miércoles, 1 de abril de 2009

ABURRIDOS DE VIVIR

Me encuentro a diario con personas de mi edad deprimidas, hastiadas, aburridas de vivir. No, no es la crisis, es el tedio y la desesperanza del que está "de vuelta de todo". Han conseguido una posición económica y social que les permite vivir con comodidad pero les falta el "por qué vivir". Durante años han pedido a su sensibilidad una felicidad que ésta no puede otorgar y ahora su sensibilidad está exhausta, sin capacidad de respuesta ante nuevos estímulos.

Pero también muchos jóvenes convierten el placer en fin supremo y se limitan a corretear por el mundo en busca de sensaciones, sin proyectos, sin ilusiones, convertidos en dóciles consumidores y fieles votantes a cambio de un ilusorio bienestar.

Los sentimientos son una realidad noble y buena si son positivos pero no pueden perseguirse directamente, el sentimiento no es un fin sino una consecuencia de un actuar conforme a la verdad y el bien. 
La admiración, el optimismo, el entusiamo, el interés... son el resultado del conocer de la inteligencia. La soltura, la fortaleza, la seguridad... son resultado de emplear la voluntad. 
Pero el mayor gozo creo que radica en descubrir el sentido de la propia vida. 

Encontrar el sentido de la propia vida no me parece difícil, sale a nuestro encuentro, lo que falta hoy en día es la voluntad de buscarlo, la voluntad de conocer la verdad. 
Podría citar dos momentos mágicos en que intuí a qué estaba llamada, y no fueron, desde luego, momentos de comodidad. Uno de ellos fue al cuando el mayor de nuestros hijos tenía apenas dos meses; acababa de darle de mamar a las tantas de la madrugada y era incapaz de levantarme a cambiarle los pañales, estaba agotada; vencí el cansancio y en plena operación de limpieza me obsequió con su primera sonrisa -apenas una mueca-, mi cansancio desapareció y me inundó una sensación de gozo y esperanza. 

Pero cuando verdaderamente cambió mi vida  fue cuando murió José. Después de nueve meses de un embarazo complicado y un parto extenuante, que terminó en cesárea, me dijeron que el niño había muerto. La primera reacción fue de desconcierto ¿qué sentido tenía aquello?; intuí la respuesta: "todo estaba bien", yo no era dueña de la vida, ni tampoco de mis hijos, tan solo una mera partícipe en un plan, mi misión era aceptar, primero que yo no era dueña y señora de la vida, ni siquiera de la mía y después aceptar a los demás y darme cada vez un poco mas, aprendiendo a amar. Desde entonces la serenidad (compatible con el genio) ha sido una constante en mi vida que me permite disfrutar de cada instante y vivir enamorada de Luis, por supuesto, pero también en otro sentido de todos; empatizar, alegrarme y sufrir con los demás. Sé que es el principio de un camino e intuyo, viendo a personas que aman más, que es un camino apasionante en el que siempre se puede avanzar más. 

26 comentarios:

  1. La felicidad va asociada a la realidad, y ésta tiene de todo. Si la tomamos con gratitud y confianza, tenemos mucho avanzado.

    ResponderEliminar
  2. Realmente eres sabia.

    Como tomas el día a día de la vida.

    Digno de admiración.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Siempre aprendo de ti.

    Gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. todos hemos vivido momentos en los que encontramos sentido a lo que aparentemente no lo tiene...son momentos que se quedan grabados.
    A veces cuestan ¡y mucho! pero llenan.
    También debemos ayudar a los demás a verlo así, sobre todo porque serán más felices.

    ResponderEliminar
  5. Primero he enmudecido, y acto seguido, he llorado. Y ha sido antes de comenzar el párrafo donde hablas de la muerte de José.
    Estoy leyendo "Solo Dios basta", y lo que estoy aprendiendo es exáctamente lo mismo que tu dices en esta entrada.
    ¡Si supieras el bien que me hace descubrir a gente como tu!

    Gracias Mª Jesús, muchas gracias de corazón.

    ResponderEliminar
  6. Todavía estoy impresionada con tu entrada, estoy sintiendo escalofríos en el cuerpo desde que he empezado a leer y aún no han cesado.
    Realmente siento una envidia absoluta por tu familia. Yo no le puedo pedir más al Señor de lo que me ha dado, pero esa entrega absoluta, esa falta de egoismo es la meta que busco y espero alcanzar algún día.

