sábado, 8 de noviembre de 2008

EXAMEN DE CONCIENCIA GLOBAL Y SORPRESA

En casa tenemos un problema, bueno, tenemos muchos pero este es importante: ninguno de los hermanos sabe exactamente quienes son los Reyes Magos, o mejor dicho no sabemos cuántos hay (os puedo asegurar que hay versiones de todo tipo).

Hubo un momento en que, al menos en esta materia, éramos una familia normal, pero a mi padre lo normal le aburre (puede que por eso le aburra el fútbol, pero eso es otro problema que tenemos en casa y que tendrá que ser contado en otra ocasión).

Os voy a contar lo que ocurrió un día sin previo aviso: estábamos cenando todos juntos en casa ya comenzados los cursos (de aquella yo estudiaba en la universidad de León y aún estábamos todos viviendo en casa) y a mi padre le dió por decir: “este año vais a escribir 2 cartas a los Reyes Magos, una pidiendo cosas materiales y otra para cosas espirituales como dones o virtudes” (si si, eso dijo, ¡y se quedó tan ancho!). La verdad es que a ninguno nos terminaba de convencer su nueva idea, ¿por qué dos?, ¿las va a mandar a sitios distintos? ¿cuántos Reyes hay?, o dicho de otra manera ¿Cuántos “Orientes” hay?.

El caso es que lo hicimos pero, a diferencia de la carta para cosas materiales, la de cosas espirituales llevaba incorporada todo tipo de mecanismos de seguridad para evitar que fuese manipulada (vamos, para que si mi padre intentaba cotillear al menos le costase). Yo por mi parte escribí la mia no desde la perspectiva de las virtudes sino desde la de los defectos, pidiendo que los defectos que yo me veía desaparecieran o, al menos, “encogieran”.

Ahora tengo que dar un salto hacia delante en el tiempo de aproximadamente un año.
Siendo un año más viejos unos, más (o menos) maduros otros e igual de niños la mayoría suelta el gordi (como ya supondréis ese es mi padre): “¿os trajeron los Reyes las virtudes que pedisteis?”, yo, a modo de gracia dije “no he echado nada en falta, imagino que si” pero la verdad es que ni me acordaba de lo que había pedido. Aquí llega el momento clave de la historia pues va el tío y nos devuelve las cartas para que lo comprobásemos.

¡Pufff! ¡que mal!, no solo los defectos seguían igual (lógico si mi padre no manda la carta y se la queda) sino que se habían “desarrollado” e incluso me habían “crecido” algunos nuevos.

Y allí me quedé, leyendo la carta y haciendo un exámen de conciencia de todo un año y encima sorpresa…

PD: saqué un 5´5 (por el solo hecho de presentarme a estos exámenes me pongo siempre un 5 para levantar el ánimo)

PD2: reconozco que mi carta no había sido manipulada (que juventud más desconfiada...)

Un saludo. Fer.

25 comentarios:

  1. Que buena idea. Seguro que sirvió para que reflexionarais.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Y yo te otorgo un 10

    por tu condición optimista

    generosa,sensata y buena

    pensadora.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Buenísimo y la mar de práctico. En los colegios de mis hijos hacen algo parecido pero con objetivos quincenales. Las notas son normal, bueno y excelente por eso de la psicología positiva :)Besos

    ResponderEliminar
  4. Que bueno...

    Estoy pensando que yo este año también voy a escribir dos cartas, pero no sé si me atreveré a leerla el año que viene.

    BEsos

    ResponderEliminar
  5. Los Reyes te trajeron lo que te hacía falta: ser consciente de que las virtudes no se regalan, se forjan.
    Recuerdas cuando Fran tenía 6 años y vino diciendo "¡los Reyes son los padres de Sergio Conty!". Tenía su lógica porque eran dueños de una tienda de deportes donde se debían aprovisionar los Reyes porque casi todo lo que traían lo podíamos cambiar allí. Los Reyes estaban empeñados en promocionar el deporte.
    Pronto hundí toda su lógica con una sencilla argumentación: "no seas tonto, ¿cómo iban los padres de Sergio Conty a poder dar regalos a todos los niños del mundo?". Coincidimos en imaginar que los Reyes se servirían de muchos almacenes para ayudarles en su costosa y emocionante empresa.
    Yo creo firmemente en Sus Majestades de Oriente porque sé que si dudo no me traerán nada, y espero que, aún con crisis, el día de Reyes siga siendo un día excepcional. En casa los Reyes se detienen mucho tiempo y organizan un decorado con carteles y fotos, debe ser un regalo que pide nuestro Peter Pan.
    Un beso
    Mamá

    ResponderEliminar
  6. Si yo tuviese que escribirle una carta a los Reyes de Oriente con mis defectos, no cabrían en un folio. Aún así, agradezco sus pasitos por el tejado cada madrugada del seis de enero. Porque no se olvidan de que ahí vivió una niña que en la noche mágica de Reyes les espera con la misma ilusión, con la misma esperanza, con la misma fe ciega que me devuelve a mis pocos años, antes incluso de ser consciente de mis defectos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Que bonito post...
    a mi me gustaria pedir a los Reys que ayudan mas a toda la gente en el mundo que sufren el hambre, el frio y la sed, y de darme la fuerza siempre de hacer algo para ellos...

