jueves, 26 de noviembre de 2009

OTRA OPORTUNIDAD


Nos casamos en 1981 y cinco años después teníamos 5 hijos, y como no naciera nadie más durante los siguientes cinco años nos hicimos a la idea que esa era nuestra familia completa. Pero no, de repente, en otro plazo casi similar, nacieron otros 5.

Claramente tenemos dos "camadas" bien diferenciadas y diferentes han sido las dos formas de educación. La experiencia y el desgaste nos fueron cambiando

Para la segunda "camada" desapareció mucha gravedad y solemnidad, …mucho descomplicamos sin proponérnoslo. Aquel primer interés por dar buena imagen para ser bien mirados y aceptados, se convirtió en “mirar bien” e intentar aceptar más. Y es que las familias noveles son –(fuimos)- agobiadas y asustadizas. A las familias rodadas pocas cosas nos dan miedo.

Ya no se trata de que ordenen sino de que quieran ordenar, ya no importa tanto las notas como el hábito de estudio, la obediencia ya no surge de la fuerza sino del servicio que pretende dar la autoridad. Porque ya no se trata de pasar por padres perfectos sino de ir mejorando juntos. … Desaparecida la tontería y el miedo nos centramos más en transmitir criterio que en comprobar buenas conductas.

Pero también muchos de la segunda "camada" ya no tuvieron cuna porque "total para unos meses". Y los más pequeños se están criando, a lo peor, con una exigencia demasiado benevolente.

El balance… necesitaríamos otra "camada", aunque mucho me temo que habrá que esperar a los nietos...

Si tuviera que decir que es lo más importante sin duda diría que creer en ellos hasta el punto de que cada mala acción –por muy repetida que venga- sea -de verdad- una sorpresa irreconocible. Respetar su libertad. Y sobre todo acostumbrase a rezar juntos, con naturalidad.

27 comentarios:

  1. Mejorar juntos, eso me ha encantado. Creo que es justamente el objetivo, ayudarnos a crecer.

    Gracias cielo mío!!

    (Este finde tengo retiro carismático en Santa María de Caná, viene Jacques Philippe, por eso el domingo no estaré con las guadalupanas, disfrutadlo mucho)

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya cuadrilla! Me encantan las familias numerosas. La mía lo es, pero no en cuanto a hermanos...

    Me encantáis.
    Me encanta tu blog.
    Y me encantas tú.


    Un abrazo,
    Edurne,

    ResponderEliminar
  3. Genial, qué bien lo has expresado.

    ResponderEliminar
  4. Sois un ejemplo.
    De verdad que si.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. No le digas a mi prometida, porque me la asustas, pero me encanta tu familia. Nosotros poquito a poquito vamos hablando de que a partir de mayo, cuando nos casemos, sería lindo tener una familia numerosa (muy numerosa) y ayudados por Paulo VI, Jesús Urteaga y el resto de los muchachos vamos dándole vueltas al asunto con paciencia y poquito a poquito. Claro que al final tampoco es tener muchos hijos por tener muchos hijos; es sencillamente tener los que Él quiera. Pero en ese estamos.

    Entonces, ¿en qué estaba? Ah, sí, en que me encanta tu familia: eso sí, no le cuentes todavía a mi media naranja todavía, porque me la espantas... ;-)

    ResponderEliminar
  6. Simplemente quiero mandarte un abrazo que si te tuviera más cerca sería en persona.
    Gracias por estar ahí dando ejemplo y compartiendo enseñazas y vivencias.
    Va ese ABRAZO, AMIGA.

    ResponderEliminar
  7. Me encantó descubrir vuestro blog, voy a quedarme en él un ratito.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Sois una familia a la que admiro y quiero desde el día que os conocì y con quien tengo pendiente de tomarme un café, allí o aquí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Increible pero cierto. Asombroso. me ha encantado encontraros por puro azar...
    Voy a ver si me hago seguidor vuestro.
    Un saludo muy cordial y felicitaciones.
    Que Dios os bendiga!

    ResponderEliminar
  10. Todo un ejemplo de familia cristiana!
    Mi madre cuando me tuvo a mi despues de muchos años de que los médicos le decían que no podía tener hijos.... va y se quedó en mabarazad... y cuando se le terminaba la baja por maternidad del 2º hijo(mi hermano) va y tuvo otro.... así que al final ella siempre lo dice los hijos son una alegría aunque haya veces que no lo parezca jajaj

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  11. La foto es encantadora.
    No se donde leí, que con los hijos pequeños se cometen errores distintos que con los mayores, pero errores al fin y al cabo y con ellos salen unos chicos estupendos.

    Quizas coincidamos en la Misa. Gracias por avisarme, haré lo posible por ir

    ResponderEliminar
  12. Os voy a contratar de asesores. Todo lo que dices es lo que vivimos. Y la conclusión final, es la que intentamos vivir. Es verdad. ¡Cuanta diferencia en la educación del primero a la que recibe el último! Yo le digo ahora al mayor de 18. Hijo tú pagaste la novatada. El empieza ahora a darse cuenta de muchas cosas y se toma con responsabilidad el ejemplo a los que van detrás de él. Bueno Mª Jesús, ahora te hablo en serio y no te lo tomes a borma. Creo que podrías escribir un libro sobre las experiencias que nos transmites. Basta que copies tus post, los unas y lo presentes ala editorial. Yo disfruto de ellos, y no porque seas tú, sino por la frescura y razón que llevan. Änimo, coge la idea, que seguro no soy el único que te lo ha planteado.Unidos hoy en el rezo del Rosario, con las intenciones que Arcendo ha escrito. Un beso

    ResponderEliminar
  13. No digo que la fotografía exprese todo lo que dices, pero sí es cierto que cuando has leído el post, la fotografía lo dice todo de manera eficiente y plástica. Es una foto estupenda: me han venido ganas de ponerla como fondo de pantalla pero luego me he dicho que quizá sería un poco raro... Bueno, quién sabe!