    ResponderEliminar
  7. Inés, me ha encantado tu ultima frase.

    ResponderEliminar
  8. Maria Jesús, te toco el sorteo!!!! Y tu me llamas generosa a mi? Veo en ti todo amor y generosidad, das sin pedir nada a cambio. Seguro que cuando te apuntaste en mi blog pensaste a quien de tus hijas le ibas a dar cada cosa si te tocaba. Prométeme que te vas a quedar con alguno de los regalos, el resto los puedes repartir, aunque vais a tocar a poco :-(

    Ya me dirás a donde te los mando, mi mail es elenapalmero@hotmail.com
    Y los del café queda pendiente, eh? Cuando vengas un día a Madrid me avisas y quedamos.

    Felicidades! Besos

    ResponderEliminar
  9. Creo que cada uno tiene en su vida acontecimientos que le ponen cara a cara con su realidad y a veces son muy duros, pero también son oportunidades de ver a Dios...hay quien cierra los ojos, hay quien huye, hay quien niega...y hay quien cree, confía, espera y al final experimenta paz.

    Esto es para mi la fe, la experiencia real del amor de Dios, que es como un sello que nunca se borra.

    Creo que esos momentos de tu vida siempre serán tu mayor tesoro, y el secreto de una vida llena, que no se agota...Cuando pienso en mis hijos, no se me viene a la cabeza nada mejor para dejarles en herencia que mi experiencia de fe.

    Aunque, obviamente, no soy tu hija...jajaja, lo que te faltaba..., a mi también me ayudas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Tengo un nudo en la garganta.En serio te lo digo.
    Digo lo mismo que Bea.Da gusto saber que hay gente como vosotros.

    ResponderEliminar
  11. Tengo un nudo en la garganta.En serio te lo digo.
    Digo lo mismo que Bea.Da gusto saber que hay gente como vosotros.

    ResponderEliminar
  12. ¡Yo también busco la meta de entrega absoluta y falta de egoísmo!, pero, aún viéndolo claro es difícil conseguirlo, para eso hace falta la virtud. El conocer puede darse en un solo acto, estos momentos que relato y otros que cada uno tenemos en la vida ordinaria nos permiten acercanos a la verdad, pero la virtud que exige la entrega es cuestión de repetición de actos. Me decía ayer Luis si no me daba un poco de "cosa" escribir este post, pero lo escribo con toda la humildad del que ha descubierto un tesoro y sabe que tendrá que trabajar mucho para llegar hasta él, y que morirá antes de lograrlo porque toda muerte es prematura, Quiero compartirlo porque es un tesoro que es para todos, solo hace falta pararse a ver el resplandor, pero vamos tan deprisa por la vida y nos reparten unas gafas de sol tan potentes que muchas veces no vemos nada.
    Gracias por animarme, Yo soy muy "cazurra" (así nos llaman a los de León) y al llevar a la práctica lo que sé muchas veces "paso palabra".
    Elenilla te escribo ¡Qué ilusión!.

    ResponderEliminar
  13. preciosa reflexión en voz alta, maría jesús, la he leído dos veces para asimilarla bien.
    me encantó.
    ¿al final os acercais por aquí en semana santa?
    un besote y... me encanta como expresas lo que sientes. :))

    ResponderEliminar
  14. Querida María Jesús: qué dolor más fuerte debió ser para tí esa muerte. Y que fuerte saber superarla. Las cosas son como dices en el post, hoy más que nunca la personas se mueven por los sentimientos, es más yo diría que por la sensibleria por el gustito que san las cosas. El verdadero sentimiento es algo mucho más hondo.
    un beso muy fuerte.

    PD/ Ni se te ocurra pensar que ando de enfados contigo, por favor sabes que tienes mi admiración en todos los sentidos y mi cariño.
    Ya he visto que has añadido mi nombre a los premios, gracias Despistes los puede tener cualquiera y con todo lo que tienes encima con más motivo. pero tú está alerta que seguro te cae algun premio más.
    Otro beso, mujer fuerte

    ResponderEliminar
  15. Dicen por ahí que, la ociosidad es la madre de todos los vicios.

