martes, 23 de septiembre de 2008

UN RAYO DE LUNA

Una de las experiencias más dulces de mi adolescencia fue dejarme envolver por proyectos fantásticos, irrealizables, e ir tras ellos con el pleno convencimiento de que eran posibles. (A principios de los setenta fuí a Ibiza para integrarme con los "hippis"), el posterior desencanto me permitía identificarme con Manrique (personaje de las "Leyendas" de G. A. Bécquer) cuando descubrió que la dama de inigualable belleza y virtud que había creído ver una y otra vez en el bosque no era más que un rayo de luna entre la hojarasca.

La fuerza de aquellas ilusiones y sus agridulces despertares se fue apagando con el tiempo (la prudencia y la madurez pueden con todo); hasta que 25 años después descubrí en mis hijos (pobres!) los ojos por donde podría volver a verlas . Pero como ya soy incapaz de localizar "una dama de inigualable belleza y virtud" decidí directamente crear "un rayo de luna", lo más fantástico posible, darle visos de realidad, y ofrecerlo a los niños para su búsqueda y captura, y de este modo obtener sintéticamente "el olor de quien ha cabalgado a lomos del viento, el olor de 100 veranos alegres durmiendo en los árboles y aventuras con indios y piratas".

Y por eso fuimos a París... tras el rastro de un rey cruzado, para conocer en persona al hijo de Blanca de Castilla: Luis IX de Francia (San Luis para los amigos). El plan se fraguó durante meses, con estudio, consultas y propósitos, hasta elaboré unas peticiones que comenzaban: "Vos que obtuvisteis...Vos que siendo..." y que Fernando remató con: "Vos-data: que tengamos buen tiempo"). Y con todo ello salimos un viernes de madrugada con un inventario de lugares para investigar.

Madrugamos todos los días para cumplir "la misión". Comimos bajo soportales, dormimos en los bateaux del Sena, incluso en la Sainte Chapelle ... . Desde mi primera moto en 1970 no había vuelto a "cabalgar a lomos del viento", ni me había desentendido tanto de formas y cuidados, y debió ser por eso, y por el influjo de los niños, que volví a saborear las pocas cosas que son necesarias para disfrutar de todo, la ilusión me inundó como a los 17 años y, como entonces... acabé desengañado: Lo que deseas con tantas ganas no existe como imaginas, la vida siempre es otra cosa... porque allí, en Notre Dame de Paris, en la Capilla de San Luis, mientras leía el comunicado, en vez del silencio de "mi rayo de Luna" sentí la solemne presencia de un rey, de un cruzado, que me escuchaba con más intensidad que con la que yo hablaba, que daba vida a... un rayo de luna. Y quiso transmitirnos algo de su experiencia, porque...


De regreso, salimos de París a las 6 de la tarde; y eran las 2 a.m. cuando, nevando, entramos en España. Pasado San Sebastian, en el corazón de la noche, la nieve empezó a caer en copos como puños, dejó de distinguirse el asfalto del campo y resultó imposible pisar la nieve (ella se puso encima y nosotros debajo). Tuvimos que tranquilizar a los niños que disfrutaban lo indecible, dosificar la gasolina para la calefacción, repasar muchas veces la situación... para nada, o... para atajar el miedo ("Estamos en una carretera general, no pueden dejarnos aquí!"... "Alguna vez nos tenía que pasar algo" ... "Dile a ese rey, amigo tuyo, que haga algo", lo estaba haciendo ....estábamos sufriendo la descompresión mínima para cambiar de mundo). ¡Pasamos un dia bajo la nieve! (a la fuerza ahorcan), Hasta que la erchancha, o como dirían los niños: los rescatadores (en roaprietolandia) nos desenterraron, y nos remolcaron hasta tierra firme, y bastantes horas despeus llegamos a casa ...al mundo del que habíamos partido, pero eso es otra historia.
Vosdata: Hizo un tiempo bestial
Ocurrio con todo rigor en las vacaciones de Navidad de 1998 ......... . . . Luis

17 comentarios:

  1. Querido amigo...
    Tienes esa capacidad de deslumbrar al lector que emociona, creo que es una de las cosas que más me motiva y me inspira para estar a tu lado. Esa capacidad de ver el rayo de luna convertido en la suave silueta de una bella dama alegra el corazón e inspira para que la vida no sea solamente una rutina. Gracias por hacer de mi día una fuente de aventura.

    ResponderEliminar
  2. Me parto contigo...

    Tus aventuras me demuestran que la "voluntad", casi siempre, es mucho más poderosa que todas las demás cosas...porque al fin y al cabo, todo es sencillo...o puede serlo...nosotros lo complicamos.