    ResponderEliminar
  14. Me ha gustado mucho esta entrada.
    Me he fijado en la foto una segunda vez y ¡sí! se aprecian perfectamente "las dos camadas", jaja. Hay dos tamaños, dos bandas.

    Mª Jesús, no quiero inflar tu ego, pero te estimo un montón.

    pd: pasa por mi entrada "¿nadie quiere esto, nadie?"
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Por mi parte soy la pequeña de la segunda camada. La primera de 7, la segunda, también de 7. Todos en 17 años.
    Supongo que mis padres no estuvieron igualmente pendientes (en algunas cosas, en otras sé que si y ahora que soy madre me doy cuenta que estaban mucho más pendientes de lo que yo creía).

    A cambio, tenía el ejemplo de mis hermanos mayores, un sendero marcado y al querer a tantas personas tan distintas no me cuesta comprender las distintas formas de ser.

    No te creas, te parece que les atiendes menos pero el esfuerzo inicial sigue ahí.

    Lo que me hace gracia es que "se nos quitó la tontería". Gracias a Dios eso nos pasa a todos aunque tengamos menos hijos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Madre mía... y yo que tengo una y ya me parece que vale por cinco. No sé cómo lo haceis, pero... lo haceis!!! enhorabuena, tu familia es un tesoro y vosotros los campeones de maratón.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  17. Cuantos que son!!!!
    Realmente me asombra y me gusta leerte contando de todo lo que hacen y tu que madraza, un ejemplo.

    :)


    Besotes.

    ResponderEliminar
  18. Me gusta lo de "necesitaríamos otra camada". Cuánto aporta un hijo!! La pena es que el tiempo no perdona y muchos hoy se entretienen y luego ya no tiene remedio. Eso no lo advierten en ningún sitio. Dices mpaternidad responsable y se entiende no tener hijos (qué paradoja: padre responsable sin hijo) o espaciarlos. Y se cae en la irresponsabilidad de dejar pasar los años en los que puedes tenerlos y educarlos. Después viene el tiempo en que tienes que esperar a los nietos pero no con 10 como vosotros sino con uno o dos.

    ResponderEliminar
  19. Me encantó la entrada María Jesús!! Muy bueno lo que nos contás, sobre todo en el párrafo de los "ya no se trata de"... Estoy totalmente de acuerdo con Angel, deberías poner todo esto (y más) en un libro, nos vendría muy bien!!!! A nosotros que tenemos 5 (en 7 años) nos hacen falta muchos consejos como los que nos das, gracias!!!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Yo de mayor quiero ser como vosotros:)

    Fantástica diferenciación de "camadas" Y es que ser padre enseña muchísimo. Es impresionante comprobar cómo los hijos nos enseñan a ser personas.

    Un beso

    Luisa

    ResponderEliminar
  21. De verdad Mª Jesús que no me canso de leerte!! Siempre me río, me emociono y es que sólo hablas desde el corazón. Me encanta lo que dices en el último párrafo. La confianza en los hijos ha de ser ciega y ellos tienen que saberlo. Un beso.

    ResponderEliminar
  22. cuántas frases para releer y para enmarcar.
    "nos centramos más en transmitir criterio que en comprobar buenas conductas." Esta creo que la bordo a petite point y me hago un cojín, jaja. pero me temo que me faltan muchas camadas para conseguirlo aunque con mi único hijo es exáctamente lo que pretendo.

    me recuerdas tanto a un familiar mio, su forma de educar es exáctamente igual y es la persona que más admiro en el mundo y de la que más aprendo. Ellos son 11 (como en realidad son los tuyos) Una bendición, una maravilla, un ejemplo vivo donde si estás atento sobran las palabras.

    ResponderEliminar
  23. María Jesús!!! He leído por ahí que "por qué no preparas un libro" con todo esto...
    Me ha parecido una idea genial... Sinceramente... Yo me leería, es más, devoraría, un manual tuyo sobre educación de los hijos!!!!!
    Tienes lo más importante, la experiencia... Eres una madre preocupada por tus hijos, por las cosas que te rodean... Ayudarías a desmitificar tantas preocupaciones de las madres primerizas o "asustadizas", o "hipocondríacas"... Ayudarías a ver lo esencial, a encontrar respuestas concretas en situaciones concretas...
    Por qué no te lo piensas? Un abrazote

    ResponderEliminar
  24. Preciosa fotografía, eso sí que es una familia, me encanta lo que transmite, la foto, lo que transmite el blog, todo.

    Me ha encantado también la valoración que has hecho en el post de la moda.

    Me alegro mucho de que saliera todo estupendamente, te lo mereces.

    Guerrera me hace descubrir blogs bien interesantes.

    Un abrazo y disfruta de esa familia!
    María Rosa.

    ResponderEliminar
  25. Hola Maria Jesús!
    Yo de momento no pienso tener más hijos así que leerte a ti está siendo como mi segunda camada. Aprendo a dar importancia a lo que la tiene y me relajo con el resto. Estoy de acuerdo que el hecho de que se esfuercen y estudien es más importante que la nota que saquen. Y los pequeñitos, aunque no hayan dormido cuna, han tenido unos hermanos mayores que han sido sus maestros y les han dado una vivencia que de otro modo no habrían tenido.

    Un beso

    ResponderEliminar
  26. ¡Felicidades por esa preciosa familia!. Buenas noches.

    ResponderEliminar