lunes, 10 de agosto de 2009

De vuelta de MEDJUGORGE



Sin haber reposado la experiencia, ya he empezado a darme cuenta de algunos de sus frutos.

Y es que la convivencia con los chavales de aquellas jornadas me permitió ver que me estaba convirtiendo en una vieja desconfiada y miedosa. Me estaba creando dificultades para ver la luz por mi obsesión de buscar la mancha. … así que, cerré los ojos, me hice pequeña, hinché los pulmones de confianza y dejé reposar el ánimo en aquél ambiente tan saludable, tan limpio, entre aquella gente que esperaba recibir sin obsesión por merecer.

Quiero ser como ellos: niña, confiada, andar sin miedo, sin medirlo todo, ingenua.

Y he visto un poco por donde.



13 comentarios:

  1. Pues adelante!!! que la vida sea la constante sorpresa de ver que existes!!!

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por el viaje!!!! Qué sueño poder ir... como dicen, nadie vuelve con las manos vacías de Medjugorje. Espero con ansias tus proximas entradas.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Si que sería lindo vivir con la confianza de esa niña, y tu lo puedes lograr.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. pregunté el lunes a un sacerdote: ¿Padre y usted que piensa de Medjugorge? La respuesta, lo dijo todo. Allí se reza, se confiesan, se convierten,cambian de vida...
    ¿Se tiene que preguntar más? Todos los que realizan esta peregrinación, han cambiado. Deseo leer vuestras experiencias que siempre nos contáis.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Has podido ver al elefante tragado por la culebra, y no un sombrero(como en "El Principito"). Ahora ya saben que además de mayor, tú también ves el peligro, y cuando ellos tengan miedo se pondrán detrás tuyo; aun clavándote sus uñas.

    ResponderEliminar
  6. Espero con impaciencia que nos contéis vuestra experiencia allí. ¡Qué suerte de viaje! ¿Cómo está el tema de las barreras arquitectónicas? ¿Está adaptado para poder entrar en todas partes con silla? ¿Y los alojamientos? Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Qué buena cosa esa de "ser como niños". No nos queda otra.
    Ya nos contarás cuando reposes.
    De momento un beso grande, como tú.

    Luisa

    ResponderEliminar
  8. Espero que nos cuentes, por lo que dices, ha sido toda una experiencia.

    Podias, por favor, contar lo referente a viaje, alojamiento, comida etc. He oido hablar tanto de ello que me encantaría ir tambien.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  10. Al final acabarás cómo campanilla. JAJAJA. Que alegría leerte de nuevo.

    MUCHOS, MUCHOS BESOTES.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  12. Hooooooooooola, preciosa. Estoy de vacas, pero la visita a los amigos que no falte. Cuenta más cosas del viaje... y con la edad nos hacemos miedosos, descnfiados; si sabes de alguna técnica que hayas aprendido dímela.
    Siento mucho lo de los ojitos de la tía.
    Un besazo

    ResponderEliminar