    El mundo nos pide a gritos: Entre menos esfuerzo hagas, mejor para ti. Para el mundo la felicidad esta en la comodidad y la seguridad.

    La vida se conquista. La felicidad esta en el amor, la cultura y el trabajo.

    Yo soy de los que piensa: no hay crisis. De hecho, desde que nací lo vengo oyendo: Hay crisis. De lo que me he dado cuenta es que nos hace falta Dios. Y lo digo porque con Dios todo lo podemos enfrentar.

    DIOS NOS BENDIGA.

    ResponderEliminar
  16. Creo que es el post tuyo que más me ha gustado de todos los que he leído.
    Es para llevárselo entero, de hecho creo que si, que me lo llevo para difundirlo entre mis amigos.

    Yo en los momentos de flaqueza, cierro los ojos y le digo a Dios: "Tú eres mi único Dueño". Entonces siento una sonrisa inmensa en el alma y me quedo totalmente en paz.

    Precioso el post cielo, gracias.

    ResponderEliminar
  17. licidad, la plenitud va cosida a la realidad, al sentido que das en cada cosa que haces, el valorar las cosas chicas y tener ganas de dar.
    besucos nazarenos.

    ResponderEliminar
  18. Da gusto leerte!.
    Cecilia I.

    ResponderEliminar
  19. Maria Jesús, definitivamente no vuelvas más por mi blog¿Qué podría yo enseñarte?
    Un beso:)

    ResponderEliminar
  20. Es increíble ver como hay gente que no le da sentido a la vida… Es maravilloso tu escrito. Fascinante!!! Te felicito.

    ResponderEliminar
  21. Estoy sin palabras. No me atrevo a comentar nada, porque cualquier cosa que diga lo estropeo. Gracias por esta entrada. Un abrazo.No dejes de escribir...

    ResponderEliminar
  22. Que bella y reflexiva entrada Maria, muy bueno el proposito de vivir para amar...

    ResponderEliminar
  23. Me ha gustado mucho la entrada, porque das a conocer tus vivencias más íntimas. Encontrar el sentido de la vida es lo que da la felicidad, y es algo que a veces se nos escapa.
    Enhorabuena por ver el amor de Dios detrás de todo lo que te pasa.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  24. Porqué será MªJesús que esos momentos "mágicos", que suelen ser los momentos no cómodos, son los que nos hacen avanzar, crecer en la vida y nos enseñan que nosotros sólos no podemos, somos limitados y tenemos que actuar y vivir haciendo el bien pero confiando en Aquel que todo lo puede y que es el que nos ha regalado la vida y todo lo que nos es dado.
    No es fácil aprender eso pero cuando uno llega a entenderlo, a mi personalemente me da mucha paz y fuerza para seguir y dar gracias por esta vida que se me ha regalado.
    Muchos besos a toda la familia y dichosa Semana Santa, cruz y resurreción, esa es la vida.
    Paloma

    ResponderEliminar
  25. No es fácil, y creo que implica mucho amor y generosidad, ver la mano de Dios en cada cosa que nos sucede, incluso aquellas tan tristes y dolorosas como la muerte de un hijo. No puedo ni acercarme al dolor que debiste sentir... cuánto lo siento!
    Muchos quizá hubiéramos sentido odio, enfado con el mundo, con Dios... ojalá mi reacción no fuera esa, pero no puedo asegurarlo...
    Por otro lado, cada vez me doy más cuenta de la importancia que tienen los primeros años de vida de una persona. Hoy he conocido a una chica que sé que han abusado de ella de pequeña. Tengo treinta tacos, una vida bastante normal... ¡y ya conozco a tres personas que han sufrido abusos! ¿No es bestial? Por supuesto los tres están "pallá". Unos más que otros, pero todos llevan el sello del dolor en su corazón... no hay más que conocerlos un poco. Con esto quiero decir que hay mucha gente muy perdida, sí. Unos son por desidia... pero también hay gente que ha tirado la toalla porque cargan con heridas que nunca debieron sufrir... No me refiero sólo a eso... pero hay gente que no ha tenido una familia estable, o muchas otras cosas que les marcan... y son personas que están muy cerca de nosotros, quizá algunas ni nos las podemos imaginar. Todo tiene una explicación.

    ResponderEliminar