEliminar
  13. A mí también me gusta tratar con mujeres así. Gracias a Dios, me ha sido dado casarme con una.

    Lo de las gafas me parece muy dulce. Me parece trágico dejar de mirar algo dulce y convertirlo en una tragedia.

    Por cierto, te recomiendo el libro del padre Horacio Bojorge titulado "La casa sobre roca". Aquí un parrafito que me gustaría que les dieras a tus amigas para que leyeran... para que entendieran qué es el amor:

    "[...] creo que lo que te digo es un principio divino, revelado por Dios, [...]. Ese principio divino dice:
    'NO ES ADÁN PARA EVA, SINO QUE EVA ES PARA ADÁN'
    Adán es un zoquete amasado de barro y al que le soplan un alma en la nariz. Eva es un ser más fino, más noble, más elaborado y complejo, más sensible y rico, a quien Dios 'construye' (¡Sí, así!: construye, como se construye una familia, una casa, una ciudad, un templo). Y la construye, no ya de barro como amasó a Adán, sino de una materia humana. Ella es más digna, más compleja, más rica y superior. Pero está puesta al servicio de Adán que le es inferior. No nos asombremos. ¡Esa es la ley divina!: que lo superior y más perfecto, esté al servicio de lo inferior y menos perfecto. Así sucede con los ángeles, que son superiores a nosotros, pero están puestos a nuestro servicio. ¡Nada raro! ¡Pura lógica! El que puede más, tiene que ser el protector del que puede menos. Los papás enseñan y protegen a los hijos. Los hermanos mayores enseñan y protegen a los más chicos.
    Adán podrá defender físicamente a Eva. Pero Eva tiene que defender espiritualmente a Adán. Ya ves que Adán no supo defender espiritualmente a Eva, cuando Satanás la tentó".

    Salud.

    ResponderEliminar
  14. Luis es un pelele. Quién te crees tú para manejar su vida! Acaso el no ve si están o no sucias las gafas? Va a hacer siempre lo que tú quieres?
    Es broma, simplemente trato de darte la razón complementando tu perspectiva. Sigue así... que lo hacéis muy bien!

    ResponderEliminar
  15. La gente está chiflada. O tiene envidia, una de dos.
    Ni caso.

    Un beso,
    Edurne.

    ResponderEliminar
  16. Ideas clarísimas y bien expuestas; las que aplaudo y admiro, como a toda esa familia leonesa del 5º B de la que tanto puede aprenderse cada día.
    ¿Se han calmado ya los rigores de este frío invierno?
    Grandes abrazos a repartir.
    Terly

    ResponderEliminar
  17. Maria Jesús. Soy fiel lectora de tus entradas-y/o de las contadas que escribe Luis-Cada vez comento menos en los blogs-en términos generales-pero me gustaría que supieras que en tu caso, en concreto:
    a)Te leo todas las entradas
    b)Dificilmente puedo comentar algo que sea medianamente inteligente.
    Por ejemplo, la entrada de hoy. Es-para mi gusto-exquisita en su esencia y nada puedo añadir. No sólo no puedo añadir sino que no sé escribir de forma tan sencilla y brillante como tú lo haces.
    Así pues, sirva vuestro espacio para enriquecerme.
    Un beso.
    Por cierto, la foto de Carmen, espectacular.
    Luisa

    ResponderEliminar
  18. Mi madre, siempre ha tenido gestos con mi padre de ése tipo y no por eso tiene que ser menos que él...

    a mí me hace mucha gracia cuando las feministas dicen eso de que no tienen hijos para ser independientes de los hombres, sin saber que terminaran siendolo...

    En fin... veo que quedan verdaderas mujeres en León, por lo menos tú una de ellas.

    Un abrazo.

    PD: nuevo link de mi blog: http://noteselaironia.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  19. Lo que una mujer acepte por parte de su marido y al reves es sólo cosa de ellos y donde los demás no deben opinar.

    Si haciendo ciertas cosas te sientes bien, genial.
    En esta vida se trata de ser feliz y cada persona (hombre o mujer) sabe lo que tolera y lo que no.
    Todos los extremos son malos, sea machismo o feminismo. Hasta que no tengamos que dejar de defirnirlo, no habrá igualdad.Es lo mismo que definir a una persona por su color.
    Tengo una amiga negra.No es correcto, es mi amiga Ana y nada más.Mi marido es feminista.No es correcto, mi marido es mi compañero y nada más.
    No debemos justificar si no educar.
    Algo dificilisimo por cierto.
    Besitos.
    Cris

    ResponderEliminar