    Por otra parte...¿Cómo os las apañáis para estar en todos los ajos?...¡Miedo me da revisar la hemeroteca!

    Besos a todos

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por esta estupenda crónica histórica... Es un suceso rememorado e integrado en el conjunto de la vida, de manera que cobra todo su sentido.

    Voy a colgarlo en Familia en construcción, con una breve introducción, si tú me das tu permiso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. En verdad que te envidio.
    Ya me gustaria a mi tener tu imaginación en todas las circunstancias.
    Me vendria muy bien un poco de tu espiritu aventurero, bueno el sprtu creo tenerlo pero no la capacidad de realizarlo.
    Me divertido mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Que derroche de imaginación, belleza y realidad.

    Ha sido un placer leerte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Qué bueno!!! Sales muy mono en la primera foto,por cierto.
    Creo que todos los que hemos planeado algo en la vida,entendemos lo del Rayo de Luna,je,je
    Abrazos y besos a tu santa esposa.¡¡¡Solidaridad femenina!!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias… me subís la autoestima ( a lo peor demasiado).

    Eres injusta Luisa con “la solidaridad femenina”. A mi como a todos los “lunáticos” se me va mucho el santo al cielo, y ya, de ser así, MªJesus me exige que baje con algo … que luego ella le pone patas (ella es la máquina), además si me enfrío… “se calienta” (me tiene a tope, nos tiene a tope, me encanta).

    ResponderEliminar
  8. Después de esta historia y la que contaste de la gasolinera y el aryo...¿os habéis planteado no volver a coger la furgoneta?...Ja, Ja, Ja...me ha encantado la anécdota.
    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  9. Di que tienes razón Luisa en solidarizarte conmigo. En aquella noche nevada, mientras todos estaban encantados con la situación, cubierto el coche por la nieve, yo, con un niño encima y dos casi -el coche era de siete plazas-, no pegué ojo y apretaba las mandíbulas para calmar mis nervios mientras oía la respiración acompasada de todos -incluído Luis- que dormían plácidamente.
    No podía ser yo, la madre, la que perdiera los nervios, pero ¡al menos poder hablar con alguien razonable!. Cuando un rescatador, por la mañana, golpeó la ventanilla del coche, me costó trabajo despertar a Luis.
    Por cierto, aunque Luis se enfade porque siempre puntualizo, fue en las fiestas de carnaval y no en Navidad.
    María Jesús

    ResponderEliminar
  10. bme ¡SI YO TE CONTARA...!
    Un saludo
    María Jesús

    ResponderEliminar
  11. Familia Roa Prieto, nunca dejáis de sorprenderme. Lo vuestro sí que es vivir; no desperdiciáis ni un solo segundo en quejas o lamentos, cada experiencia es un acicate para aprender algo nuevo y crecer como personas... sois únicos.

    Besos y seguid dejándome con la boca abierta.

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que ¿os habéis planteado escribir un libro? Estoy segura que sería todo un éxito, no os quepa duda.

    En Familia Supernumerosa.

    Un saludo.

    jejejeje.

    Besitos que ya os echaba de menos, me refiero a venir yo por aquí, mi manita mejor, así que ahora a escribir bastante más.

    ResponderEliminar
  13. Jajajaja. María Jesús, haces bien en puntualizarle a Luis, porque está claro que los hombres somos un verdadero desastre con las fiestas..., y con algunas otras cosas más que me callo para no darles pistas a ellas...

    ResponderEliminar
  14. Jajajaja. María Jesús, haces bien en puntualizarle a Luis, porque está claro que los hombres somos un verdadero desastre con las fiestas..., y con algunas otras cosas más que me callo para no darles pistas a ellas...

    ResponderEliminar
  15. Que bonita anecdota :D , seguro que para los niños fué toda una aventura.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  16. Preciosa aventura paisanos.
    Gracias por vuestro animo,creo que teneis más experiencia que yo en hijos.No malinterpreteis mis palabras,adoro a mis hijos.Solo que a veces siento desesperación de no poder hacer más.
    Besos desde nuestra ciudad,esta vez sin nevadas(aún).
    Cris

    ResponderEliminar
  17. Hola me llamo Placi tambien soy de Leon pero vivo en vitoria desde hace muchos años me ha gustado vuestra odisea en Paris ,tambien yo estube alli y casualidad nevaba muchisimo y Paris con nieve para que os voy a contar un frio de il demonios ,bueno pero eso es lo de menos lo vuestro es muy fuerte sois unos padres para envidiar os felicito .Muchos Besos de esta paisana vuestra.

    ResponderEliminar