    Un beso grande de tu amiga romana y pasa un feliz domingo con toda la familia!!!!

    ResponderEliminar
  8. Es una suerte un padre que se aburre con lo normal para dar lugar a estas buenas ideas.
    Y también es una suerte un hijo tan bueno y simpático.
    Yo me copio la idea.
    Y felicidades por este maravilloso blog.

    ResponderEliminar
  9. La idea de tu padre es para copiarla ! genial! .Voy a ver si puedo ponerla en práctica, porque los mios son ya mayorcitos

    ResponderEliminar
  10. ¡Una idea genial! Por lo que cuentas, parece que te pusiste una nota muy baja, porque la carta sirvió de mucho. Enhorabuena por la entrada.

    ResponderEliminar
  11. Que buena idea que pienso voy a implementarla en estas festividades. A mi tambien me emociona mucho la venida de los reyes magos y siempre es toda una fiesta.

    ResponderEliminar
  12. me encantó, qué gesto , qué bonito!!! dice mucho de tu padre y de los valores de la familia,
    quizá se la copie para cuando tenga que hacerlo con mis hijos,
    besos
    (por ciero esa foto es de vuestros hijos??? bonita foto y muy guapos, ¿el mayor tiene novia? es broma :):))

    ResponderEliminar
  13. Es genial el ingenio de tu padre, que forma más elegante y discreta para ayudar a los hijos.
    Con un maestro asi no es de extrañar que salga una familia como la vuestra.
    Con afecto

    ResponderEliminar
  14. Qué bonita familia, lo mejor para ustedes.

    Besitos amistosos!

    ResponderEliminar
  15. Creo que este año todos vamos a ampliar la carta a Sus Majestades.

    Luis va creando escuela.

    Abrazos a toda la family.

    ResponderEliminar
  16. Entro de puntillas en vuestro blog.Os visitaré a menudo,Una familia ejemplar.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Digo lo que Luisa, me he quedado alucinada con esta bonita historia.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  18. Pues mira, para que no te sientas tan raro te diré que en nuestra parroquia, todos los años llegan los Reyes Magos...los auténticos, doy fe.

    Es una celebración en la que todas las familias que se quieren acercar van juntas a "su rey mago favorito" carta en mano.

    Nosotros solemos elegir a Melchor...aunque mis hijos han decidido que este año va a ser Gaspar...será que igual el año pasado les falló en algo...ni idea.

    Allí vamos con las cartas, el rey nos pregunta, ¿Qué nos pedís para este año? Primero responden los niños...y luego los padres.

    El rey nos escucha atentos y luego nos da una Palabra...nos anima, nos invita a rezar, a creer que todo aquello que ansía nuestro corazón, Dios nos lo va a dar.

    Y se queda las cartas...las mete en el saco y nos da una bolsa de chuches...(supongo que por si algo falla...jajaja, algo es algo)

    Hasta ahora siempre me han traído algo de lo que he pedido...lo misterioso es que no sé cómo lo habrán logrado...porque yo no conozco tiendas donde vendan esas cosas...será que son magos.

    Ánimo y a escribir la carta...pero todos...eh? (Supongo que "el gordi", no se escaqueará).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Enhorabuena a toda la familia.

    Me parece una genial idea a imitar. Quizá yo me he concentrado demasiado hasta la fecha en evitar a Papá Noel (no ya como sucedáneo de San Nicolás con sabor a Coca Cola, sino como la mismísima impostura laicista a la tradición de los Reyes).

    Mis hijos lo conocen como "el pitufo rojo que roba los juguetes a los Reyes Magos" y Javier de 4 años, cuando vio que llegábamos a una casa con chimenea me dijo muy contento "¡Qué bien papá, azí podremos quemar el culo al pitufo rojo zi intenta entrar en caza!".

    En fin, daremos una vuelta en positivo a la noche del próximo 6 de enero. Gracias por vuestras confidencias familiares.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Me parece una idea maganifica, me la apunto por si algún día puedo que ponerla en práctica.

    ResponderEliminar
  21. No se quien tiene más finura de espíritu ... el autor intelectual es genial, pero hay que ver como catequiza Fernando.

    Muchísimas felicidades a todosm, familia. Y gracias.

    ResponderEliminar
  22. Aunque no escribamos cartas, te aseguro que a muchos nos pasa lo mismo. Dicen que todos mejoramos con los años, pero es tan difícil...

    ResponderEliminar
  23. Me prestaís la foto del Rey Mago para el consultorio?

    ResponderEliminar